EL ARTE DE CAMINAR CON DIOS

Cómo evitar estar distraídos con la distracción de la distracción.

Una de las historias más cortas, pero a la vez fascinantes, de la Biblia es la de Enoc. En Génesis 5:23 y 24 se dice que el patriarca vivió 365 años, y que caminó con Dios y desapareció, porque Dios se lo llevó.

Me llama mucho la atención la expresión “caminar con Dios”. Si bien la historia no se desarrolla, sin duda hace referencia a una permanencia en la presencia de Dios. Y fíjate que no dice que corrió con Dios, sino que caminó. ¿Por qué? Porque Dios es amor, y la prisa y el amor simplemente no se mezclan.

Me preocupa, comenzando desde mi propia experiencia, que en una sociedad de desarrollo tecnológico y redes sociales como la que vivimos, vamos muy de prisa como para desarrollar una relación con Dios rica y vibrante como la que tuvo Enoc.

Michael Zigarelli, de la Facultad de Economía de la Universidad del Sur de Charleston, realizó la “Encuesta de los obstáculos para el crecimiento” entre más de veinte mil cristianos alrededor del mundo, y concluyó que los cristianos están asimilando una cultura de actividad, prisa y sobrecarga que lleva a que Dios comience a estar más excluido de su vida. Esto genera un deterioro en la relación con el Padre celestial y hace que se vuelvan aún más vulnerables a adoptar suposiciones mundanas acerca de la forma de vivir. Por ende, esto conduce a un estilo de vida más conforme con una cultura de actividad, prisa y sobrecarga. Y luego el ciclo vuelve a comenzar.

Dios camina porque es amor. Su velocidad es diferente de la que estamos acostumbrados. Caminar con Jesús es caminar sin prisa, ya que ella nos aleja de su presencia y roba nuestra atención. Siempre terminamos perdiendo más de lo que ganamos.

Hoy, una serie de circunstancias históricas están confluyendo ciegamente y, de manera accidental, conspiran para generar un clima en el que no solo es difícil pensar en Dios o en orar, sino simplemente tener cualquier profundidad interior en lo absoluto. Nosotros, por cualquier razón (buena o mala), nos distraemos en esta inconsciencia espiritual. No es que tengamos algo en contra de Dios, la profundidad y el espíritu; nos gustaría tener esa comunión. Es solo que ya estamos tan acostumbrados a estar preocupados que no los vemos cuando aparecen en nuestros radares. No es que seamos malos, es que estamos ocupados. No es que no seamos espirituales, es que estamos distraídos. No es que no estemos interesados en la iglesia, es que nos interesan más el cine, el deporte, el centro comercial y la vida de fantasía que nos crean las redes sociales. La actividad, la distracción y la ansiedad patológicas son los principales obstáculos que tenemos hoy en nuestra vida espiritual.

En una sociedad de desarrollo tecnológico y redes sociales –como en la que estamos la mayoría de nosotros–, vivimos con una configuración de prisa crónica, por defecto, que aceptamos como normal. Estamos “distraídos con la distracción de la distracción”. Y un mundo con suficientes distracciones evita la herida que nos puede guiar hacia la sanidad y la vida: Jesús.

Muchas veces, en nuestra búsqueda de caminar con Dios, el peligro no es renunciar a nuestra fe, sino volvernos tan distraídos por la prisa que la preocupación nos lleve a una relación mediocre con él. Recuerda: si el diablo no puede hacerte pecar, te mantendrá ocupado.

Vivamos una vida en la que, en medio de una sociedad de desarrollo tecnológico y redes sociales, así como lo hizo Enoc, caminemos con Dios. ¿Aceptas el desafío?

Autor

Artículos relacionados

¡Cuida tu mente!

¡Cuida tu mente!

Cómo afectan las redes sociales a tu cerebro. Habías escuchado hablar de la neuroplasticidad? Se trata de la capacidad del cerebro para adaptarse y reorganizarse continuamente, formando nuevas conexiones neuronales en respuesta a experiencias y aprendizajes. Luego de...

¿CERCA O LEJOS DE DIOS?

¿CERCA O LEJOS DE DIOS?

Descubre en cuál de las seis etapas del pecado puedes estar. ¿Alguna vez analizaste tu vida y notaste lo lejos que estabas de Dios? ¿Alguna vez añoraste lo cerca que habías estado de él? ¿Alguna vez pensaste: ¿Cómo llegue hasta aquí? Y te sucedió que –para cuando lo...

1 Comentario

  1. Walter Pompeyo Merino Vergaray

    Es cierto vivimos con una relación mediocre con Dios.Por que las redes sociales y la vida agitada que llevamos nos están alejando poco a poco de Dios.Pero Dios es un ser de amor y cada día nos extiende su misericordia.Tenemos que ser perseverantes en el..El señor los bendiga cada día.por su labor misionera.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *