“PERMANECER EN CRISTO”

12 noviembre, 2021

Cómo lograr la victoria sobre el pecado.

En no pocas ocasiones, nuestra comprensión de un tema o de un pasaje bíblico parte y se construye sobre la base de la fraseología empleada en una determinada traducción de la Biblia. Por lo general, en nuestras latitudes, esa versión bíblica de base ha sido la Reina-Valera 1960.

Un ejemplo claro de este componente interpretativo condicionante es, sin duda, 1 Juan 3:6: “Todo aquel que permanece en él, no peca; todo aquel que peca, no le ha visto, ni le ha conocido” (RVR 60, énfasis añadido). No obstante, en una revisión posterior de la misma versión, leemos: “Todo aquel que permanece en él, no continúa pecando; todo aquel que continúa pecando, no le ha visto, ni le ha conocido” (RV77, énfasis añadido).

A partir de la versión bíblica moderna que escojamos, o en este caso, de la revisión que tengamos de la versión Reina-Valera, tras leer 1 Juan 3:6 podríamos arribar a dos conclusiones mutuamente excluyentes:

1-Juan niega de manera absoluta y radical la existencia de pecado alguno en la vida de quienes han decidido vivir en comunión íntima con Jesús de Nazaret (1 Juan 3:9; 5:18).

2-Juan niega el pecado como realidad dominante de la experiencia diaria de quienes viven en comunión íntima con Jesús (1 Juan 1:8, 9; 2:1).

George R. Knight, experto en historia del Adventismo, reproduce en uno de sus libros la explicación al uso: “Es importante notar que, en todos los pasajes de 1 Juan que demandan la impecabilidad, los verbos en griego que describen a las personas que pecan están en tiempo presente, dando a entender que estas viven en un estado de pecado permanente o habitual” (Guía del fariseo para una santidad perfecta, p. 190).

Esta explicación amerita una pequeña –pero fundamental– precisión lingüística, pues atribuye nociones de continuidad/habitualidad al tiempo presente que solo son legítimas en virtud de factores contextuales.

1-El tiempo presente, en griego, representa la perspectiva interna de la acción, viéndola como un proceso en curso o en desarrollo, independientemente del tiempo o de la naturaleza de la acción. El tipo o modo de acción al que refiere el verbo viene determinado por factores como el significado del verbo, conexiones morfosintácticas y el contexto literario. Por sí solo, no da a entender que estas personas “viven en un estado de pecado permanente o habitual”.

2-El verbo hamartanō (“obrar mal”, “pecar”) describe un actuar contrario a la voluntad y a la Ley de Dios, y conlleva las nociones de continuidad/habitualidad. En esta línea, nótese el sustantivo de origen verbal hamartōlos (“pecador”), que, al derivar del verbo hamartanō (“pecar”), refiere a un comportamiento pecaminoso, a un estilo de vida en oposición a Dios (véase Mar. 2:17; 8:38). A esto debemos añadir el complejo concepto de pecado con el que trabaja Juan en esta epístola (1 Juan 5:16, 17).

3-El marcado contraste con menō (“permanecer”), verbo que expresa una actividad continua, es otro dato contextual que establece que estamos ante una acción continua/habitual. De ahí, pues, que ante el contundente “no peca” de la Reina-Valera 1960, y tantas otras, varias versiones bíblicas modernas matizan vertiendo que no “continúa pecando” (RV 77), “se da al pecado” (NBE), “practica el pecado” (NVI) y “sigue pecando” (DHH).

4-El uso de poieō (“obrar”, “practicar”) en 1 Juan 3:8, texto que forma parte del contexto literario próximo de 1 Juan 3:6, es otro indicador de continuidad/habitualidad: ho poiōn tēn hamartian, “el que practica el pecado” (RVR 60); “cuando alguien sigue pecando” (NTV). Abonan, también, el valor de continuidad/habitualidad los participios de los versículos 4, 6 y 10 y el infinitivo del versículo 9.

Ante estos datos, el apóstol niega, en 1 Juan 3:6, el pecado como realidad dominante, configuradora de la experiencia diaria de quienes han decidido vivir en comunión íntima con Jesús de Nazaret.

Sintetizo estos y otros puntos importantes mediante una serie de breves interpolaciones a la traducción de 1 Juan 3:6 que ofrece la Reina-Valera 1960: “Todo aquel que permanece en (comunión íntima con) él, no (continúa en el) peca(do); todo aquel que peca (continuamente, es decir, que persiste de manera deliberada en una vida de pecado), no le ha visto, ni le ha conocido (de manera plena, en intimidad)”.

Artículos relacionados

¿APOSTASÍA EN LA IGLESIA? (3)

¿APOSTASÍA EN LA IGLESIA? (3)

La doctrina de la Trinidad y los pioneros adventistas. Como mencionamos anteriormente, fue gracias a la influencia de la hermana White que los paradigmas antitrinitarios fueron cambiados por paradigmas más bíblicos y consistentes con la Revelación. Para 1919, cuando...

PALABRAS ÁGRAFAS

PALABRAS ÁGRAFAS

¿Dijo Jesús cosas que nunca se registraron en los evangelios? Juan, en el Evangelio que lleva su nombre, afirma que Jesús realizó muchas otras señales milagrosas en presencia de sus seguidores, las cuales él no registró en su libro (Juan 20:30). Fueron tantas...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *