Más breves biografías de autores sudamericanos de himnos.

En esta segunda entrega de “Un sonido gozoso para el Señor”, se reconoce la intervención de otros autores y compositores de América del Sur que contribuyeron con el último Himnario Adventista, publicado en 2009.

Carlos A. Steger nació en Leandro N. Alem, Misiones, Argentina, en 1953, en un hogar de docentes adventistas. Con su esposa, Ethel D. Mangold, tienen tres hijos. Es Licenciado en Teología por la Universidad Adventista del Plata, Profesor en Filosofía y Pedagogía y Profesor en Música con especialidad en piano por el Instituto Adventista del Plata, Magíster en Teología por el Seminario Adventista Latinoamericano de Teología y Doctor en Teología por la Universidad Andrews, Michigan, Estados Unidos. Trabajó como pastor en la Asociación Argentina Central (1983-1985) y fue ordenado al ministerio. Se ha desempeñado como profesor de la Universidad Adventista del Plata; ha sido vicerrector académico (1995-2002); jefe de Redacción de la Asociación Casa Editora Sudamericana (2002-2009); y Decano de la Facultad de Teología de la Universidad Adventista del Plata (desde 2010). Carlos A. Steger fue el editor del Himnario Adventista (2009) y, entre otros muchos trabajos, publicó una canción espiritual de su autoría titulada “Transfórmame a tu imagen” (N° 279).

Jader Dornelles Santos nació el 17 de julio de 1962, en São Paulo, Brasil. Es pastor, maestro, pianista y compositor. Es hijo de Job Feliciano dos Santos e Ivone Dornelles dos Santos; y fue bautizado por su padre en 1973. Empezó a estudiar piano a los once años. En el Instituto Adventista de São Paulo, Hortolândia, cursó la enseñanza media y fue pianista del coro del colegio. Concluyó sus estudios de teología en 1983 en el Instituto Adventista de Ensino (actual UNASP-SP). Completó un Bachillerato en Música en Río de Janeiro y en 1991 obtuvo una Maestría en Dirección y Piano en la Universidad Andrews, en Michigan, Estados Unidos. En 1992 se casó con Lúcia Raquel Tavares, y del matrimonio nació Guilherme Tavares Santos. Jader ha sido director del coro del Instituto Adventista Paranaense (IAP), es pianista y director del cuarteto Arautos do Rei, además de director musical de “A Voz da Profecia”. Su esmerado estilo musical y poético lo hicieron muy popular entre quienes disfrutan de la música cristiana. El Himnario Adventista contiene dos bellísimos himnos del pastor Jader Santos: “No me olvidé de ti” (N° 183) y “Después del río” (N° 342).

Waldemar O. Wensell nació en la Argentina en una familia de misioneros. Es el hijo menor de Paul E. Wensell y Mignon A. Block. Estudió música en el Conservatorio Nacional de Buenos Aires y en la Universidad Nacional del Litoral, en Santa Fe, y se graduó con una Maestría de Música en Interpretación Vocal y Pedagogía. Comenzó su carrera profesional en el Brasil como profesor, director y vocalista. De 1966 a 1968, Waldemar Wensell participó como bajo solista con la Orquesta Sinfónica de Porto Alegre y en 1971 cantó con la Sinfónica Nacional del Brasil en Río de Janeiro. De 1969 a 1971 fue organista y director de música de “La Voz de la Profecía” en Río de Janeiro, Brasil. Fue durante ese período que Waldemar compuso “Solo no estoy” (N° 430). El original fue escrito en portugués para el cuarteto masculino “Arautos do Rei”. En 1972 se casó con Nancy Solange Alvarenga Macedo y juntos se trasladaron a la Argentina. De 1972 a 1985 fue director del Departamento de Música del Colegio Adventista del Plata (ahora Universidad Adventista del Plata) en Entre Ríos, así como el conductor del grupo vocal “Musicap”. Fue durante los primeros años de “Musicap” que escribió para el grupo la canción “Sé quién es Jesús” (N° 405). En el Colegio Adventista del Plata se graduó de la Licenciatura en Religión (1979). En 1985, Wensell con su familia se mudó a los Estados Unidos, donde ha sido muy activo en la enseñanza, la conducción y la ejecución. Después de dirigir el Departamento de Música de la Academia Madison, Tennessee, fue a la Academia Gem State, en Idaho; a la Academia Shenandoah Valley, en Virginia; y a la Gran Academia Miami, en Florida. Estando en Virginia, se graduó con un Masters of Music en Dirección Coral y Orquestal de la Universidad Shenandoah. Se jubiló de la Academia Madison en 2016, después de cincuenta años “haciendo un sonido gozoso para el Señor”.

El espacio no ha permitido mencionar a otros excelentes autores y compositores que contribuyeron con el último Himnario Adventista. Creadores como Nicolás Samojluk (“Jamás podrá alguien separarnos”, N° 99; “Jerusalén, mi amado hogar”, N° 327); Sara Ramos de Chaij (“Ando con Cristo”, N° 380); Héctor Pereyra Suárez (“Cristo, eres justo Rey”, N° 487); Cinthya Samojluk de Graf (“La razón de vivir”, N° 235), Nibia Pereyra de Mayer (“Más cerca del hogar”, N° 341; “Edificamos familias”, N° 596); Patricia J. Miguel (“Jesús te ama”, N° 371); Lorena Finis de Mayer y Lucio A. D. Maier (“Jesús es mi vida”, N° 434); Valdecir Simões Lima y Flávio Almeida Santos (“Dios sabe, Dios oye, Dios ve”, N° 435; “Oración por un niño”, N° 597); y Pablo C. Rodríguez y Rubén L. Duré (“El pueblo que conoce a su Dios”, N° 578).