Hay quienes rechazan la plena divinidad de Cristo y afirman que él no es Dios, sino un ser creado por el Padre. Sostienen que esto es lo que la Biblia enseña cuando lo denomina el “primogénito de toda creación”, y “el principio de la creación de Dios”. Analicemos estos argumentos.

Primogénito de toda creación

En Colosenses 1:15, se lee: “Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación”. Según el argumento antitrinitario, el hecho de que a Jesús se lo llame el “primogénito de toda creación” indica que sería el primer nacido de todo lo creado, es decir, la primera creación realizada por Dios. Pero ¿es este el significado de “primogénito” aquí?

El término “primogénito” es aplicado a Cristo siete veces en el Nuevo Testamento. Dos se refieren a su nacimiento físico, por ser el primer hijo de María (Mat. 1:25; Luc. 2:7), y las otras cinco tienen un significado distinto del de su nacimiento físico (Rom. 8:29; Col. 1:15, 18; Heb. 1:6; Apoc. 1:5). Esto indica que “primogénito” posee dos sentidos: el sentido normal, de primer nacido, y un segundo sentido no literal, usado como un título para indicar que alguien es primero en rango o preeminencia.

Los apóstoles tomaron este segundo uso de primogénito del Antiguo Testamento. En 1 Crónicas 5:2, se afirma que “el derecho de primogenitura fue de José”, aunque fue el undécimo hijo de Jacob. Los derechos de primogenitura fueron suyos no por nacimiento, sino por preeminencia. En Salmo 89:20 al 27, Dios afirma que pondrá a David por “primogénito”; evidentemente, no por nacimiento, ya que fue el último hijo de Isaí (1 Sam. 16:10-12), sino porque, como el mismo texto lo aclara, sería “el más excelso de los reyes de la tierra”. Aquí, primogénito no es el primero en existir, sino el primero en rango, preeminente. En Jeremías 31:9, Dios llama a Efraín “mi primogénito”, no porque Efraín fuera el primer hijo de José –que lo era Manasés (Gén. 41:50-52)–, sino porque Dios lo exaltó a esa posición por preeminencia.

Pablo utiliza “primogénito” al referirse a Jesús con este segundo sentido. En Romanos 8:29, Jesús es llamado “el primogénito entre muchos hermanos”, no por ser el primero en nacer, sino porque, en virtud de su encarnación, es el más importante entre la familia de los seres humanos. En Apocalipsis 1:5, se dice que él es “el primogénito de los muertos”, no porque haya sido el primero en resucitar, sino porque, entre todos los que han resucitado, él es el más importante. Así, en Colosenses 1:15, él es el “primogénito” no por ser el primer ser creado, sino porque él es “preeminente”, “soberano” sobre “toda creación”.

El Principio de la creación

En Apocalipsis 3:14, leemos: “Escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto”. Los antitrinitarios sostienen que la palabra “principio” aquí tiene un sentido temporal, que indicaría que Cristo es el primer ser creado. Si bien en algunos contextos el significado temporal es posible, el sentido de “principio”, en griego, es más amplio, y puede también usarse para hablar de: 1) “posición o estatus”, o 2) “causa u origen”. En Apocalipsis 3:14, encaja perfectamente la idea de causa u origen; es decir, Jesucristo es el principio, o “principiador”, de la Creación.

Esto está respaldado por lo que dice el resto de la Biblia. En Juan 1:3, se lee: “Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho”. Aquí se muestra que todas las cosas vinieron a existir “por medio de” Cristo, y sin él nada llegó a existir. En Colosenses 1:18, se dice que Cristo es “el principio”, teniendo aquí el significado de “principiador u originador”, como es evidente por el contexto, que lo presenta como el agente activo de la Creación, es decir, como Creador (véase Col. 1:16, 17).

Por tanto, Colosenses 1:15 y Apocalipsis 3:14, en lugar de militar en contra de la divinidad de Cristo la respaldan, al demostrar que Jesús es preeminente y soberano sobre toda la Creación; y esto se debe a que él fue el Creador de todas las cosas (Heb. 1:8, 10-12). RA