“La Reforma Prosalud es un ramo de la gran obra que ha de preparar a un pueblo para la venida del Señor”.

Elena de White.

La Biblia describe al Remanente como un pequeño grupo del pueblo de Dios que, a través de calamidades, guerras y apostasías, permanecen leales al Cielo. Este pueblo tiene dos características: “Guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (Apoc. 12:17). La Ley de Dios establece el estilo de vida diseñado por Dios para sus hijos, para su propia felicidad y bienestar. La violación de las leyes de Dios y sus leyes de salud provoca degeneración moral, física y mental.

La Reforma Prosalud se halla estrechamente relacionada con el mensaje de los tres ángeles, como el brazo lo está con el cuerpo. Así lo destaca Elena de White: “La Verdad Presente tiene su base en la Reforma Prosalud tan ciertamente como en otros aspectos de la obra evangélica” (Testimonios para la iglesia, t. 6, p. 328). “La Reforma Prosalud alcanzará y ha alcanzado a una clase de personas que de otra manera nunca habría sido alcanzada por la verdad” (El colportor evangélico, p. 154).

En su amor y misericordia, Dios nos ha provisto, a través de Elena de White, de un riquísimo tesoro de consejos inspirados acerca de diversos temas importantes para la iglesia remanente. En este artículo compartiremos algunos. Contamos con recomendaciones sobre educación, dieta, vida familiar, evangelismo, salud, cristianismo práctico, publicaciones, obra médica, fabricación de alimentos, etc.

El Señor ha permitido que sobre nosotros resplandezca la luz de la Reforma Prosalud, para que veamos el pecado que cometemos al violar las leyes que él estableció en nuestro ser. Vivir saludablemente es una obligación personal. Recordemos que “hay religión práctica en un buen pan” (Consejos para los maestros, padres y alumnos, p. 285) y que “sin salud, nadie puede comprender en forma clara ni cumplir completamente sus obligaciones hacia sí mismo, sus semejantes o su Creador. Debería cuidarse, por lo tanto, tan fielmente la salud como el carácter” (La educación, p. 195).

Citas para considerar

“Los que esperan la venida del Señor, con el tiempo, eliminarán el consumo de carne; la carne dejará de formar parte de su régimen. Siempre deberíamos tener este fin en cuenta, y esforzarnos para avanzar firmemente hacia él. No puedo pensar que en la práctica del consumo de carne nos hallemos en armonía con la luz que a Dios le ha agradado darnos” (Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 424).

“Se me ha mostrado reiteradamente que Dios está trayendo a su pueblo de vuelta a su plan original; esto es, el de no subsistir sobre la base de carne de animales muertos. Él quiere que enseñemos a la gente un método mejor. Si se descarta la carne, si el gusto no es educado en esa dirección, y si se estimula el apetito por las frutas y los cereales, pronto ocurrirá lo que Dios quiso que fuera en el principio. Su pueblo no usará nada de carne” (ibíd.,p. 94).

“Vi que había muchos en el pueblo remanente que eran enfermizos, y que estaban así por complacer su apetito. Si queremos tener buena salud, debemos manifestar especial cuidado con la salud que Dios nos ha dado, negarnos a satisfacer el apetito malsano, comer menos alimentos refinados, y comer alimentos íntegros (enteros, con cáscara, con fibra) y libres de grasa [animal]” (Mensajes selectos, t. 3, pp. 322, 323). “Hay algunos observadores del sábado que hacen un dios de sus estómagos. […] Hay solo pocos que comen para gloria de Dios” (ibíd., p. 323).

En resumen, el estilo de vida del Remanente es el mismo estilo de vida dado por Dios en el Edén, es el estilo de vida que dio al pueblo de Israel después de sacarlo de Egipto camino a la Canaán terrenal (que les llevó cuarenta años en el desierto para aprenderlo), es el estilo de vida de Elías y de Juan el Bautista; y será –finalmente– el estilo de vida de la Eternidad, la cual viene de la Fuente de vida: Dios.

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.