¿DÓNDE ESTÁ LA IGLESIA VERDADERA?

A menudo, nuestros métodos hablan tan fuerte que la gente ni siquiera llega a escuchar nuestro mensaje; nuestra eclesiología es tan fuerte que las personas apenas pueden escuchar nuestra teología.