EL DESIERTO FLORECIÓ

“Era una inmensa pampa de granito; su color, gris; en su llaneza, ni una arruga; triste y desierta; triste y fría; bajo un cielo de indiferencia, bajo un cielo de plomo”. Así empieza el cuento “La pampa de gran... leer más