Diferencias, ventajas y desventajas.

Antes de la Reforma Protestante, la Palabra de Dios solo estaba disponible para los sacerdotes y el clero, en algunas representaciones en vitrales y pinturas, y a través de grupos de teatro que en ocasiones representaban escenas bíblicas. Pero estaba lejos del alcance de cualquiera. Hoy, hay una gran posibilidad para que todos tengamos acceso a la Biblia directamente en nuestro celular de forma gratuita. Esto ha hecho que nos preguntemos: ¿Es lo mismo leer la Biblia de forma digital que impresa?

Con el fin de responder correctamente esta pregunta, primero es necesario dejar los gustos o las preferencias de lado. Hay grupos que se aferran a la versión impresa, y opinan que las otras no son Biblias de verdad; y otros que se posicionan por el uso exclusivo de la versión digital desestiman lo impreso. Cuando la verdad es que, aunque ambas modalidades tienen sus pros y sus contras, ambas son la Palabra de Dios, porque es el contenido de la Biblia lo que nos revela la voluntad de Dios, y no el medio en el que esta es transmitida.

Con esto definido, ahora sí, volvemos a la pregunta inicial. ¿Es lo mismo leer la Biblia de forma digital que impresa? Veamos.

Pros

Portabilidad: Podemos tenerla todo el tiempo con nosotros, al alcance de la mano, en el celular o la computadora. Es práctica para leer en cualquier momento o lugar, y no tienes problemas con el tamaño de la letra o la luz ambiental.

Diversidad: Podemos leer en más de una versión de manera sencilla en nuestro celular o nuestra computadora sin tener que cargar con todas ellas de aquí para allá.

Interactividad: Existe la posibilidad de subrayar con colores, escribir notas y compartir en redes sociales tus secciones preferidas sin tener que anotar en un cuaderno de notas y usar resaltadores, lápices y lapiceras.

Accesibilidad: Puedes cambiar el tamaño, el tipo y el color de la letra, o fuente, de la Biblia, seleccionar qué interlineado y márgenes prefieres; e incluso puedes escoger la opción de escuchar el texto bíblico.

Herramientas: Tienes opciones de búsqueda por palabras para cuando no recuerdes el libro, el capítulo o el versículo. A esto, se le suma que tienes la integración de comentarios bíblicos que complementan tu lectura.

Contras

Asimilación: Nicholas Carr, en su libro The Shallows: What Internet is Doing to Our Brains [Superficiales: Lo que Internet está haciendo a nuestros cerebros], advierte que “la mente lineal, enfocada y calmada, está siendo desplazada por un nuevo tipo de mente que quiere y necesita asimilar y distribuir información muy rápidamente; información que generalmente viene desarticulada y a menudo en ráfagas”. Por su parte, y en un estudio publicado en 2017, en el Inside Higher Ed, se señala que “los lectores pueden no comprender material extenso o complejo tan bien cuando lo consultan digitalmente como cuando lo leen en papel”. Las versiones impresas nos ofrecen una mayor concentración, introspección y profundidad de comprensión que las versiones digitales.

Apagones: No es un problema serio en el estudio personal, pero la falta de batería, el que se te tilde el celular o congele la pantalla de la computadora pueden dificultar a la hora de dar un estudio o estar interactuando con el texto.

Distracción: La competencia por tu atención es muy grande, ya que comparte lugar con las notificaciones de redes sociales, correos electrónicos, recordatorios y demás etcéteras. Todas esas notificaciones son perjudiciales para la concentración.

En conclusión, ¿por qué tornamos esto en un debate de “digital o impreso”, en lugar de verlo como la oportunidad de “digital e impreso”? Que una cosa no quite la otra. A partir de lo aprendido hoy, si tienes una Biblia digital, te invito a leer también una Biblia impresa; más que nada, cuando buscas un momento profundo de estudio junto con Dios (en la medida de tus posibilidades de accesibilidad). Y, si tienes una Biblia impresa, te invito a descargarte una aplicación de la Biblia como “YouVersion Bible”, a fin de que puedas complementar tu estudio y estar en contacto más frecuente con la Palabra de Dios.

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.