¿Por qué Elena de White nunca usó esa palabra en sus escritos?

En Colosenses 2:9, se utiliza la palabra “Deidad” (RVR 60; “divinidad”, RVR 95) para referirse a la esencia de la divinidad; se usa comúnmente como una expresión colectiva para el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Muchos de los primeros adventistas sabatarios tenían ideas arrianas o semiarrianas de la Deidad. Es decir, ellos creían en un Dios, el Padre; en el Hijo de Dios –a quien ellos no veían como eternamente preexistente, sino derivado del Padre en algún momento antes de la creación del mundo–; y en el Espíritu Santo, a quien consideraban como un aspecto de Dios, una manifestación del poder y la presencia o influencia de Dios, pero no como una persona divina con intelecto, voluntad y emociones. 

Estas ideas antitrinitarias fueron gradualmente modificadas hacia un concepto trinitario a lo largo de muchos años. El estudio de la Biblia que condujo a los Adventistas a adoptar finalmente un concepto trinitario de Dios fue estimulado en parte por debates internos, y la percepción de las limitaciones del concepto arriano;y en parte, por nuevos conversos que tenían trasfondos trinitarios; pero mayormente, por los escritos de Elena de White. Su teología de Dios se desarrolló a lo largo de medio siglo por medio de etapas claramente discernibles.

Tan temprano como 1850, ella informó de visiones que confirmaban el hecho de que Cristo y el Padre eran personas, y se oponían a conceptos que tendían a hacer borrosa su verdadera personalidad. “He visto con frecuencia al amante Jesús, que es una persona”, escribió. “Le pregunté si su Padre era una persona y si tenía una forma como él. Jesús dijo: ‘Soy la imagen explícita de la persona de mi Padre’ ”. Por 1869, contrariamente a sus colegas antitrinitarios, ella afirmó la eterna preexistencia de Cristo y su completa igualdad con el Padre. Desde 1872 en adelante, al obtener una comprensión más profunda de la salvación por medio de la Expiación sustitutiva, ella vio claramente que solo un Salvador que tenía vida en sí mismo, y que era plenamente igual al Padre en todo sentido, podía ser un sacrificio “de valor suficiente” para hacer expiación. 

La línea divisoria para ella y para la iglesia sobre este problema ocurrió en 1897 y 1898. En un pequeño panfleto dirigido a los ministros, por primera vez presentó al Espíritu Santo como “la tercera persona de la Deidad”. En 1898 (entonces en inglés) su obra memorable sobre la vida y la obra de Cristo, El Deseado de todas las gentes, contenía dos declaraciones que mostraban inequívocamente su posición. Comentando sobre Juan 11:25, ella escribió: “En Cristo hay vida original, no prestada ni derivada de otra”, y unas pocas páginas más tarde ella identifica al Espíritu Santo como “la tercera Persona de la Deidad”. Las declaraciones culminantes acerca de los “tres poderes más elevados del cielo”, el “trío celestial” y “los eternos dignatarios celestiales” son claramente conceptos trinitarios. 

Ahora bien, ¿por qué ella evitó la palabra “Trinidad”? Probablemente porque el trinitarismo tradicional se asocia con conceptos filosóficos que Elena de White rechazó inflexiblemente, tales como el dualismo alma-cuerpo, la impasibilidad divina y la atemporalidad divina. Pero ella estaba en plena armonía con las claras afirmaciones bíblicas de que Dios es uno (Deut. 6:4; Juan 10:30; 17:10, 11) en naturaleza, carácter, propósito y amor; no obstante Dios es tres (Mat. 28:19; Juan 14:16-20; 15:26; 16:12-15). 

Así, explicó: “La unidad que existe entre Cristo y sus discípulos no destruye la personalidad ni de uno ni de otros. Son uno en propósito, en mente, en carácter, pero no en persona. Así es como Dios y Cristo son uno”. El concepto bíblico de que Dios es una unidad de tres personas es la sencilla esencia de la fe trinitaria, y los escritos de los últimos años de Elena de White apoyan este concepto.


Extraído de Jerry Moon, “Deidad”, en Enciclopedia de Elena G. de White (Buenos Aires: ACES, 2020), pp. 816, 817.

2 Respuestas

  1. dario

    Gracias por compartir fatos históricos relacionados con las implicancias del término «Deidad». Me gustaría saber el significado de «impasibilidad y atemporalidad divina» o bien facilitar las referencias para indagar.

    Responder

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.