El vínculo olvidado entre reforma social y misión profética.

Los primeros adventistas heredaron no solo los supuestos teológicos básicos del movimiento millerita, sino también una profunda vocación por la reforma social. El activismo público parece haber sido relegado entre estos pioneros adventistas, pero no así su posición sobre temas sociales como la esclavitud, por ejemplo.

La interpretación de la profecía de pioneros adventistas estaba estrechamente relacionada con su oposición a la esclavitud. Para ellos, el mal de la esclavitud “revela el comportamiento de dragón de Estados Unidos, a pesar de su apariencia de cordero, que se manifestaba en su proclamación de libertad, justicia, libertad y una Constitución que afirmaba la verdad evidente de que todos los hombres son creado iguales”.1 En este sentido, la perspectiva de los pioneros adventistas era diferente de la de los abolicionistas protestantes, que buscaban la perfectibilidad de la sociedad humana.

John N. Andrews, el primer pionero adventista en identificar a los Estados Unidos como la segunda bestia de Apocalipsis 13, también estableció un vínculo estrecho entre el comportamiento de dragón de los Estados Unidos y la esclavitud. Afirmó que “la institución de la esclavitud revela con total claridad el espíritu de dragón de esta nación hipócrita”.2 Otro líder entre los pioneros adventistas y el editor de la principal publicación (The Review and Herald), Uriah Smith, también identificó a los Estados Unidos como la bestia semejante a un cordero en una serie de artículos que escribió, en los que comparó y contrastó la profesión de cordero estadounidense con sus obras de dragón, e identificó la esclavitud como un ejemplo de la voz de dragón de los Estados Unidos. Señaló la “maldad encubierta de muchos de los púlpitos de nuestra tierra”, púlpitos que apoyan la esclavitud, evidencia de que “el espíritu dragónico de esta nación se ha desarrollado en los últimos años de acuerdo con la profecía en Apocalipsis 13:11”.3

Jaime y Elena de White denunciaron igualmente la esclavitud. Jaime White, por ejemplo, identificó la esclavitud como el “pecado más oscuro y condenatorio de la nación”.4  Su esposa, Elena de White, “habló consistentemente en favor de la libertad y la liberación de los negros durante y después de la esclavitud”.5 Ella llamó a esta práctica “el gran delito de la esclavitud”, y afirmó: “Dios está castigando a esta nación debido al gran delito de la esclavitud. Tiene en sus manos el destino de la nación. Castigará al Sur por el pecado de la esclavitud”.6 Además, ella condenó a los que apoyaban la esclavitud: “Algunos han sido tan indiscretos que han llegado a ventilar sus principios en favor de la esclavitud, principios que no se han originado en el Cielo, sino que proceden del dominio de Satanás”.7

En conjunto, los pioneros adventistas sabatistas heredaron una fuerte posición antiesclavista del movimiento millerita. Pero, fue su comprensión apocalíptica la que sirvió como una clave hermenéutica para reinterpretar la esclavitud como una de las evidencias más sólidas de la calidad de dragón de los Estados Unidos. Así, ellos no solo eran sensibles a la realidad social que los rodeaba, sino también la interpretaban a la luz de las profecías bíblicas. Esto los llevó a tener una destacada oposición a la esclavitud sin que, al mismo tiempo, perdieran de vista su misión de proclamar el pronto regreso de Jesús. RA


Referencias

1  Trevor O’Reggio, “Slavery, Prophecy, and the American Nation as Seen by the Adventist Pioneers, 1854-1865”, Journal of the Adventist Theological Society 17, Nº 2 (2006), p. 136.

2  John N. Andrews, “The Two-Horned Beast–Rev. XIII. Are the United States a Subject of Prophecy?”, Advent Review and Sabbath Herald (19 de marzo de 1857), p. 156.

3  Uriah Smith, “The Degeneracy of the United States,” Advent Review and Sabbath Herald (17 de junio de 1862), p. 22.

4 Jaime White, “The Nation”, Advent Review and Sabbath Herald (12 de agosto de 1862), p. 84.

5 Delbert Baker y Susan Baker, editores, People of Providence: Selected Quotations on Black People from the Writings of Ellen G. White (Hagerstown, MD: Oakwood University Publishing Office, 2010), p. xxvi.

6 Elena de White, Testimonios para la iglesia (Florida: Asociación Publicadora Interamericana, 2003), t. 1, p. 239.

7 Ibíd., p. 320.

Una Respuesta

  1. Luis Zamorano

    ¡Excelente artículo! Creo que si vivieran hoy los pioneros adventistas tendrían las mismas expresiones pero reemplazando la palabra «esclavitud» por la de «política de maltrato a los inmigrantes y refugiados»

    Responder

Deja un comentario: