Tiempo estimado de lectura: 10 minutos.

Cómo el vital estudio de una doctrina peculiar de nuestra iglesia
nos brinda una renovación espiritual.

Los Adventistas del Séptimo Día presentan al mundo las doctrinas bíblicas de la pronta segunda venida de Cristo y del reposo sabático en el séptimo día de la semana. Otros cristianos comparten una de estas convicciones o ambas. En cambio, la doctrina del Santuario celestial es peculiar de los Adventistas del Séptimo Día. En sus congresos de la Asociación General, la han definido de la siguiente manera: “Hay un Santuario en el cielo, el verdadero tabernáculo que el Señor erigió y no el ser humano. En él ministra Cristo en favor de nosotros, para poner a disposición de los creyentes los beneficios de su sacrificio expiatorio ofrecido una vez y para siempre en la Cruz”.1

¿Por qué esta doctrina es peculiar de los adventistas del séptimo día? Una de las dificultades que encuentran personas de otras confesiones en la interpretación adventista es la declaración de que “hay un Santuario en el cielo”. Aunque muchos pasajes bíblicos lo mencionan, hay resistencia a aceptarlo. Mucha gente se pregunta para qué habría un Santuario allí. Los cristianos acuden hoy a un “santuario” para tener comunión con Dios mientras permanecen sobre la Tierra. Entonces, ¿para qué serviría un santuario “en el cielo”? ¿Para qué querría Dios tal edificio? En este artículo, veremos que el concepto bíblico de pacto es la clave para resolver esta y otras dificultades con la doctrina del Santuario.


EL PROPÓSITO DE UN SANTUARIO CELESTIAL

La palabra “santuario” ha cambiado de sentido con el tiempo. En la cristiandad, ha llegado a significar un edificio que alberga a una congregación que realiza el culto de adoración a Dios. Pero, el antiguo Santuario israelita no albergaba una congregación de adoradores, si bien muchos se reunían con ese propósito cerca del edificio. Como se explica más adelante, este Santuario representaba el palacio de Dios, como rey divino, en el cielo.

Los vocablos bíblicos traducidos como “santuario” y sus equivalentes expresan en realidad una residencia regia. La cristiandad da por sentados tanto el Trono de Dios (Heb. 4:16) como su realeza (Mat. 6:33). Trono y realeza son palabras correlacionadas, y también trono y palacio.

“Santuario” es, etimológicamente, “el lugar de las cosas santas”. Los términos originales no sugieren la presencia de adoradores. En contraste con los templos paganos, que representaban el palacio de una deidad, el Santuario que Dios pidió construir no tenía una figura que lo representara a él directamente, aunque sí utilizaba el arte para representar su Trono, sugiriendo de ese modo el espacio de su presencia personal. El edificio era para Dios, no para sus adoradores.

La idea de residencia divina es explícita en la primera orden dada para su construcción, en Éxodo 25:8 y 9: “Harán un santuario para mí, y habitaré entre ellos. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo”. La palabra “tabernáculo” tiene la misma raíz que el término “habitar”. Un tabernáculo es literalmente un “lugar para habitar” y un sinónimo de santuario (ver Sal. 74:7; Heb. 8:2).

Otro término relevante es “templo”. El Antiguo Testamento a veces traduce así la palabra hebrea para “casa”. Pero, con más frecuencia, “templo” es la traducción de hejal. Este último se traduce uniformemente como “palacio” cuando hace referencia a reyes terrenales, pero aparece en nuestras versiones como “templo” cuando está asociado con Dios, el verdadero rey de Israel. “Palacio” hubiera servido perfectamente bien tanto para los reyes terrenos como para el edificio del Santuario.

En resumen, un examen de los tres vocablos interrelacionados (“santuario”, “tabernáculo” y “templo”) muestra que todos designan primariamente la residencia regia de Dios. No connotan la idea de albergar a adoradores. Estas conclusiones ayudarán a identificar el propósito del Santuario celestial.

EL DISEÑO DEL SANTUARIO

La configuración y el mobiliario de un edificio se corresponden con su función. Con el propósito de captarla, no se debe empezar por elementos individuales, sino por la totalidad. Una simple mirada a un santuario, ya sea israelita o pagano, le informaría a una persona de la antigüedad que era la residencia de un rey divino.

El Santuario terrenal, como “figura” (copia, modelo o maqueta) de la residencia regia de Dios en el cielo (Heb. 8:5), puede imaginarse fácilmente como un palacio esquemático. Este edificio consistía básicamente en dos salas. La primera tenía iluminación indirecta, una mesa con comida (para servir como gentileza para los visitantes mientras se conversa de pie) y desodorante ambiental (incienso). Esto configura en forma esquemática la sala de recepción de un palacio.

La segunda sala contenía un único mueble: un cofre de documentos, coronado por una representación artística de un trono regio en vista parcial. Esta obra de arte, según 1 Crónicas 28:18, incluía un modelo o copia del “carro de los querubines” encima de los cuales se asentaba el Trono (Eze. 10:2). La segunda sala, por lo tanto, era la del Trono, el centro administrativo del palacio.

Afuera, una parrilla emitía perpetuamente un “olor de suavidad” (o “manjar”) de carne asada lentamente y pan hornea­do (Éxo. 29,38-41; Lev. 1, 9, 13, etc.). Esto configuraba, de modo visual y olfatorio, la cocina del palacio, puesto que las salas sin ventanas de la época también carecían de chimeneas, y la comida se asaba afuera.

“El Santuario del nuevo pacto es, en un sentido específico, la más peculiar de las doctrinas adventistas del séptimo día, un precioso mensaje de salvación que se ha confiado en forma especial al remanente”.

RELACIÓN ENTRE “PACTO” Y “SANTUARIO”

La función del palacio celestial debe inferirse por comparación con los palacios terrenales. Una de sus funciones principales es servir como sede del gobierno de un rey, y esto puede iluminar el propósito de la residencia divina en los cielos, donde Dios tiene su reino.

Y en efecto, aunque el dominio de Dios es universal, encontramos en la Biblia pruebas de que el Santuario, como sede del gobierno de Dios, es un instrumento del pacto (Heb. 9:1) otorgado al pueblo que es su especial tesoro (Éxo. 19:5). Hebreos 9:1, al decir que “aun el primer pacto” (énfasis añadido) tenía un Santuario, el terrenal, está implicando que el celestial es el “Santuario del nuevo pacto”. El nombre alternativo para aquel mueble es el “arca del testimonio” (Éxo. 25:22), y se refiere a su contenido: un documento o “testimonio” del Pacto, a saber, las “tablas del pacto” (Deut. 9:9, 11, 15; Heb. 9:4). Se las llamaba así por expresar las “palabras del pacto, los diez mandamientos” (Éxo. 34:28; Deut. 4:13), aquellas que, si se las desdeña, se está “invalidando [el] pacto” con Dios (Lev. 26:15).

EL CONCEPTO BÍBLICO DE “PACTO”

Esta palabra encierra uno de los conceptos bíblicos más importantes. En la Biblia, nunca significa “convenio”, como en la actualidad. El sentido literal de berit, la palabra hebrea para “pacto”, es “grilletes”, o “esposas”. De modo similar, el término castellano “vínculo” (literalmente, “atadura de una persona o cosa con otra”) llegó a significar “obligación, compromiso mutuo”. En la Biblia solo aparece en sentido figurado: un compromiso permanente entre dos partes, con sus derechos y responsabilidades. Un pacto de los tiempos bíblicos nunca se negociaba, sino que se lo concedía bondadosamente (1 Rey. 8:23), y de hecho consistía en promesas condicionales generosas.

“Los vocablos bíblicos traducidos como santuario y sus equivalentes expresan en realidad una residencia regia”.

La institución del mundo moderno que más se asemeja al concepto bíblico del Pacto es el matrimonio, cuyos votos mutuos comprometen a los esposos a amarse y protegerse “hasta que la muerte los separe”. La relación de pacto implica pertenencia mutua, lo que es importante para captar el matiz de pacto de pasajes donde Dios es “tu Dios” y el pueblo es “su pueblo” (Gén. 17:7; Éxo. 6:7; Deut. 7:2, 6; Jer. 7:23; etc.).

Esta mutua pertenencia estaba estrechamente relacionada con la permanencia del Santuario. Si los israelitas consentían en obedecer a Dios, se les prometía: “Pondré mi morada [o “mi tabernáculo”] en medio de vosotros, y mi alma no os abominará; y andaré entre vosotros y yo seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo” (Lev. 26:11, 12; énfasis añadido). La condición no se cumplió, pero Dios anunció el restablecimiento de la relación en Jeremías 31:33: “Este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (énfasis añadido). De ese modo, con su renovada obediencia, Dios haría con ellos un “pacto de paz, pacto perpetuo será con ellos; y […] pondré mi santuario entre ellos para siempre. Estará en medio de ellos mi tabernáculo, y seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo” (Eze. 37:26, 27, énfasis añadido). Juan vio su realización: “He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos, y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios (Apoc. 21:3; énfasis añadido).

EL PACTO Y LAS PARTES DEL PALACIO CELESTIAL

La primera parte del palacio, la sala de recepción, nos recuerda que el ministerio intercesor de Cristo interactúa con las decisiones humanas. Por cada caso de arrepentimiento hay verdadero gozo entre los seres celestiales (Luc. 15:7). Ángeles y oraciones llegan hasta nuestro único Mediador e Intercesor, Jesucristo hombre (1 Tim. 2:5), el misericordioso Sumo Sacerdote que recibe a todo aquel que viene a él, dándole fielmente la seguridad de que no será “echado fuera” (Juan 6:37). El Lugar Santo es, pues, la acogedora sala de recepción que establece o restablece a los creyentes en el Pacto.

La sala del Trono es donde se realiza el “juicio investigador” que “revela a las inteligencias celestiales quiénes […] duermen en Cristo”, por lo que “participarán en la primera resurrección” y “quiénes, de entre los vivos, permanecen en Cristo […] estando […] preparados para ser trasladados a su Reino eterno”.2 El Lugar Santísimo es, pues, la sala donde se confiere la vida eterna, principal recompensa del Pacto divino.

El Altar del Sacrificio, de grandes dimensiones, representaba concretamente la figura de una parrilla de palacio, como la que usaban los reyes para dar banquetes a su pueblo (1 Rey. 8:65, 66; 2 Crón. 30:24-26). Allí se escondía, y al mismo tiempo se revelaba, un plan divino formulado en tiempos eternos. Estuvo en parte oculto hasta la profecía del “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Isa. 53:6, 7; comparar con Juan 1:29). Aun hoy, dos mil años después de que se cumpliera en la historia humana, y aunque ha sido predicado y explicado incontables veces, ese plan, como señala un himno, “a veces me hace temblar”,3 pues implicaba nada menos que la muerte del Hijo unigénito, quien declaró: “Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo” (Juan 6:51).

“El Santuario celestial aparece en relación con el pacto en decenas de pasajes del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento”.

Ahora bien, los que mataron a Jesús no fueron alguna pandilla de barrio bajo ni una tribu caníbal; fueron nada menos que: a) un procurador del Imperio Romano, de los que generaron el Derecho Romano que todavía estudian hoy como modelo de justicia los abogados en todo el mundo, y que sin embargo condenó al Justo, “que no hizo pecado ni fue hallado engaño en su boca” (Isa. 53:9; 1 Ped. 2:21, 22), a una muerte ignominiosa; y b) las autoridades del único pueblo por entonces en posesión de los verdaderos “oráculos de Dios” (Rom. 3:2), y que no obstante “negaron al Santo y al Justo” (Hech. 3:14, 15).

Juntos, “mataron al Autor de la vida” (Hech. 3:12-15). Siendo los mejores representantes de la humanidad los que perpetraron el horror, no puedo ocultarme detrás del tiempo o la distancia para excusarme; solo puedo concluir, junto con Pablo, que la atrocidad se originó en mí como vil pecador (1 Tim. 1:15). Por eso, “ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí, quien me amó y se dio a sí mismo por mí” (Gál. 2:20). Esta conciencia nos constriñe, como prisioneros de tal amor supremo, a decidir “no saber […] cosa alguna sino a Jesucristo y a este crucificado” (1 Cor. 2:2). Así, el Altar del Sacrificio (aludido en cada Cena del Señor) sella nuestra lealtad a Dios como miembros del Pacto.

Un Santuario en el cielo

El Santuario celestial aparece en relación con el Pacto en decenas de pasajes del Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

En Génesis 28:10 al 15, el edificio visto por Jacob en su sueño profético tiene todos los elementos esenciales del Santuario celestial: ubicación en el cielo, residencia divina, cuidado por el pueblo del Pacto en la Tierra, y términos asociados a templos (la palabra hebrea báit aparece en el nombre compuesto Betel).

Los israelitas habrían de comparecer anualmente ante la copia terrenal de la residencia divina con sus primicias y diezmos, porque ese lugar había sido seleccionado “para hacer habitar allí su nombre” (Deut. 26:1, 2). Tras reconocer las bendiciones recibidas, le rogarían: “Mira desde tu morada santa, desde el cielo, y bendice a tu pueblo” (26:15, énfasis añadido).

Desde esta habitación celestial de Dios y sus bendiciones, se hace eco la oración de dedicación del templo de Salomón, cuando este ruega en la confianza de que Dios oirá “desde los cielos” (ver 1 Rey. 8:30-49, énfasis añadido), porque el Templo terrenal es solo “este lugar del cual has dicho: Mi nombre estará allí” (8:27, 29); es decir, solo una representación que contrasta con la realidad celestial (8:27).

El profeta Isaías implora: “Mira desde el cielo y contempla desde tu santa y gloriosa morada” (Isa. 63:15, énfasis añadido). Miqueas alude al mismo Templo celestial cuando llama como testigo a Dios “desde su santo templo [o “palacio de su Santuario”], […] porque he aquí, Jehová sale de su lugar, y descenderá y hollará las alturas de la tierra” (Miq. 1:2, 3, énfasis añadido). Por lo elevado y gigantesco de tal suceso, este “santo templo” no puede ser otro que el del cielo, como en Habacuc 2:20, donde “templo” contrasta con “toda la tierra” (ver también Jon. 2:7; Isa. 6:1). El paralelismo poético también implica decididamente la ubicación celestial de la residencia regia de Dios en numerosos pasajes de los Salmos (ej.: Sal. 11:4; 102:19; 150:1; 68:34, 35; 96:5, 6).

En Hechos, Esteban narra las repetidas rebeliones de Israel, perpetradas insolentemente en presencia del “tabernáculo del testimonio” (el de las tablas del Pacto) construido de acuerdo con su modelo celestial (Hech. 7:44). David y Salomón tuvieron el privilegio de transformarlo en un edificio fijo, una “casa, si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano” (7:48, énfasis añadido), pues declaró: “El cielo es mi trono” (7:49; Isa. 66:1, 2, énfasis añadido).

El discurso de Pablo en el Areópago reanuda el mismo tópico: “El Dios que hizo el mundo […] no habita en templos hechos con manos humanas” (Hech. 17:24, énfasis añadido). La inclusión específica de templos hechos con manospor parte de Esteban y Pablo implica que Dios vive en un “más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos”, que es el “verdadero”, y que está en el cielo (Heb. 9:11, 24, énfasis añadido); de otro modo, hubiera bastado decir que Dios no vive en templos, simplemente.

“La intercesión de Cristo por el hombre en el Santuario celestial es tan esencial para el plan de salvación como su muerte en la cruz”.

El pasaje principal de la doctrina del Santuario celestial está en Hebreos, especialmente en los capítulos 8 y 9. Hemos mencionado ya que el Santuario terrenal es “copia fiel” de la residencia regia de Dios en el cielo. El “primer tabernáculo” tenía una “compañía” formada por muchos sacerdotes (Núm.4:3-43), pero en cambio el Santuario celestial tiene un solo sacerdote, el supremo Sumo Sacerdote y Rey de los santos (Heb. 7). Por esto (y no porque el Santuario celestial tenga una sola sala) es que Hebreos 9:9 se refiere al ministerio de los sacerdotes en sus respectivas salas del Santuario terrenal como “símbolo” (en griego, parabolé) de las dispensaciones del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento.

El Apocalipsis también confirma el Santuario celestial como un centro de administración del Pacto. En gran parte sigue la línea de pensamiento de Daniel. Además, otros pasajes en el libro hablan también de un Templo de Dios ubicado “en el cielo” (no simplemente el cielo mismo: Apoc. 11:19; 14:15-17; 15:5-8). Dios está entronizado allí “en su templo” (7:15, énfasis añadido), desde donde emite las órdenes y los juicios que corresponden (16:1, 17). Este Templo, como su copia terrenal, contiene el Arca del Pacto (11:19), las siete lámparas del candelabro (4:5) y el Altar del Incienso (8:3, 5).

EL PODER ILUMINADOR DEL PACTO

Como residencia regia, el Santuario celestial es el centro de gobierno donde Dios atiende las necesidades del pueblo de su Pacto. Dios tiene un Reino y un Trono. Tiene un Pacto y su propio pueblo peculiar. Por lo tanto, tiene una sede para impartir la gracia y la misericordia del Pacto para esta relación especial. Esta conclusión armoniza con la posición histórica de los Adventistas del Séptimo Día sobre el tema, como se ve en las palabras de Elena de White (el énfasis es añadido):

“El Santuario en el cielo es el centro mismo de la obra de Cristo en favor de los hombres. Concierne a toda alma que vive en la Tierra. Nos revela el plan de la redención, y nos conduce hasta el fin mismo del tiempo revelando el triunfo final de la lucha entre la justicia y el pecado. […]

“La intercesión de Cristo por el hombre en el Santuario celestial es tan esencial para el plan de salvación como su muerte en la Cruz. Con su muerte dio principio a aquella obra para cuya conclusión ascendió al cielo después de su resurrección”.4

El Santuario del Nuevo Pacto es, en un sentido específico, la más peculiar de las doctrinas adventistas del séptimo día, un precioso mensaje de salvación que se ha confiado en forma especial al remanente. Entender su relación con el Pacto de Dios nos ayudará a iluminar y clarificar esta preciosa verdad. RA


Referencias:

Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, Creencias de los Adventistas del Séptimo Día, “El ministerio de Cristo en el Santuario celestial” (Creencia Fundamental Nº 24) (Florida, Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 2007), p. 348.

Ibíd.

Were You There? (When they Crucified my Lord), himno compuesto por los esclavos afroamericanos, editado originalmente por William Eleazar Barton, Old Plantation Hymns (Boston: Lamson, Wolffe and Co., 1899), p. 40.

Elena de White, El conflicto de los siglos, pp. 542, 543. Énfasis agregado.

Una Respuesta

  1. Gerzom Escobedo

    El artículo me da una nueva perspectiva. Seguro que cada punto que se abordó tiene aún más que revelar. Espero más entregas de este tópico tan cargado de responsabilidades.
    El templo de la tierra fue para el primer pacto y el del cielo es para ambos importante pero efectivo para el segundo pacto hasta que se cumpla su promesa de habitar entre sus súbditos. Es así?

    Responder

Deja un comentario: