Existen diferentes etapas en el desarrollo de los seres humanos en las que la alimentación juega un rol clave. Este mes hablaremos de los adolescentes.

En la adolescencia aumentan los requerimientos energéticos y las necesidades de nutrientes; sobre todo, de minerales como calcio, hierro y zinc. En esta etapa ocurren una serie de cambios importantes en los niveles físico y hormonal (además de ser el momento en que se alcanza el máximo en la densidad ósea). Si el adolescente tiene una deficiencia de nutrientes, se producirán muchos desequilibrios en su desarrollo.

Aquí te presento algunas formas en que puedes simplificar y ayudar a tus hijos adolescentes en esta etapa:

Los snacks y barritas de proteínas y frutos secos son ideales para ellos. Y, si se trata de algún picoteo crujiente, en vez de papas fritas, mejor elige palomitas de maíz (pochoclo) naturales: se preparan con menos grasa y sal que las que vienen listas para el microondas. Desafía a tu hijo adolescente a experimentar y jugar con sus palomitas con sabores como miel o mantequilla, y aliños como sal, orégano y ajo.

Cuando se trata de una comida rápida, lo más sencillo son los frijoles (porotos) enlatados, y los que vienen en cajita son perfectos para burritos, humus, pastas y tostadas, o como complemento de un caldo, para añadir más proteína.

La mantequilla de maní (o de almendras) es facilísima de hacer en casa, y será de gran ayuda, ya que aun si un adolescente no tiene idea de cómo cocinar, puede untarla en un pan tostado y preparar un delicioso sándwich. También se puede untar en rebanadas de frutas como la banana o las manzanas, e incluso en varitas de apio.

Ya sea frito, revuelto o cocido, el huevo es un alimento rico en proteínas que todo adolescente puede preparar. Es una fuente de proteínas de alto valor biológico. Contiene vitamina B12, colina y fósforo, nutrientes esenciales para los adolescentes.

¡Verduras! Frescas, congeladas o enlatadas, las que tengamos a mano, los adolescentes las comerán. Piensa en zanahorias “baby”, tomate cherry y palmitos.

Entre los cereales, existen granos que son fáciles de preparar, como la quinua o algunos cereales precocidos, que toman entre diez y quince minutos para estar listos. Para una cena rápida, prepara quinua con una mezcla de verduras congeladas y sazónala con salsa de soja baja en sodio. RA


Mantequilla de almendras

Ingredientes:

  • 2 tazas de almendras.
  • 1 pizca de sal (opcional).

Elaboración:

  • Lavar las almendras y ponerlas en una sartén de teflón. Calentarlas durante 5 minutos, revolviendo constantemente. (Pueden ser horneadas durante 5 minutos a 200 grados.)
  • Una vez tostadas, sacar las almendras y dejar enfriar un par de minutos. Llevar a un procesador de alimentos, agregar la sal al procesar. Esto tomará un poco de tiempo, entre 5 y 10 minutos aproximadamente.
  • Envasar la mantequilla, de preferencia en un frasco de cristal. Esperar a que se enfríe antes de taparla.