JUSTO A TIEMPO

Marcelina había pasado mucho tiempo buscando un lugar o algún grupo de personas que la pudieran guiar a entender mejor la Biblia. Y un día se sentó, aburrida, a ver qué programa encontraba en la televisión de su casa, en Asunción (Paraguay). Entonces, descubrió el canal Nuevo Tiempo.

Feliz al ver que había mucho contenido bíblico y que explicaban de manera simple todas las cosas, compartió el hallazgo con Julián, su esposo. Él justo llegaba de un viaje de trabajo y durante un fin de semana estuvieron mirando el canal. A pesar de que desde hacía un tiempo él tenía problemas de salud, volvió a viajar una vez más por trabajo. Cuando regresó, por fin le tocaban vacaciones, y pudo dedicar más tiempo a ver los mensajes de Nuevo Tiempo y a realizarse los estudios de salud necesarios.

Tuvo varias consultas con diferentes médicos, pero no podían descubrir cuál era la dolencia que él tenía. Lo bueno es que los mensajes de Nuevo Tiempo aumentaron su fe. En ese tiempo, le comentó a Marcelina que había decidido entregar su vida a Dios y dejar en sus manos los problemas.

Una noche, poco antes de que se terminaran sus vacaciones, le dijo a su esposa que todo iba a estar bien. Ella lo notó muy tranquilo, así que no se preocupó. Al día siguiente, Julián falleció. Si bien el dolor de la partida de un esposo y un padre amoroso fue muy fuerte para su familia, Marcelina sabe que él partió en paz y que había entregado su corazón a Cristo.

Junto con sus hijos, hoy, más que antes, ella se aferra a la promesa que se encuentra en 1 Tesalonicenses 4:16: “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero”.

Y, cada vez que se sienten desanimados, saben que pueden contar con el canal y la radio Nuevo Tiempo para fortalecerse y seguir esperando con fe el regreso de Jesús.

Gracias a cada uno de los ángeles de esperanza, el mensaje de salvación llegó justo a tiempo para Julián y toda su familia. RA

Deja un comentario: