VIDA PLENA

18 diciembre, 2023

¿Garantiza la salvación el mensaje de salud?

He sido adventista practicante durante diez años. Acepto las enseñanzas de la Biblia sobre los alimentos puros e inmundos y la posición de la iglesia sobre el tabaco y el alcohol. Más allá de eso, he escuchado que algunos adventistas creen que seguir estrictamente el mensaje de salud garantiza la salvación. ¿Es esto así?

En la Encuesta Global de miembros adventistas, se informó que el 47 por ciento de los encuestados cree que la adherencia completa al mensaje de salud garantiza la salvación. No existen consejos del Espíritu de Profecía que apoyen esta postura, que es claramente contraria a nuestra doctrina, según la resume el apóstol Pablo: “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe. Esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios y no por obras, para que nadie se jacte” (Efe. 2:8, 9, NVI). Nuestras obras no nos garantizan la salvación, que es por gracia divina.

Algunos detalles adicionales de la encuesta pueden resultar útiles. Por ejemplo, confirmó que más del 80 por ciento de los encuestados aceptaba el mensaje adventista abarcador de salud, y que es central en las creencias de la Iglesia Adventista. Concuerdan, asimismo, en que las ciencias de la salud lo confirman, y que puede mejorar la calidad de vida y la longevidad. Más del 90 por ciento de los miembros es abstemio, y el 97 por ciento se abstiene del tabaco. A pesar de la recomendación de la iglesia sobre una dieta vegetariana equilibrada, solo el 19 por ciento de los encuestados reportó ser vegetariano o vegano.

Desde la Creación, Dios dio énfasis al bienestar integral, comenzando con nuestros padres en el Jardín del Edén: atención espiritual, ejercicio físico, alimentos nutritivos y tiernos vínculos relacionales entre los miembros de la primera familia. Después de la caída en el pecado y el Diluvio, Dios dio instrucciones sobre alimentos puros e inmundos, la higiene y la limpieza. Jesús se desarrolló integralmente en estatura (cuerpo), conocimiento (mente) y favor con Dios (espiritual) y con sus prójimos (relacional). (Véase Luc. 2:52). Expresó claramente que vino para que tengamos vida en abundancia (Juan 10:10).

Cuando se le preguntó por qué la naciente iglesia había recibido el mensaje de salud, Elena White respondió que era porque nuestra obra aún no estaba terminada. La salud es importante a fin de que podamos brindar nuestro servicio, pero también para que tengamos una mente clara y un discernimiento de las verdades eternas. No somos salvos por el mensaje de salud. Pero la vida sana puede darnos claridad mental, de modo que podamos escuchar la voz del Espíritu Santo y refinar nuestra comprensión de la Palabra de Dios. Esto se aplica especialmente cuando nuestra mente no está obnubilada por el alcohol, el tabaco y otras drogas.

Vivir el mensaje de salud puede fortalecer nuestro andar espiritual. No lo aceptemos simplemente: ¡Adoptémoslo! “¡Confíen en el Señor su Dios y estarán seguros! ¡Confíen en sus profetas y tendrán éxito!” (2 Crón. 20:20, NVI).

Autor

  • Peter N. Landless

    Médico sudafricano, poseedor de tres especialidades médicas (Cardiología, Medicina familiar y Medicina Interna) que actualmente se desempeña como director del Ministerio de Salud de la Asociación General. Integró el equipo médico de Nelson Mandela, reconocido expresidente de Sudáfrica y Premio Nobel de la Paz.

    Ver todas las entradas

Artículos relacionados

DOMINADOS POR LA IRA

DOMINADOS POR LA IRA

¿Qué efecto produce sobre nuestro cuerpo el enojo crónico? La ira o enojo, al igual que cualquier otra emoción, es una respuesta natural a ciertos estímulos. Sin embargo, cuando se torna una fuerza dominante en la vida puede tener efectos negativos significativos...

CONFLICTO DE LEALTADES

CONFLICTO DE LEALTADES

Definiendo los roles y las reglas familiares. Doctor Pereyra: Necesito ayuda, ya no sé qué hacer con mi situación. Tengo un hijo adolescente que es sumamete rebelde, y no sé porqué motivo. Me ha faltado el respeto en muchas ocasiones y no sé si es por la separación...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *