Las hierbas juegan un papel muy importante desde el punto de vista culinario. ¿Te imaginas una pizza sin orégano o algún plato típico sin su aderezo especial de hierbas y especias?

Pero su importancia no solo radica en los sabores y los aromas. Las hierbas poseen algunos nutrientes y sustancias protectoras que las vuelven doblemente interesantes, ya que son fuentes concentradas de nutrientes. Si tomamos en cuenta el volumen como criterio de comparación, poseen mayor cantidad de antioxidantes que muchas frutas y verduras.

Las hierbas también se usan para sanar, debido a que tienen propiedades medicinales. Hace más de dos mil años, Hipócrates utilizaba más de trescientos remedios hechos sobre la base de hierbas y especias para curar diversas enfermedades. Existe evidencia científica que respalda el uso de muchas hierbas y especias para prevenir la inflamación y el daño de los tejidos, puesto que los antioxidantes encontrados en algunas de ellas frenan la inflamación en el organismo.

En un estudio publicado en la revista Journal of Medicinal Food (t. 11, Nº 2), en el que se investigaron 24 hierbas y especias, se concluyó que estas poseen una elevada concentración de fenoles ricos en antioxidantes.

Dichos compuestos evitan la formación de radicales libres, sustancias relacionadas con el envejecimiento y el desarrollo de enfermedades como el cáncer, la diabetes tipo II y las cardiopatías. Para promover sus poderes preventivos y medicinales, las hierbas y las especias deben formar parte de la alimentación diaria.

Perejil, menta, orégano, albahaca, romero, tomillo, laurel y cilantro están entre las hierbas más consumidas y más estudiadas, ¡así que, úsalas a diario, y aprovecha muy bien sus bondades! RA


Ensalada griega

Ingredientes:

  • 4 pepinos.
  • 1 cucharada de hierbabuena  (menta) picada.
  • 2 vasos de yogur natural.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • Pimienta molida.
  • Eneldo fresco, cantidad necesaria.

Preparación:

  1. Poner en un bol el yogur y revolver para obtener una salsa homogénea.
  2. Añadir la menta y el aceite, y mezclar bien.
  3. En un bol, disponer los pepinos cortados y verter la salsa de yogur.
  4. Rociar un hilo de aceite y esparcir el eneldo fresco encima.

Una Respuesta

Deja un comentario: