“Porque tú formaste mis entrañas; tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien” (Salmo 139:13, 14).

El cerebro es una de las partes más asombrosas e intrincadas del cuerpo humano. Es el centro de mando del sistema nervioso, recibe señales de los órganos sensoriales del cuerpo, envía información a los músculos, ayuda al intestino a movilizar los alimentos a lo largo de su estructura, coordina procesos atencionales y además: nos ayuda a asociar una persona con una emoción particular. 

Elena de White también habla de esta máquina increíble en su libro El ministerio médico, donde señala que “el cerebro es el órgano e instrumento de la mente, y controla todo el cuerpo. Para que las otras partes del organismo estén saludables, el cerebro debe tener salud” (p. 401).

Hoy quiero compartir contigo algunos datos interesantes y curiosos sobre tu cerebro que conocemos a ciencia cierta y que, seguramente, te sorprenderán.

Cada cerebro es único: De la misma manera que cada huella digital es única, tu cerebro también lo es. Si en algún momento de tu vida quedaste fascinado con la idea de que cada una de tus huellas digitales es única en un mundo de billones de personas, ¡imagínate saber que tu cerebro es inigualable e irrepetible! Todos los seres humanos nacemos (a menos que hayamos presentado alguna anomalía), con estructuras comunes: hemisferios, lóbulos, hipotálamo, hipocampo, amígdala, etc. Pero lo que hace único a cada cerebro son las conexiones neuronales que se generan a partir de los estímulos y las experiencias que adquirimos a través del tiempo. Por eso, cuando escuches decir que “cada cabeza es un mundo”, ¡eso es cierto, y está comprobado por la ciencia moderna!

El cerebro no siente dolor: Aunque el cerebro tiene capas (o meninges) que contienen vasos sanguíneos con receptores del dolor, el cerebro en sí tiene cero. Cuando una persona tiene dolor de cabeza, por ejemplo, a menudo se piensa que es un dolor que proviene del cerebro, pero en realidad no es así. Son los músculos o la piel los que generan esta sensación.

El cerebro adulto puede generar nuevas neuronas: Si bien la mayoría de nuestras neuronas han estado con nosotros desde que nacimos (y la edad nos pasa factura), el cerebro tiene la capacidad de producir nuevas neuronas. Este proceso, conocido como neurogénesis, ocurre en una región especial llamada circunvolución dentada; zona asociada al aprendizaje, la memoria y la respuesta al estrés.

La mayoría de las células en tu cerebro no son neuronas: ¿Sabías que por cada neurona hay cinco células gliales que apoyan y protegen a estas neuronas? Estos héroes microscópicos se aseguran de que las neuronas tengan un suministro constante de nutrientes y oxígeno, aíslan a las neuronas entre sí e incluso ayudan a eliminar las toxinas después de un daño neuronal. 

Tu cerebro termina de desarrollarse entre los 27 y los 30 años: Sí, aunque no lo creas, ocurre de esa manera. El desarrollo del cerebro comienza desde la parte posterior del cerebro y avanza hacia el frente. Por lo tanto, nuestros lóbulos frontales, los que controlan la planificación, el razonamiento, la toma de decisiones, la tolerancia a la frustración, etc., son los últimos en fortalecerse y en estructurar conexiones neuronales.

¿No te parecen maravillosos todos estos datos relacionados con tu cerebro? En la próxima entrega hablaremos sobre otras características curiosas de esta máquina que, en definitiva, fue diseñada por un gran Artista.

Aquí puedes leer la segunda parte de este artículo: https://revistaadventista.editorialaces.com/2021/07/19/conoces-a-tu-cerebro-parte-2/.

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.