Tiempo estimado de lectura: 1 minuto.

Cada vez que realizo una charla o un taller, surge esta pregunta: ¿Qué hacer para cambiar mis malos hábitos? ¿Por dónde comienzo? El punto de partida está en reconocer cuáles son buenos o malos, y cómo se generan. Los hábitos son una respuesta neurológica que genera circuitos de asociación neuronal. Estos producen una respuesta automatizada, lo que hace que, por ejemplo, cada vez que tengas sed vayas directo a las gaseosas que acostumbras, sin procesar ni medir las consecuencias de esta acción.

Entonces, ¿cómo cambias estos comportamientos? Primero debes definir cuál es el agente motivador del hábito que quieres cambiar. En el caso del ejemplo anterior, claramente el agente motivador es el azúcar, que te produce placer, en vez del agua pura. Haz una lista con todos los daños que produce el consumo del azúcar y memorízala. Luego, haz una lista señalando los beneficios que te traerá consumir agua pura. El siguiente paso es tomar una decisión comprometida por el cambio, recordando y reconociendo los daños que evitarás y los beneficios que ganarás al hacerlo.

Otro punto importante que debes considerar es que por cada mal hábito que quieras abandonar, debes tener un nuevo y mejor hábito para reemplazarlo. Por ejemplo, ¿qué hacer con las colaciones no saludables entre las comidas, aunque parezcan pequeñas? Es fácil que nos engañemos a nosotros mismos, y aquellas solo sumarán calorías vacías y aditivos químicos al cuerpo. Es ahí donde debemos cambiar las golosinas por alimentos saludables, como frutos secos y frutas, que nos darán energía, nutrientes y fibra.

¿Qué hacer con los aceites, las grasas saturadas y la sal? Puedes reemplazar aceites refinados por aceites puros, como el de oliva, sésamo, pepitas de uva, etc. Utiliza sal integral de mar, en vez de sal de cocina tradicional.

Y, si de cambio se trata, comparto contigo esta receta en la que cambiamos las papas fritas ¡por unas deliciosas papas horneadas con finas hierbas! RA


PAPAS ASADAS CON HIERBAS

Ingredientes:
4 papas medianas, peladas y cortadas en cubos
1 cda. de orégano picado
1 cda. de estragón picado
1 cda. de romero picado
5 cdas. de aceite de oliva

Preparación:
Disponer las papas sobre una placa aceitada.
Mezclar las hierbas, la sal y el aceite, y pincelar las papas.
Hornear a 200 ºC por 50 minutos, o hasta que estén bien doradas.

Una Respuesta

  1. luis klever vargas ruiz

    Todo esta bien. Pero, ¿y la ayuda divina?. A mi me funciono de maravilla, para iniciar y consolidarme. ¿Esta mal hablar de eso?. ¿Quienes son los destinatarios del articulo?

    Responder

Deja un comentario: