Tiempo estimado de lectura: 1 minuto.

“Dime lo que comes, y te diré qué salud tienes”, podríamos argumentar. También es válido decir: “Dime lo que comes, y te diré cuán bello te ves”. Lo que comemos se ve reflejado no solo en nuestra salud, peso o estado de ánimo, sino también en nuestra apariencia exterior, y la piel es la primera que lo refleja.

Aquí no sirven de mucho los tratamientos externos cuando las células que componen la piel no son nutridas desde tu dieta, para que sean saludables. La cantidad de agua que bebes tendrá como consecuencia una piel más o menos hidratada y tersa. Los alimentos con vitaminas antioxidantes también influirán en la protección que tendrá nuestra piel de los agentes externos como el sol, el frío y la contaminación del medio ambiente.

La vitamina C es fundamental, porque gracias a esta nuestro cuerpo puede producir colágeno, ingrediente tan valorado en cremas y tratamientos cosméticos, que si no es producido por el cuerpo es difícil que se asimile. Además de ser precursora de colágeno, la vitamina C favorece la circulación y le da a la piel una apariencia más luminosa. ¿Sabes cuánto dinero cuesta un suero de vitamina C? Puedes ahorrar muchísimo introduciendo en tu dieta alimentos ricos en vitamina C. El primero y más poderoso es el camu camu, fruto que crece en la Amazonia y es conocido por su concentración de esta vitamina; se considera el alimento con mayor concentración natural de vitamina C en el mundo. En comparación con las naranjas, las bayas de camu camu proporcionan entre treinta y cincuenta veces más vitamina C. Podemos conseguir esta vitamina también de pimientos, acerola, kiwis, frutillas, cítricos, tomates y perejil.

Por eso, no hay excusas para no obtener un aporte de esta importante vitamina; sobre todo en invierno, cuando además cumple una función anticancerígena, antiinflamatoria y antigripal, y nos ayuda a reforzar las defensas.

Comparto contigo esta receta que contiene vitamina C.RA


Agua de naranja y canela

Ingredientes:

  • 5 tazas de agua.
  • 1 taza de jugo de naranja.
  • Ralladura de 1 naranja.
  • 1 rama de canela.
  • Stevia o azúcar a gusto.
  • 1 naranja cortada en rodajas.
  • Canela en rama a gusto.
  • Cubitos de hielo.

Preparación:

  1. Hervir el agua y las ramas de canela.
  2. Dejar enfriar.
  3. Agregar el jugo y la ralladura de naranja, y la stevia.
  4. Revolver todo y colocarlo en una jarra con las rodajas de naranja.
  5. Mantener en el refrigerador hasta que esté completamente frío.
  6. Servir en vasos con hielo, y decorar con rodajas de naranja y canela u hojas de menta.

Deja un comentario: