Cómo comprender correctamente el conflicto actual a la luz de la Biblia.

La reciente invasión de Rusia a Ucrania ha suscitado discusiones sobre la geopolítica, la crisis humanitaria, y también aspectos proféticos. Nos centraremos en este último aspecto.

Cómo identificar las señales del regreso de Jesús

Hay algunas preguntas que los cristianos sinceros se pueden hacer, ante un conflito bélico que ocasiona muertes, destrucción, y un antagonismo con efectos económicos, políticos y sociales en todo el planeta.

Una de las preguntas es: Este tipo de ataque de Rusia ¿es algo profetizado en la Biblia? O ¿existe alguna indicación clara de que Rusia es un poder mencionado en la Palabra de Dios?

Hace varios años, un grupo de estudiosos de las profecías, de diferentes confesiones, ha identificado a Rusia en los capítulos 38 y 39 del libro de Ezequiel, especificamente, en la profecía contra Gog. Una de las razones principales para pensar de esa forma es la mención, en el versículo 2 del capítulo 38, de que Gog sería el príncipe de Mesec y Tubal. Por asimilación fonética, muchos interpretan la palabra hebrea ro’sh como una palabra asociada a Rusia, y a Mesec como un término que remite a Moscú, actual capital de Rusia.

Los adeptos a esta idea creen que el ataque de Gog contra Israel en el futuro será algo literal. Los que defienden este concepto, muchos de la línea conocida como dispensacionalismo, poseen una argumentación específica. Afirman que, en algún momento futuro, la nación de Israel participará de una gran batalla protagonizada por otras naciones, entre ellas, Rusia. El Dr. Rodrigo Silva, especialista en arqueología e historicidad bíblica, sostiene que los dispensacionalistas comprenden que eso se dará en la batalla de Armagedón, que aparece en el capítulo 16 de Apocalipsis.

El Comentario bíblico adventista, al tratar Ezequiel 38:2, afirma que “difícilmente pueda justificarse la transliteración de la palabra ro’sh para dar el nombre propio Ros. Se trata de una palabra común, que aparece más de 600 veces en el AT. Su sentido básico es ‘cabeza’, y solo en Génesis 46:21 tiene la característica de nombre propio. Allí aparece como nombre de uno de los hijos de Benjamín”. Además, señala que cualquier parecido entre la palabra ro’sh y el nombre ‘Rusia’ es pura coincidencia, ya que no se usó el nombre Rusia hasta el siglo X d.C”.

En un artículo publicado en 2007, el teólogo adventista Jiří Moskala concluye que las profecías relatadas en los capítulos 38 y 39 de Ezequiel deben ser correctamente comprendidas a la luz de otros textos, como el versículo 8 del capítulo 20 de Apocalipsis. En esta porción, el apóstol Juan menciona a Gog en la destrucción final de Satanás y de las personas perdidas después del Milenio; y, por lo tanto, después del regreso de Jesucristo. Así, se defiende la idea de que el ataque de Gog a Israel podría ser interpretado históricamente como algo que ocurriría después del exilio babilónico. Eso sería plausible en la hipótesis de que Israel, como nación, se volviera fiel a Dios.

Babilonia y ¿la tercera guerra?

El Doctor Rodrigo Silva recuerda comentaristas que hacen referencia al hecho de que Gog es un nombre en código para Babilonia. Explica, detalladamente, la técnica que permite llegar a esa conclusión. Josef Greig también hace alusión a ese código en un artículo con fecha de 1978. Allí resalta que “las hordas paganas mencionadas en Ezequiel pueden ser usadas para representar, simbólicamente, a los poderes del mal que siempre estuvieron y siempre estarán en conflicto con el Reino de Dios hasta el triunfo final de Dios”.

La Biblia es clara: El mundo no será destruído finalmente por una tercera guerra mundial, ni por un embate nuclear. El capítulo 2 de Daniel nos da una perspectiva muy clara de cómo el Reino eterno pondrá fin a lo que hoy hemos visto aquí.

En el famoso sermón profético registrado en el capítulo 24 del Evangelio según Mateo, Jesús sitúa las guerras y los rumores de guerra (vers. 6) como indicadores de los tiempos finales que anteceden a su regreso. Al mismo tiempo, resalta con seguridad que el evangelio será predicado a todas las personas. Y esta es la gran señal del fin.

Según Malaquías 4, 2 Pedro 3:10 y Apocalipsis 20, y otros textos, el mal será completamente aniquilado. Se trata de una retribución a quien se unió al pecado y no aceptó la gracia de Cristo que lleva al arrepentimiento y al cambio de vida. Son los que se adhirieron al mal en contra de la voluntad y los propósitos de Dios, representados fielmente por Babilonia y, obviamente, por lo que Ezequiel optó por llamar Gog y Magog.

El regreso de Cristo, prometido en el Antiguo Testamento y prenunciado por el propio Jesús, como en el capítulo 14 del Evangelio de Juan, es el ápice de la historia universal. Eso debería ser razón suficiente para producir esperanza en la vida de las personas, y profunda confianza en una perspectiva mejor del futuro cercano.


Por Felipe Lemos, periodista y asesor de prensa de la División Sudamericana.

2 Respuestas

  1. Luis

    No entendi, Rusia no tiene nada que ver en las profecias ? O forma parte de los «rumores de guerra «?.

    Responder

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.