NORMALIZAR EL HORROR

3 abril, 2022

Cinco reflexiones importantes sobre la reciente guerra.

Sí, los titulares todavía siguen poniendo las noticias de la guerra en primera plana. Siguen inundando la televisión, la radio e Internet con noticias de bombardeos, y proliferan los comentaristas políticos y militares que lanzan sus especulaciones al respecto.

Al principio, llamó nuestra atención. Hace décadas que no teníamos un conflicto armado de estas características y con estas implicancias. Las imágenes de niños que son desplazados y de cuerpos tirados al costado de un edificio bombardeado tocaron una fibra íntima en muchos. Pero, luego de la sorpresa y la indignación, llegó el acostumbramiento. Tanto los medios han “bombardeado” nuestra mente con noticias de la guerra que se produce una especie de “anestesia”. Seguimos yendo a trabajar como de costumbre, tenemos nuestras reuniones acostumbradas y, con suerte, nos acordamos de los que sufren cuando tenemos alguna ronda de pedidos y agradecimientos antes de orar. Sí, normalizamos el horror.

A continuación, dejo algunos pensamientos que nos pueden ayudar a la hora de encuadrar estos acontecimientos geopolíticos:

Visión profética: Por supuesto, el ADN adventista nos hace ver estos sucesos como señales del fin. Con seguridad, encuadran dentro de descripciones generales de las condiciones previas a la Segunda Venida, como el discurso profético de Jesús en Mateo 24: “Oirán de guerras y de amenazas de guerras” (vers. 6). Sin embargo, están aquellos que quieren hacer calzar este conflicto armado dentro de cumplimientos específicos de la profecía, como la de Ezequiel 38 y 39. Deberíamos ser muy cuidadosos de leer la profecía a la luz de los titulares de los noticieros, sobre todo, en medio del fragor de la actualidad, ya que puede llevarnos a interpretaciones erróneas.

Posiciones políticas: En un mundo polarizado ideológicamente como en el que vivimos, no solo los países, sino además cada persona ha tomado partido por uno u otro bando de este conflicto. Algunos defienden a Rusia, creyendo que hay una confederación de Occidente en su contra, con la OTAN y la Unión Europea a la cabeza. Otros atacan a Rusia, y abogan por una intervención militar como la única manera de detener a Putin, a quien se compara con Hitler.

No está mal tener nuestra posición sobre estos acontecimientos, pero debemos cuidarnos de no justificar la guerra o de pensar que la solución está en las acciones armadas. Caemos, probablemente, en el horror de creer que está bien que cristianos de diferentes países se maten entre sí por intereses mundanales, que corresponden al príncipe de este mundo. Nunca debe combatirse el mal con el mal mismo. En ese sentido, deberíamos seguir recordando que los Adventistas abogan por la no portación de armas, somos no combatientes, y que, donde exista la figura legal, recomendamos ser objetores de conciencia y no enrolarnos en el ejército, donde podríamos vernos coaccionados a atentar contra la vida de otra persona y transgredir el sexto Mandamiento. Por sobre todas las cosas, más allá de nuestras simpatías por tal o cual nación (incluyendo la propia), debemos recordar que somos “extranjeros y peregrinos sobre la tierra” y que tenemos “una patria mejor” a la que rendir lealtad (Heb. 11:13, 16, NBLA).

Abogar por la paz: Los cristianos deben ser agentes de paz donde se encuentren; no solo ante conflictos bélicos entre naciones, sino también en la familia, la iglesia, el trabajo y los ámbitos sociales en los que se muevan.

Orar: Podemos hacer mucho por los que están sufriendo. La oración intercesora tiene poder. El apóstol Pablo recomienda: “Ora de ese modo por los reyes y por todos los que están en autoridad, para que podamos tener una vida pacífica y tranquila, caracterizada por la devoción a Dios y la dignidad. Esto es bueno y le agrada a Dios nuestro Salvador, quien quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad” (1 Tim. 2:2-4, NTV). Nota que nos insta a orar en intercesión por los gobernantes, porque de las decisiones que ellos tomen dependerá la paz.

Ayudar: También podemos ayudar materialmente. La Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales (ADRA) está actuando en Ucrania y en los países limítrofes, aliviando el sufrimiento de hombres, mujeres y niños afectados por las calamidades de la guerra. Podemos contactar a la oficina de ADRA en cada país, preguntando cómo podemos hacer llegar nuestras donaciones para ayudar allí.

  • Marcos Blanco

    Pastor y doctor en Teología. Desempeña su ministerio en la ACES desde 2001. Autor de "Versiones de la Biblia", es Jefe de Redacción y director de la Revista Adventista desde 2010. Está casado con Claudia y tiene dos hijos: Gabriel y Julieta.

Artículos relacionados

UNA CUESTIÓN DE TIEMPO

UNA CUESTIÓN DE TIEMPO

Jesús y la señal del profeta Jonás. Cuando los escribas y los fariseos le pidieron a Jesús una “señal” de su identidad mesiánica, él les respondió: “Esta generación mala y adúltera demanda señal. Pero no le será dada otra señal que la del profeta Jonás. Como Jonás...

ACENTOS DIVERSOS

ACENTOS DIVERSOS

Escuchando y entendiendo al otro. Tal vez nunca hayas meditado en el hecho de que los personajes bíblicos hablaban con un acento distinto del nuestro, y que en muchos casos se comunicaban entre ellos con entonaciones fonéticas dispares. Hasta los idiomas empleados...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *