ALIMENTOS COMO MEDICINA: ¿PUEDE LA DIETA CURAR LAS ENFERMEDADES?

25 marzo, 2024

Vivo en una zona rural donde no hay acceso fácil a la atención médica ni hospitales. Hemos escuchado que los alimentos deberían ser nuestra medicina y que la medicina está en los alimentos. Para nosotros, que tenemos escasa atención médica, nos resulta una frase muy atractiva, pero ¿es realmente así?

La declaración “que tu alimento sea tu medicina” suele atribuirse a Hipócrates, un médico griego de la antigüedad. Los investigadores han examinado con detenimiento los registros disponibles de sus escritos y no han encontrado la frase. Pero sí está comprobado que Hipócrates enfatizó los lazos importantes entre salud, alimentos, ejercicio y medicamentos, pero no fusionó sus funciones específicas y combinadas.

Más allá de su origen, esta declaración es una espada de doble filo que incluye visos de verdad y de peligro, dado que simplifica demasiado la causa y el efecto. La nutrición es una influencia entre numerosos factores que determinan nuestra salud y bienestar. Cuando consumimos alimentos refinados y
de muchas calorías, no prestamos atención al tamaño de una porción y lo acompañamos con una enormidad de bebidas azucaradas, estamos estableciendo las pautas para sufrir obesidad, diabetes tipo II, hipertensión, afecciones cardíacas y aun cáncer.

Otros factores incluyen las circunstancias socioeconómicas, la atención preventiva de la salud, el medioambiente inmediato, la genética, el ejercicio, el sueño, la abstención de alcohol y tabaco, y otras conductas de riesgo. Todo ello contribuye significativamente a la calidad de vida. La disponibilidad de
alimentos saludables, los espacios abiertos y la oportunidad de hacer ejercicio al aire libre son claros factores que explican por qué la longevidad se relaciona más con el lugar donde uno vive que con cualquier otro factor.

Sin querer, podemos avergonzar a otros cuando decimos: “Eres lo que comes”, sin considerar debidamente las circunstancias individuales como los omnipresentes postres, acceso a una dieta pobre, la atención de la salud inaccesible y a menudo costosa, y las disparidades socioeconómicas generales
que prevalecen en el mundo.

Necesitamos enseñar los hechos y compartir soluciones con compasión y bondad. Esto incluye enseñar a elegir opciones más saludables, alimentos asequibles y a preparar alimentos nutritivos que aporten a la buena salud.

“NECESITAMOS EL EQUILIBRIO DE LA PREVENCIÓN, EL TRATAMIENTO Y LAS MEJORES PRÁCTICAS MÉDICAS, YA SEA QUE ESTEMOS
SANOS O ENFERMOS”.

Las iglesias adventistas pueden demostrar la bendición de tener una huerta, implementándola donde sea necesario. El uso prudente de los alimentos promueve la salud y puede prevenir enfermedades de estilo de vida.

¿Puede la dieta curar enfermedades?

Para los que sufren de sensibilidad al gluten, eliminarlo de la dieta es la cura actual para un problema específico. Ante el escorbuto, que es producto de una deficiencia de ácido ascórbico (vitamina C), es curativo consumir citrus u otros alimentos ricos en vitamina C. Comer con cuidado y evitar los carbohidratos refinados, junto con el ejercicio, la pérdida de peso, el control del estrés y la evitación de actitudes que avergüenzan y culpan a una persona por su salud, pueden mejorar y aun revertir la diabetes tipo II. La comida saludable es una gran parte de la cura, junto con los medicamentos, según sean necesarios.

También deberíamos ser conscientes de que los intentos obsesivos de alcanzar la perfección alimentaria pueden llevar a serios trastornos de la alimentación. En respuesta breve a su pregunta: la nutrición es importante, y los medicamentos también. Necesitamos el equilibrio de la prevención, el tratamiento y las mejores prácticas médicas, ya sea que estemos sanos o enfermos. Tenemos una oportunidad de demostrar el amor y la compasión de Dios al cuidar, compartir y satisfacer las necesidades de las personas de maneras prácticas, como lo hizo Jesús. Solo entonces pedía a las personas que lo siguieran.

¡Sigamos su ejemplo!

  • Peter N. Landless

    Médico sudafricano, poseedor de tres especialidades médicas (Cardiología, Medicina familiar y Medicina Interna) que actualmente se desempeña como director del Ministerio de Salud de la Asociación General. Integró el equipo médico de Nelson Mandela, reconocido expresidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz.

Artículos relacionados

RELACIONES SOCIALES SANAS

RELACIONES SOCIALES SANAS

Una parte vital del mensaje de salud que solemos olvidar. En la universidad estoy aprendiendo sobre la importancia de las relaciones interpersonales positivas y el apoyo social para la buena salud. Nuestra iglesia habla mucho sobre la dieta y la salud; ¿no es tiempo...

EL AUMENTO DE PESO

EL AUMENTO DE PESO

¿Cuáles son sus causas y sus soluciones? Me doy cuenta de que, cuando me descuido en las comidas, tengo facilidad para subir de peso. En el presente, a pesar de mi cronograma ocupado, no siento que estoy comiendo más de la cuenta, pero sigo aumentando de peso. Además...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *