Tres grandes proyectos editoriales de la ACES ya están disponibles para que todos podamos investigar y profundizar en el conocimiento histórico y teológico.

Para muchos, el año 2020 fue un año para olvidar… en el mejor de los casos. Y, si bien la ACES enfrentó muchos desafíos relacionados con la Pandemia y sus consecuencias durante 2020, también pudo ver la culminación de varios proyectos editoriales que llevaron años de inversión en recursos (materiales y humanos), y de tiempo. 

Es que, por su naturaleza y alcance, estas tres publicaciones tendrán un profundo impacto en la vida de la iglesia, el crecimiento espiritual de los lectores y el cumplimiento de la misión. Son esa clase de impresos y proyectos que marcan época y que continuarán siendo utilizados décadas después. Por esta misma razón, decidimos mostrarlos, dándoles un lugar destacado como nota de tapa en la Revista Adventista

La misión de la ACES no termina con la publicación de algún material. La idea es que pueda llegar a las manos de la mayor cantidad de lectores, con el objetivo de que puedan ser decisivos en la vida de ellos. Por esta causa, te animo a que puedas adquirir o acceder a la inmensa cantidad de recursos para el crecimiento espiritual que contienen estas publicaciones.

Dr. Marcos Blanco, director editorial de la ACES.


“Es una fuente de información rica y confiable”

El Dr. Alberto Timm nos revela los detalles y la trascendencia de la Enciclopedia de Elena G. de White, una obra monumental recientemente publicada en español.

Hay momentos clave en las publicaciones adventistas. La Enciclopedia de Elena G. de White seguramente pertenece a esta categoría, junto con el Comentario bíblico adventista del séptimo día, o más recientemente el Tratado de teología adventista del séptimo día.

La preparación de la mencionada enciclopedia llevó más de una década, y representa una verdadera obra maestra en eventos, personas, lugares y temas relacionados con la vida y el ministerio de Elena de White, una de las cofundadoras de la Iglesia Adventista. El único tomo, de 1.546 páginas, se divide en tres secciones principales.

La primera sección contiene artículos que brindan una discusión en profundidad de la vida de Elena de White, su cronología, sus escritos, recursos y ayudas para aquellos que quieran profundizar en sus escritos, una bibliografía completa, así como una descripción de su enfoque teológico y una introducción a una hermenéutica válida de sus escritos. La aplicación de estos principios hermenéuticos (principios de interpretación) se destina luego a doce declaraciones polémicas de Elena de White (tales como pelucas letales, cosméticos tóxicos, lepra por comer carne de cerdo, problemas causados por una gran diferencia de edad entre cónyuges, las causas de terremotos y erupciones volcánicas). Como se suele decir, una imagen vale más que mil palabras. Fiel a ese principio, el libro incluye varias fotos de Elena de White, a menudo en compañía de otros dirigentes de la iglesia o miembros de la familia, y varios mapas que ayudan a los lectores a rastrear su movimiento y su ministerio geográficamente.

La segunda parte se centra en las personas y su conexión con Elena de White. Esta sección biográfica (pp. 307-609) está llena de información actualizada de antecedentes sobre los contemporáneos de Elena de White (incluidos colaboradores, miembros de la familia o personas que tuvieron una marcada influencia en su vida). Las entradas generalmente están escritas por especialistas que han pasado un tiempo significativo investigando a una persona en particular. La mayoría de las entradas biográficas contienen referencias bibliográficas para lectura adicional; otras incluyen una foto de la persona, si está disponible. Todos ayudan a los lectores a tener una idea de la verdadera Elena de White y sus relaciones en un movimiento cuyos orígenes y su crecimiento son asombrosos.

La sección tres, que abarca 782 páginas y es la más extensa, contiene artículos acerca de una gran diversidad de temas, que pueden variar en longitud, desde algunos miles de palabras a menos de cien. Presentada en doble columna, esta sección incluye entradas sobre temas o doctrinas de Elena de White; libros que ella escribió; y lugares, instituciones y acontecimientos históricos conectados con ella a lo largo de su vida.

En esta edición en español, se vio la necesidad de preparar nuevos artículos breves para la sección temática, a fin de incluir obras de Elena de White que no fueron contempladas en la versión original en inglés o que fueron publicadas únicamente en español. Así, se añadieron 17 entradas temáticas.

El tomo concluye con cuatro apéndices, incluido un extenso cuadro genealógico de Elena de White; un cuadro que ilustra la relación y el desarrollo de sus primeros libros, una lista de sus cartas y una lista de sus manuscritos.

Por último, y para dar aún más relieve a la importancia de este volumen, entrevistamos al Dr. Alberto Timm, director asociado del Centro de Investigación White de la Asociación General, para que nos comente cuestiones pertinentes sobre el valor, el uso y la recomendación de la Enciclopedia de Elena G. de White.

Revista Adventista (RA): ¿Qué valor general considera que tiene la Enciclopedia de Elena G. de White como obra de referencia, en cuanto a cantidad y calidad de información?

Alberto Timm (AT): Es una de las obras de referencia más autorizadas sobre la vida y la obra de Elena de White y, por extensión, también sobre los primeros setenta años de la historia de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Con la colaboración de 180 expertos en sus distintas áreas de especialización, esta es una fuente de información extremadamente rica y confiable.

RA: ¿A qué público apunta la Enciclopedia, y qué utilidad y usos podría tener?

AT: La Enciclopedia es una obra escrita con rigor académico, basada en fuentes primarias, pero en un lenguaje comprensible para el público en general. Puede usarse para resolver dudas personales, corregir informaciones distorsionadas, profundizar el conocimiento, así como para buscar contribuciones adicionales para sermones y conferencias. En realidad, su utilidad es casi ilimitada.

RA: ¿Considera que un adventista del séptimo día debería conocer y valorar el contenido de esta enciclopedia? ¿Por qué?

AT: Por supuesto. Es un trabajo muy didáctico, dividido en varias secciones. En los artículos introductorios, la persona encuentra valiosa información sobre la vida y la obra de Elena de White, así como una importante revisión bibliográfica sobre los principales libros y artículos que sustentan su don profético, y también sobre quienes lo critican. En la sección biográfica, el lector encuentra breves biografías de personas que interactuaron con Elena de White, y la sección temática ayuda a aclarar muchos temas tratados en sus escritos. Sin duda, la lectura y la investigación de este trabajo proporcionarán al lector una experiencia sumamente enriquecedora.

*****

Esperamos que la Enciclopedia de Elena  G. de White sea una fuente de conocimiento, reflexión y edificación. Que al interiorizarse en la “luz menor” de la vida, los escritos, las enseñanzas y las experiencias de la mensajera del Señor, las mentes y los corazones puedan ser dirigidos a la “Luz mayor” de Dios y su Palabra. Elena de White ciertamente lo hubiera querido así, y es también el deseo de los editores. RA

Por Walter Steger, editor de la ACES.


Actualizar para entender

Por qué la nueva actualización de la versión Reina-Valera 2000 es segura y confiable.

A fines de 2020, la Asociación Casa Editora Sudamericana (ACES) publicó la Biblia Reina-Valera 2000 Actualizada. Se trata de una renovación de la versión Reina-Valera 2000. Así, el equipo de la ACES realizó durante más de un año dedicados esfuerzos para lograr mejoras en la edición que permitieran una lectura más clara y fácil, sin realizar cambios significativos en el texto actual. 

Ahora bien, ¿en qué consisten estas actualizaciones? ¿Cuáles son las novedades? Veamos…

1-Adaptación al español latinoamericano

Este fue el cambio más notable. A continuación, describiremos con mayor detalle las dos principales categorías de modificaciones.

*El “vosotros”: La principal novedad de esta versión es que ya no utiliza el pronombre “vosotros”, que es natural en España, pero altamente foráneo para los lectores latinoamericanos. En su lugar, se cambió al pronombre “ustedes”, que es el que se usa día a día con naturalidad en el habla de Latinoamérica. 

Como ejemplo de esto, podemos tomar Isaías 1:16, que rezaba en el texto anterior: “Lavaos, limpiaos. Quitad de mi vista la iniquidad de vuestras obras. Dejad de hacer lo malo”. En esta actualización, el texto dice: “Lávense, límpiense. Quiten de mi vista la iniquidad de sus obras; dejen de hacer lo malo”. Como se evidencia, se mantienen las mismas palabras, pero se cambió el pronombre. 

*El orden natural: En Marcos 9:7, cuando Jesús se transfiguró, la nube cubrió el monte y se escuchó una voz que dijo: “¡Este es mi Hijo amado! ¡A él escuchad!” En este caso, en vez de simplemente cambiar a “¡A él escuchen!”, se cambió a un orden más natural en nuestra habla latinoamericana: “¡Escúchenlo a él!

*Las ambigüedades: El uso de la conjugación con el pronombre “ustedes” a veces genera ambigüedades, pues, si no se es claro, no se puede saber si hablamos de “ustedes” o de “ellos”. Por ejemplo, al cambiar los pronombres en Éxodo 12:48, el texto quedaría como sigue: “Si algún extranjero que habita contigo quiere celebrar la Pascua al Señor, séale circuncidado todo varón, y entonces la podrá celebrar. Y será como uno de su nación”. ¿Qué significa de “su nación”? ¿Vuestra nación o la nación de él? Eliminar este tipo de ambigüedad requirió modificar un poco más el versículo, para que quede claro. En este caso, el texto quedó así: “Será como uno de ustedes” (esto es, como uno de la nación de Israel, los destinatarios de las palabras de Dios).

2-La regulación textual

Si bien el objetivo principal de esta nueva versión no era actualizar todo el vocabulario y la fraseología de esta Biblia, se encontraron casos en los que mantener el texto anterior haría difícil la comprensión o la lectura. Por ejemplo, en Génesis 31:34, donde se decía que “Labán tentó toda la tienda”, se cambió a “Labán rebuscó toda la tienda”. En Apocalipsis 19:5, donde decía “¡Load a nuestro Dios!” no se cambió al imperativo “loen”, sino que se usó la fraseología “¡Alaben a nuestro Dios!”

A lo largo de toda la revisión del texto, se realizaron mejoras en la redacción de frases gramaticalmente mal redactadas o que no reflejaban bien el texto original en hebreo o griego. También se corrigieron usos incorrectos de la puntuación, la cual fue revisada íntegramente para tener un texto más fluido y natural. 

Además, algunos nombres de ciudades o de personas estaban escritos de manera diferente a lo largo del texto bíblico, por lo que se unificaron criterios para lograr coherencia. También se dividieron párrafos donde una lectura de corrido no tenía sentido (como en 2 Rey. 13:21, 22).

Por otra parte, todos los subtítulos fueron revisados. Algunos fueron reposicionados o eliminados, y muchos otros fueron simplificados. También se revisaron las aclaraciones en paréntesis que explican pesos, medidas, fechas o nombres. En todo el trabajo, se tuvo en cuenta el criterio utilizado por el Comentario bíblico adventista y otros comentarios más recientes publicados por nuestra iglesia.

Cabe destacar, en este sentido, que se realizaron unas 1.100 modificaciones consistentes en correcciones ortográficas y gramaticales y ajustes en la coherencia interna de términos clave, entre otras.

3-Las distinciones poéticas

Alrededor de un tercio de la Biblia fue escrita en género literario de poesía. Por eso, esta edición cuenta con una diagramación en que se le da mayor visibilidad a la poesía, lo que permite distinguir entre esta y la escritura en prosa.

Siguiendo la dinámica de los acentos masoréticos del texto hebreo, los versículos están divididos de forma binaria. Esto permite resaltar los diversos paralelismos, contrastes y relaciones de ideas con los que escribieron los poetas del Texto Sagrado. En el Nuevo Testamento se ha utilizado la misma presentación para muchos de los pasajes que citan directamente textos del Antiguo Testamento, así como para algunas oraciones y discursos destacados. 

Sumado a esto, se utilizó una tipografía diseñada por un estudio tipográfico de renombre mundial, especializado en publicación de Biblias. Como resultado, se ha logrado una gran elegancia en la presentación del texto, que siempre debe estar a la altura del precioso mensaje que contiene.

4-La revisión final

Como fase de conclusión de esta etapa de actualización, se realizó una segunda lectura completa de la Biblia, y se la comparó con la Reina-Valera 1960 y otras versiones, para asegurarse de que el texto estuviera íntegro y no tuviera faltantes o variantes injustificadas. En todo el trabajo se dio minuciosa atención a los textos originales en hebreo y griego. Por lo tanto, tenemos enorme confianza en esta actualización de la Reina-Valera 2000, y la recomendamos a nuestros hermanos de iglesia para utilizarla como Biblia de estudio personal.

Por último, es necesario destacar que esta versión representa la primera fase en un proyecto de actualización y corrección de mayor envergadura que se proyecta para el futuro. 

Alabamos a Dios por permitirnos divulgar su Palabra de forma clara y entendible, y por la dirección de su Espíritu en cada modificación, a fin de lograr que el texto sea fácil de comprender, y así lograr que su Palabra, que sale de su boca, no vuelva a él vacía, sino que haga lo que él quiere, y prospere en lo que le ordenó (Isa. 55:11).

Por Eduardo Kahl, editor de la ACES.


Al alcance de tu mano

Todo lo que tienes que saber sobre el nuevo Archivo digital de la RA.

Sin duda, una de las tantas ventajas de servir aquí, en la ACES, es el acceso diario a la biblioteca de la institución. En incontables (y valorables) momentos de recreo, tiempo libre o baches entre una reunión y otra, me deslicé con un imaginario disfraz de detective hacia ese magno lugar con un solo objetivo: pasar todos los estantes hasta llegar al último, al más lejano, al que se levanta en ese rincón donde alumbra un claroscuro. Allí están –verticales, ordenados y firmes– todos los volúmenes encuadernados de la Revista Adventista (y de todas las revistas publicadas por la editorial).

Qué placer es saber que a pocos metros de mi oficina puedo nutrirme de la rica historia de nuestra iglesia en Sudamérica, recordar las noticias sobre el avance de la obra en la región, leer los editoriales de cualquier año y los artículos de tapa de los grandes redactores y escritores del pasado. Puedo ser parte de más de un siglo de historia apretado en esas tapas color bordó y encuadernados prolijamente bajo letras doradas, que destacan el año de cada tomo. Todo está aquí, al alcance de mi mano. 

La relevancia de un archivo es clave. Un archivo conforma nuestra identidad porque nos retrotrae al pasado, no en pos de un mero ejercicio revisionista, sino para sentar las bases de quiénes somos. Un archivo acrecienta nuestro sentido de pertenencia porque nos indica que estamos dentro de un pueblo especial, un remanente elegido con características distintivas. Un archivo fortalece nuestra misión porque nos vincula a la historia de la Iglesia Adventista, a su marcado y constante crecimiento, y a sus grandes conquistas por la gracia y el poder divinos. Un archivo abona nuestra memoria porque nos impulsa a sumergirnos en lo pretérito para recordar los notables milagros y el continuo sostén de Dios hacia su iglesia.

Hoy mi privilegio es también el tuyo. Es cierto que, a la distancia, no podrás acariciar con tus dedos los preciosos ejemplares de las antiguas revistas, ni sentir ese cálido aroma a grata nostalgia y motivadores recuerdos de brotan al abrir las delicadas páginas de una vieja revista. Sin embargo, y gracias a la tecnología, puedes entrar en el nuevo sitio web de nuestro archivo digital para acceder de manera gratuita a todos los ejemplares de la Revista Adventista publicados hasta ahora (con excepción de unos pocos números faltantes, que no tenemos ni aun en papel).

Nuestra querida revista nació en Chile, allá por 1901. Amanecía el siglo XX y Sudamérica se vio inundada de la luz del mensaje adventista que irradió esta publicación. Fue en la pintoresca ciudad de Valparaíso donde se imprimieron los primeros ejemplares. La última impresión de la RA allí corresponde a marzo de 1906. Desde entonces, la Revista Adventista se imprimió en Buenos Aires. Como la naciente ACES (surgida en 1904) tenía su sede en lo que hoy es la Universidad Adventista del Plata y fue trasladada a Buenos Aires en 1906, fue necesario reacomodar el cronograma de publicación.

En una reunión celebrada el 22 de marzo de 1906, se destacó la necesidad de un avance unido e integrado de la obra adventista en Sudamérica. “Recomendamos que nos unamos en desarrollar los centros generales de educación y publicaciones ya establecidos, y que no multipliquemos tales instituciones más rápidamente que el crecimiento de la obra demande”, decía una de las decisiones aprobadas. En ese marco, y por la falta de espacio en las instalaciones del colegio entrerriano en donde estaba, se votó mudar la naciente imprenta a Buenos Aires. 

Así, la ACES se estableció en el predio ubicado en la esquina de las calles Valentín Vergara y Echeverría, en la localidad de Florida, Buenos Aires; sitio donde hoy funciona la Unión Argentina. La Revista Adventista comenzó a imprimirse en este lugar. Debido a la mudanza, se omitió el número de mayo de 1906. El siguiente número fue fechado como de “mayo-junio”. N. Z. Town era el redactor y E. W. Thomann el redactor asistente. El número de abril de 1906 ya está datado en Buenos Aires, y en él los redactores se comprometen a tener listo para el 20 de cada mes el ejemplar del mes siguiente, una vez establecida la nueva imprenta en Florida.

Lo maravilloso de este archivo es que cada lector podrá corroborar la mayoría de estos datos, dado que aparecieron en diferentes números de las primeras RA. Todo está ahí, al alcance de tu mano.

Puedes leer aquí todos los números de la RA on line o descargarlas gratis en formato PDF en tu computadora o tu celular:

archivo.revistaadventista.editorialaces.com

Por Pablo Ale, editor asociado de la RA.

3 Respuestas

  1. Joel

    Hola, buen día bendiciones!! Me gustaría saber el costo de la Enciclopedia de Elena de White… gracias

    Responder

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.