UN ASUNTO DE LEALTAD

17 diciembre, 2021

El inevitable conflicto final entre la verdad y el error.

En la profecía apocalíptica, una bestia representa un reino (Dan. 7:17, 23). Al inicio de Apocalipsis 13 aparece una bestia “semejante a un leopardo”, que sale del mar (vers. 1, 2). Por sus características, esta bestia es el mismo poder representado por el “cuerno pequeño” (Dan. 7; 8), es decir, Roma papal (Apoc. 13:5-7; Dan. 7:8, 20, 25). Esta bestia recibió del dragón “su poder y su trono, y grande autoridad” (Apoc. 13:2). En el capítulo 12, representa a Satanás (vers. 9), pero también al instrumento con el que intentó destruir a Jesús tan pronto como nació: el Imperio Romano (Apoc. 12:4; Mat. 2:1-18). La Roma imperial entregó a la papal no solo su autoridad, sino hasta su ubicación geográfica, pues el Papado gobierna desde la que fuera la capital del Imperio, la ciudad de Roma.

En armonía con Apocalipsis 13:3, el Papado recibió una “herida de muerte” al final de los 1.260 años (1798), cuando las tropas de Francia entraron en Roma y llevaron al exilio al papa Pío VI. Pero, en el mismo verso se dice que la herida sería “sanada”. Un evento importante para esta sanación se dio cuando los tratados de Letrán (1929) reconocían el territorio del Vaticano como un Estado independiente. Desde entonces, el Papado ha ganado más y más influencia en el ámbito mundial, incluso en sectores no cristianos. La herida no ha sanado totalmente, pero cuando lo haga, aquellos que no tengan su nombre “en el libro de la vida” (Apoc. 20:15) alabarán el poder de Roma papal (vers. 3, 4, 8).

En Apocalipsis 13:11, el profeta observa otra bestia, una nación que estaba surgiendo en el tiempo cuando la primera recibió la herida en 1798 (vers. 10). A diferencia de la primera bestia, que surge del “mar”, en los territorios poblados de Europa, esta segunda surge de la “tierra”, lo que indica territorios despoblados. Sería poderosa porque llegaría a ejercer su autoridad sobre toda la tierra (vers. 12). Solo Estados Unidos de Norteamérica reúne todas estas características. Hoy es una potencia mundial.

Este país se fundó como una nación protestante, y los “cuernos semejantes a los de un cordero” (vers. 11) señalan la libertad civil y religiosa de su Constitución; pero un día hablará “como dragón” y se volverá un poder perseguidor. Esto sucederá cuando EE. UU., repudiando sus principios fundacionales de libertad, unirá lazos con Roma y usará su poder para imponer políticas de origen papal (vers. 12). En las iglesias de este país se darán milagros asombrosos (Apoc. 13:14, 15), y muchos pensarán que Dios respalda esas políticas, pero será un engaño satánico. Por eso, a esta bestia se la llama “falso profeta” (Apoc. 19:20).

La imagen y la marca de la bestia

Durante su período de apogeo, Roma papal usaba el poder civil para imponer sus dogmas; por eso la imagen que representa a la primera bestia (Apoc. 13; 14) será un sistema que actuará de igual modo. Cuando el protestantismo de EE. UU. influya sobre el Estado para imponer leyes de origen papal y no bíblicas, habrá forjado una imagen de la primera bestia. Los que las acaten estarán reconociendo la autoridad del Papado (vers. 12); los que decidan ser fieles a la Biblia serán perseguidos (vers. 15).

¿Y la marca de la bestia? (vers. 16). De acuerdo con Daniel 7:25, el Papado atentó contra la Ley de Dios. Roma siempre ha admitido que el cambio del sábado al domingo es una marca de su poder y su autoridad eclesiástica en asuntos religiosos. La fidelidad a los Mandamientos –incluido el sábado– es una característica del pueblo de Dios (Apoc. 14:12); el domingo es la marca del poder de Roma. Cuando se imponga en los EE. UU. la observancia del domingo, aquellos que acepten guardar este día rechazando el sábado recibirán la marca de la bestia (Apoc. 13:17). No se trata solo de un asunto de días, sino de lealtad a la autoridad de Dios y a su Palabra o a la autoridad humana (Éxo. 20:8-11; Apoc. 14:12).

Se acerca la lucha final entre la verdad y el error. ¿Estamos preparados? ¿Estamos cumpliendo la misión con aquellos que nos rodean? ¡Que Dios nos ayude a vivir a la luz del alto llamado que nos ha encomendado hasta el día cuando Cristo aparezca por segunda vez!

Artículos relacionados

¿APOSTASÍA EN LA IGLESIA? (3)

¿APOSTASÍA EN LA IGLESIA? (3)

La doctrina de la Trinidad y los pioneros adventistas. Como mencionamos anteriormente, fue gracias a la influencia de la hermana White que los paradigmas antitrinitarios fueron cambiados por paradigmas más bíblicos y consistentes con la Revelación. Para 1919, cuando...

¿APOSTASÍA EN LA IGLESIA? (2)

¿APOSTASÍA EN LA IGLESIA? (2)

La doctrina de la Trinidad y Elena de White. Es muy interesante que Elena de White jamás atacara el punto de vista trinitario. Sin embargo, tuvo un crecimiento en su comprensión del tema, pasando de una relativa ambigüedad hacia una mayor especificidad. Aunque ya en...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *