Diez claves para una comunicación enriquecedora.

La comunicación es el medio para alcanzar el entendimiento y una buena interrelación. Constituye el vehículo de expresión de los afectos y las ideas. Contribuye a la cohesión y la armonía familiares. Si bien todos reconocemos que la comunicación es clave, no siempre resulta fácil aplicarla en forma productiva. El propósito de este artículo es presentar un decálogo para facilitar la buena comunicación. Agrupamos las estrategias en tres aspectos: las actitudes previas, aquellas que se dan durante el diálogo y las centradas en lo que se dice.

Actitudes previas

1-Cultiva la disponibilidad para escuchar. Por ejemplo, si la esposa quiere hablar y el esposo se pone a mirar el celular, no hay comunicación posible. Es tan importante el deseo de comunicar como la buena disposición para escuchar.

2-Busca la oportunidad propicia. Quien está dispuesto a entablar el diálogo tiene que observar si el otro miembro de la familia está dispuesto a escuchar. A veces hay que crear una atmósfera propicia para que la comunicación pueda realizarse.

Qué es bueno hacer durante el diálogo

3-No interpretes, entiende. A veces se adopta una actitud crítica, de sacar conclusiones apresuradas sin haber entendido lo que se busca decir. Lo que ayuda es hacer el esfuerzo por captar el significado del mensaje.

4-Trata de comprender según la perspectiva del otro. Es decir, comprender según sus ideas y manera de sentir. Esto se denomina empatía. La voluntad de empatizar favorece la comunicación, especialmente cuando el otro está experimentando angustia o alguna vivencia amarga.

5-Céntrate en el aquí y el ahora. La persona anclada en el pasado o pendiente del futuro se incapacita para una comunicación positiva.

6-Reconoce el valor del otro. Adopta actitudes de aceptación y afirmación del otro. Para una buena comunicación, es indispensable la sonrisa y todas las acciones que expresan un acogimiento positivo.

7-Ve con ojos nuevos. No te dejes llevar por los esquemas rígidos y la rutina. Privilegia lo nuevo y positivo sobre las actitudes reiteradas.

Los contenidos de la buena comunicación

8-Amplía el repertorio de temas. Hay que ser creativo, para crear nuevos temas de diálogo. Eso despierta la curiosidad y aviva la conversación.

9-Expresa sentimientos positivos. La comunicación es transmisión de palabras y emociones. La comunicación se enriquece cuando se expresan sentimientos gratificantes, de amor, simpatía, consuelo, aliento y apoyo.

10-¡Cuidado con los metamensajes! Se trata de los dobles mensajes, decir una cosa y hacer otra. La propuesta es gestar una comunicación que cree secretas afinidades. En definitiva, promover una comunicación que enriquezca la vida de cada uno de los miembros de la familia.

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.