La ramera más famosa de la historia

8 septiembre, 2023

Las grandes y relevantes verdades de Apocalipsis 17.

Hace algunos años, la periodista Victoria Román escribió un libro llamado Pecadoras, donde se propuso contar la historia de más de 30 mujeres que hicieron del sexo su gran arma para progresar en la vida. Así, se adjudica el hecho de contar la vida de las prostitutas más famosas. Pero, quizá le haya faltado mencionar a la más grande prostituta de la historia, que se encuentra en Apocalipsis 17.

Este capítulo se distingue por su complejidad interpretativa en la Biblia. En esta porción, se encuentran tres símbolos prominentes: una bestia, una ramera y las siete cabezas con diez cuernos de la bestia. Este análisis se enfocará en los dos primeros símbolos, dejando el tercero en segundo plano.

El capítulo comienza con una visión que se divide en dos partes: primero, se le muestra al apóstol Juan una visión de una mujer ramera montada sobre una bestia, y luego un ángel le da una interpretación detallada de estos símbolos. La ramera es juzgada por su inmoralidad y su conexión con los poderes terrenales. Su identificación como “La gran Babilonia” sugiere su apostasía y enemistad contra el pueblo de Dios. La Biblia establece que el término “ramera” se ha utilizado simbólicamente para representar al pueblo de Dios en apostasía a lo largo del Antiguo Testamento (Isa. 1:21; ver también Jer. 3:1; Eze. 16; 23; Ose. 3:4), enfatizando la traición y corrupción espiritual.

La imagen de la ramera sobre “muchas aguas” se relaciona con su dominio sobre los poderes seculares del mundo. La mujer sobre la bestia escarlata sugiere una unión entre el sistema religioso y el sistema político. Esta alianza señala el dominio del sistema religioso sobre el sistema político en el tiempo del fin.

Se destaca la relación entre la bestia de Apocalipsis 17 y la bestia de Apocalipsis 13. Ambas comparten características, como las siete cabezas y diez cuernos, y se identifican con poderes políticos o sistemas políticos. La bestia de Apocalipsis 13 recibe poder del dragón, que simboliza a Satanás. Esta conexión entre las bestias y el dragón enfatiza la interrelación entre los poderes políticos y espirituales malignos.

Es interesante que, en el capítulo 13, la mujer desciende al desierto con sus vestiduras puras (vestida de blanco) pero, en Apocalipsis 17:4 esta misma mujer está vestida de púrpura y escarlata, con adornos de oro, piedras preciosas y perlas, y con una copa que rebosaba de la inmundicia de su inmoralidad sexual. ¡Qué cambio radical! No es de extrañar que el apóstol Juan quedara estupefacto ante esa transformación.

La bestia de Apocalipsis 17 pasa por tres etapas. La primera etapa muestra su esplendor y autoridad sobre naciones y personas, vinculada históricamente con el dominio del papado romano desde el 538 d.C. Durante este período, la Iglesia Católica llevó a cabo persecuciones y la tortura de “herejes”. La segunda etapa llega en 1798. Aquí, el poder papal se debilita temporalmente cuando el papa Pío VI es tomado prisionero. Aunque la influencia persiste, la persecución disminuye. La tercera etapa revela la recuperación de la bestia y su poder persecutorio, lo que simboliza un reavivamiento de la persecución hacia los fieles seguidores de Dios. Esta fase se relaciona con el tiempo del fin y culmina con la alianza político-religiosa en la que la ramera, el sistema religioso corrupto, ejerce control sobre la bestia, el poder político.

Este análisis profético se basa en la división del libro de Apocalipsis en dos secciones: la primera abarca los capítulos 1 al 11, que describen profecías cumplidas en el pasado; la segunda, los capítulos 12 al 22, presenta profecías por cumplirse en el futuro. Apocalipsis 17 se ubica en esta segunda sección, señalando la fase en la que la bestia recupera su influencia antes de la consumación final.

La gran ramera de Apocalipsis 17 contrasta notablemente con la “novia del Cordero” de Apocalipsis 19, que está vestida “de lino fino, limpio y refulgente” que simboliza “las acciones justas de los santos” (Apoc. 19:8). Esta novia, ataviada para su cena de bodas con Cristo, su esposo, representa a la verdadera iglesia de Dios en el tiempo del fin.

Solo hay dos opciones, ¿a qué institución deseas pertenecer? Quizá esta sea la decisión más importante que debamos tomar en estos últimos tiempos.

  • Marcos Blanco

    Pastor y doctor en Teología. Desempeña su ministerio en la ACES desde 2001. Autor de "Versiones de la Biblia", es Jefe de Redacción y director de la Revista Adventista desde 2010. Está casado con Claudia y tiene dos hijos: Gabriel y Julieta.

Artículos relacionados

“MIREN, YA VIENE…”

“MIREN, YA VIENE…”

El desafío de ser una iglesia mejor en un mundo cada vez peor. Crisis medioambiental, con olas de calor y grandes incendios. Inestabilidad económica. Una guerra que lleva ya casi dos años. Otra que acaba de estallar, y que bien podría ser la chispa que encienda el...

BAJO ATAQUE (PARTE 1)

BAJO ATAQUE (PARTE 1)

¿Es cierto que Elena de White cometió plagio? Por estar en medio del Gran Conflicto, no es de sorprenderse que el enemigo levante ataques contra el espíritu de profecía, que es una de las características que identifican a la iglesia remanente (Efe. 6:10; Apoc. 12:17;...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *