EL APOCALIPSIS DE ASAF

21 septiembre, 2023

Las vislumbres del juicio y del tiempo del fin en el Salmo 75.

Un sábado, al terminar de predicar en cierta iglesia, un señor se me acercó para conversar. Firme pero respetuoso, aunque casi con un tono desesperado, expuso su petición a modo de súplica envuelta de consejo: “Por favor, pastor, no hable más del Apocalipsis porque me da miedo. Hable de Salmos, que es más lindo. Necesitamos hablar más sobre el amor de Dios, no sobre el juicio de Dios”.

Generalmente, solemos pensar que Apocalipsis es un libro oscuro y sombrío, cuyos textos son incapaces de dar abrigo a quienes están desesperados. Y, frecuentemente, creemos que Salmos es un libro radiante y alentador, cuyos versículos tienen la capacidad innata de brindar una inyección de optimismo desbordante que cura las heridas.

No es así.

En Apocalipsis encontramos pasajes maravillosos como el del capítulo 1 versículo 5 donde dice que Jesús nos amó. Además, un estudio profundo del libro revela, sin dudas, que Jesús es el personaje central. El último libro de la Escritura no podía no ser cristocéntrico (como es toda la Biblia).

Y en Salmos también encontramos lugares de reprensión y amonestación (hasta el Salmo 23 habla de una vara que infunde aliento). El Salmo 75 es uno de esos lugares. Aquí, Asaf (un consagrado levita y talentoso músico y profeta que acompañó a David) escribe sobre el juicio de Dios.

1-Ante todo, una mirada global: “¡Gracias te damos, Señor, gracias te damos! Tus obras maravillosas declaran que cercano está tu nombre” (Sal. 75:1). Quien tiene una perspectiva correcta del Gran conflicto cósmico entre el bien y el mal conoce quiénes son los actores. Por un lado, está Satanás (el gran acusador), que es el padre de la mentira y mentiroso desde el principio (Apoc. 12:7-10; Juan 8:40-44). Por otro, está el sublime Creador del universo, quien es Justo y Soberano. Todos los seres lo alaban y así también lo harán los redimidos en el Cielo, cuando las penurias de este mundo se terminen. Ellos cantan: “¡Grandes y maravillosas son tus obras, Señor Dios Todopoderoso! ¡Justos y verdaderos son tus caminos, Rey de las naciones! […] Todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus actos de justicia han quedado manifiestos” (Apoc. 15:3, 4).

Ese Dios Justo también en un Dios que está cerca. Después de todo, no deja de ser Emanuel (Isa. 7:14; Mat. 1:23).

2-Luego, una acción puntual: “En el tiempo designado, yo juzgaré rectamente” (Sal. 75:2). Como Rey de todas las galaxias y mundos, Dios tiene el absoluto control. Sus tiempos son perfectos. Hay aquí un eco del Salmo 46:10: “Estén quietos, y conozcan que Yo Soy Dios”.

Ahora bien, su amor sin límites por salvar a la humanidad caída contempla también la libertad individual de cada criatura de elegirlo o no. Así, cada uno de nosotros será responsable por la elección. Con meridiana claridad, Salomón sostiene: “El fin de todo el discurso es este: Teme a Dios y guarda sus mandamientos, porque este es todo el deber del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, con toda cosa oculta, buena o mala” (Ecl. 12:13, 14).

La figura del cáliz con vino en manos de Dios que aparece Salmo 75:8 es una metáfora que Juan retoma en Apocalipsis 14:10, 16:19, 17:4 y 18:6. Otros profetas, como Isaías, Jeremías, Ezequiel y Habacuc, también recurren a esta figura. El hermano que me aconsejó a la salida del templo tal vez se asombre al leer Salmo 11:6 (RV 1960): “Sobre los malos hará llover calamidades. Fuego, azufre y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos”.

En la Biblia está claramente el deseo de Dios de salvar a toda la humanidad (Eze. 33:11), lo que no implica que todos acepten esa invitación de amor. No existe en la Biblia tal cosa como la salvación universal, concepto tan de moda entre muchos predicadores populares cristianos de la actualidad.

Uno de los grandes engaños de Satanás fue instalar el concepto de escisión entre el amor de Dios y su justicia. Dios no solo nos dice lo que nos gusta oír, también nos dice lo que necesitamos escuchar. En la Biblia, el juicio de Dios también es parte de su amor.

3-Finalmente, un consejo redentor y más alabanzas: El versículo 10 del Salmo 75 anticipa cuál será la recompensa de los pecadores y la de los justos; y el 9 repite que debemos seguir alabando a Dios por su justicia. Por su parte, los versos 4 y 5 nos muestran –¡una vez más!– el infinito amor de Dios. Allí, él nos pide que nos alejemos del pecado y del orgullo.

Esta invitación sigue vigente para nosotros hoy.

  • Pablo Ale

    Es Licenciado en Teología y en Comunicación Social. Además, tiene una maestría en Escritura creativa. Es autor de los libros “¿Iguales o diferentes?”, “1 clic” y “Un día histórico”. Actualmente es editor de libros, redactor de la Revista Adventista y director de las revistas Conexión 2.0 y Vida Feliz, en la Asociación Casa Editora Sudamericana.

Artículos relacionados

EN EL NIDO DEL TIGRE

EN EL NIDO DEL TIGRE

El Salmo 84 y los beneficios de refugiarse en la Casa de Dios. El esfuerzo de la calurosa caminata hasta allí es recompensado con vistas naturales increíbles y una paz difícil de encontrar en las urbes pobladas. Se trata del monasterio Taktsang, el sitio más...

GRACIA QUE RESTAURA Y REFRESCA

GRACIA QUE RESTAURA Y REFRESCA

Todo cambia cuando Jesús es parte de nuestra historia. El apóstol Juan resumió el objetivo de su Evangelio con estas palabras: “También hizo Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, que no están escritas en este libro. Pero estas fueron escritas para...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *