Según Wikipedia, “las fake news [inglés: noticias falsas] son un producto pseudoperiodístico difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales cuyo objetivo es la desinformación deliberada o el engaño. Se emiten con la intención de inducir a error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer a una institución, entidad o persona, u obtener ganancias económicas o rédito político”.

Fake news acerca de la NVI y la NTV

En los últimos años, una fake news ha estado circulando en las redes sociales y en portales de noticias cristianas. De hecho, en el último mes, la he recibido más de diez veces a través de las redes sociales. Esta fake news dice así:

 

“POR FAVOR ES IMPORTANTÍSIMO QUE LEAN Y PUBLIQUEN LO SIGUIENTE :

Estoy seguro de que ustedes conocen que *la NVI (Nueva Versión Internacional) fue publicada por Zondervan, pero ahora le pertenece a Harper Collins, quien también pública la biblia satánica y el “gozo del sexo gay”.

La NVI, la Nueva Traducción Viviente (NTV) y la English Standard Version (ESV) han removido 64.575 palabras, incluyendo: Jehová, Calvario, Espíritu Santo y Omnipotente, entre otras.*

También quitaron 45 versículos completos.

Esto no solo está ocurriendo en las aplicaciones de Biblia y en Internet, sino también ahora las van a empezar a imprimir de esta manera.

Traten de buscar estos versículos en Internet en la NVI, la ESB y la NTV, y verán que NO APARECEN MÁS:

Mateo 17:21 Cierto, no sale

Mateo 18:11 Cierto, no sale; 23:14 Cierto, no sale

Marcos 7:16 Cierto, no sale; 9:44 Cierto, no sale; 9:46 Cierto, no sale

Lucas 17:36 Cierto, no sale; 23:17 Cierto, no sale

Juan 5:4 Cierto, no sale

Hechos 8:37 Cierto, no sale

Todos estos versículos hablan de la divinidad de Jesús y de las bases doctrinarias cristianas. Uno de los versículos que fue quitado justamente dice que “esta clase de demonios solo sale con ayuno y oración”.

Estamos en los últimos tiempos, no debemos ignorar sus maquinaciones…

“El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. San Juan 10:10, RVR95.

Por favor, pasen este mensaje a todas las personas que más puedan y enseñen desde el púlpito. Para que no usen esas versiones, o si no entregaremos en bandeja de plata la iglesia al anticristo.

Dios nos guarde.

Nuestro Señor dijo en Mateo 4:4 que nadie los engañe.

HAY QUE TENER MUCHO CUIDADO, BIBLIAS NTV NO LAS COMPREN NI LAS REGALEN”.

 

Esta fake news, disfrazada a la manera de alerta para los cristianos, se basa en dos argumentos:

  1. Existe una editorial o grupo de editoriales que están cambiando las Biblias. Esta misma editorial promueve una biblia satánica y la homosexualidad.
  2. Hay cambios en estas versiones (NVI, NTV) que “apoyarían” esta conspiración contra la Biblia.

Conspiración de un magnate millonario contra la Biblia

Vayamos por partes, entonces. Según estos mensajes, el magnate millonario Rupert Murdoch, a través de su grupo editorial Harper Collins, habría intervenido en las modificaciones a la NVI, trastocando el mensaje puro de las Escrituras. Es cierto que Harper Collins posee actualmente Zondervan y Editorial Vida; esta última, responsable de la distribución comercial de la NVI en el mundo hispano. Sin embargo, la única responsable de la traducción y sus modificaciones es Bíblica, una sociedad bíblica que tiene a su cargo el equipo de traductores.

Lo único que existe con Harper Collins es un acuerdo comercial para imprimir y distribuir esta versión, pero no interviene en la política de traducción ni está autorizada a generar cambios en la NVI. El Dr. Esteban Fernández, presidente de Bíblica Latinoamérica –antes conocida como Sociedad Bíblica Internacional–, aclaró que la NVI no es propiedad de ningún magnate millonario, como se ha estado especulando constantemente.

Fernández resaltó que el motivo de explicar quiénes son los que están al frente de la NVI es que se han difundido “unas cuantas acusaciones” en relación con dicha traducción, así que decidió responder la famosa pregunta: La NVI ¿es una traducción de Vida y, al ser de Editorial Vida, es una traducción de Rupert Murdoch?

Rupert Murdoch es un empresario, inversionista y magnate australiano nacionalizado estadounidense, CEO y principal accionista de News Corporation. A él se le ha adjudicado ser el dueño de la franquicia de la NVI, pero “eso es totalmente inexacto”, explica Fernández, aunque reconoce que él es el dueño de Zondervan Publishers y Editorial Vida, pero “el texto pertenece a la Sociedad Bíblica Internacional, hoy Bíblica. Lo único que tiene la editorial es un acuerdo comercial con nosotros para sus regalías, como lo haría cualquier licenciatario”.

 

 

Además, el Dr. Fernández aclaró: “Ni siquiera nosotros, como ejecutivos de este ministerio Bíblica, ni mucho menos la Editorial Vida, tenemos acceso al texto. Como es palabra santa, ha sido trabajado por un equipo de personas dirigidas por el Dr. Luciano Jaramillo y el Comité de la Traducción de la NVI, que es independiente del comité de traducción de Bíblica”. En otras palabras, nadie más que el comité de traducción de la NVI puede hacer alteraciones a esta versión de la Biblia. Las demás especulaciones son fruto de teorías conspirativas que buscan desacreditar esta y otras versiones de la Biblia por no ser iguales a la RVR60 o su equivalente en inglés, la King James Version.

Es más, Editorial Vida no es la única empresa editorial que tiene derechos de imprimir y distribuir la NVI, sino también “Biblias Holman” (LifeWay Publishers) tiene este mismo acuerdo con Bíblica.

La verdadera razón para las diferencias entre las Biblias

Por otro lado, tenemos las diferencias entre las diferentes versiones Reina-Valera y la mayoría de las nuevas versiones, tales como la NVI y la NTV. Lo primero que tenemos que entender es por qué hay tantas versiones. Se pueden identificar dos razones fundamentales para la existencia de versiones diferentes: (1) la traducción es distinta, o (2) se basan en manuscritos diferentes para establecer la base textual de la Biblia. En esta ocasión no nos centraremos en las diferentes aproximaciones a la tarea de traducción de la Biblia, sino que abordaremos la crítica textual, ya que se relaciona directamente con nuestro tema.

La crítica textual trata de establecer cuáles son los manuscritos que deben ser tomados como base para la traducción de la Biblia. ¿Por qué es necesario contar con una ciencia que determine cuáles son los manuscritos más confiables? Sencillamente, porque no poseemos los autógrafos originales. Es decir, no tenemos el Evangelio que escribió el apóstol Juan de puño y letra, ni de ningún otro libro de la Biblia. Todos los manuscritos originales escritos por los mismos profetas y apóstoles se han perdido.

Todo lo que tenemos es copias de copias. El hecho de que estas copias difieran entre sí hace necesario determinar cuál de ellas se acerca más al original. Algunos estiman que solamente del Nuevo Testamento hay unas 200 mil variantes textuales dentro de los más de cinco mil trescientos manuscritos y fragmentos que se poseen en la actualidad. También es cierto que solo un octavo de las variantes son significativas. Así, cerca del 98% del texto del Nuevo Testamento es “puro”, sin importar la edición del Nuevo Testamento griego que se tome como base.

En aquellos lugares donde las variantes son significativas, se deben aplicar las reglas del análisis textual, para llegar a conclusiones tentativas. Son conclusiones parciales porque solo los autógrafos podrían resolver cuál es la variante correcta.

¿De dónde proviene la Reina-Valera de 1960 y sus predecesoras?

El texto griego que Casiodoro de Reina tomó, en 1569, como base para su traducción al español, el que se ha denominado Textus Receptus [texto recibido, o también conocido como texto mayoritario].

El primer Nuevo Testamento en griego no salió de las prensas sino hasta 1514. Formaba parte de la Biblia Políglota Complutense, que también contenía textos en hebreo, arameo y latín. Si bien fue impresa en enero de 1514, no salió a la luz sino hasta 1522. Al enterarse de que la Biblia políglota ya había sido impresa, pero todavía no se había publicado, Johann Froben se abocó a la tarea de publicar un Nuevo Testamento antes de que la Políglota estuviera disponible.

Para ello, contrató los servicios de Desiderio Erasmo (más conocido como Erasmo de Rotterdam). Erasmo viajó hasta Basilea en julio de 1515, con la idea de encontrar manuscritos griegos de calidad que le sirvieran de base para su Nuevo Testamento. Grande fue su chasco al descubrir que solo había media docena de manuscritos, y que necesitaban ser corregidos antes de ser impresos.

Erasmo se basó mayormente en dos manuscritos del siglo XII, uno para los evangelios, y otro para Hechos y las epístolas. Al compilar, los comparó con otros dos o tres. Tenía solo un manuscrito del siglo XII para Apocalipsis, al que le faltaba la última página con los seis versículos finales. Para salir del paso, los retradujo de la Vulgata Latina al griego original. ¿Cuál fue el resultado? Algunas lecturas del Nuevo Testamento de Erasmo no han podido ser encontradas en ningún otro manuscrito griego. Esta es la historia detrás del Textus Receptus.

Lo que hizo Casiodoro de Reina fue tomar como base el Textus Receptus para su versión de la Biblia en español. Después de aproximadamente una década y media, la Biblia de Casiodoro de Reina fue terminada en agosto de 1569. Esta versión es conocida como la Biblia del Oso, porque tenía en su portada, después del título, una estampa que representa el tronco de un árbol, hendido por el medio con un mazo suspendido de una rama; en la hendidura hay un enjambre de abejas, cuya miel está lamiendo un oso puesto en pie, y en un libro abierto que está casi al pie del tronco se lee: La Palabra del Dios nuestro permanece para siempre.

La versión de Casiodoro de Reina fue impresa de nuevo en 1602, luego de una cuidadosa revisión de parte de Cipriano de Valera, que empleó veinte años más en esta labor. Cipriano de Valera fue un gran erudito español, que luego de huir de Sevilla en 1557, se trasladó a Ginebra y luego a Inglaterra, donde continuó sus estudios en Oxford y en Cambridge.

La versión completa de la Biblia que hoy conocemos como Reina-Valera es considerada como “una de las mejores que existen en lengua castellana”, la Biblia que “hizo época”.[1] Sin embargo, cuenta con las limitaciones del Textus Receptus: tomar como base textual del Nuevo Testamento solamente un puñado de manuscritos tardíos del siglo XII.

¿De dónde provienen las nuevas versiones de la Biblia?

La Nueva Versión Internacional, la Biblia de Jerusalén y algunas otras versiones modernas parten de una base textual diferente. Cuando Casiodoro de Reina y Cipriano de Valera publicaron su versión, el Textus Receptus (elaborado por Erasmo) era prácticamente el único Nuevo Testamento griego disponible y, por lo tanto, fue la base textual de esta gran versión. Sin embargo, durante los siglos XVII-XX se descubrieron cientos de manuscritos; muchos de ellos más antiguos y confiables que los que utilizara Erasmo. Además, la ciencia de la crítica textual se desarrolló con impresionantes avances, gracias al trabajo de grandes eruditos que estaban motivados por el amor a la Palabra de Dios y por el deseo de que el texto disponible se acercara lo más posible al original mismo.

El especialista en el texto bíblico, cazador de manuscritos, C. von Tischendorf (1815-1874), es una de las figuras más importantes en la investigación del texto del Nuevo Testamento. Descubrió, en el monasterio de Santa Catalina, en el monte Sinaí, el Códex sinaiticus [Códice Sinaítico], que contiene casi todo el Antiguo Testamento y todo el Nuevo Testamento en griego. Este manuscrito data del siglo IV d.C., y se puede observar en el Museo Británico, en Londres, además de poder consultarse completamente en Internet (www.codexsinaiticus.org).

Además, se han descubierto varias decenas de papiros antiguos, que datan de los siglos II, III y IV. El papiro P52 es el más conocido, dado que es la porción del Nuevo Testamento más antigua que se haya encontrado. Contiene una porción del Evangelio de Juan, y está fechado alrededor del año 125, quizá solo una generación posterior a la fecha en que el apóstol escribió su Evangelio.

Actualmente, se utiliza la versión del Nuevo Testamento griego de Eberhard Nestle y Kurt Aland, que es fruto de un concienzudo y profundo trabajo de investigación y crítica textual. En efecto, Nestle utilizó las tres ediciones científicamente más confiables e importantes del siglo XIX, comparándolas con un gran número de variantes de otros manuscritos neotestamentarios. La edición del Nuevo Testamento de Nestle-Aland, revisada y actualizada con el estudio de los papiros y los manuscritos recientemente descubiertos, ha llegado a ser el texto base de numerosas traducciones modernas del Nuevo Testamento, como la Nueva Versión Internacional.

Si se compara esta riqueza de fuentes textuales que utilizan hoy las nuevas versiones de la Biblia con los escasos manuscritos tardíos que utilizaron las versiones tradicionales antiguas como la Reina-Valera, vemos que hay mayor garantía de fidelidad al texto original en estas nuevas versiones.

¿Le han “quitado” versículos a la Nueva Versión Internacional?

Como parten de diferentes manuscritos, la Reina-Valera de 1960 y la Nueva Versión Internacional tienen algunas diferencias. Y, si bien concuerdan en un 98%, la Nueva Versión Internacional no tiene algunos versículos, o partes de versículos, que sí aparecían en la Reina-Valera de 1960.

Ahora, la gran mayoría de esas diferencias se encuentra en los evangelios, y esa “parte” que “falta” en algún Evangelio de la NVI sigue estando en otro de los evangelios en la misma NVI. Es decir, esa información no se pierde, no se ha suprimido de la Biblia. Sencillamente, sigue apareciendo en otro lado. Veamos algunos ejemplos:

Reina-Valera de 1960 Nueva Versión Internacional
“Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios” (Luc. 4:4). “Jesús le respondió: Escrito está: No sólo de pan vive el hombre” (Luc. 4:4).

“¡Allí está! Han quitado una parte importantísima del texto”, dicen los críticos. Sin embargo, cuando vemos el mismo texto en otro de los evangelios, sí aparece la parte “faltante” en la NVI:

Reina-Valera de 1960 Nueva Versión Internacional
“Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mat. 4:4). “Jesús le respondió: Escrito está: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mat. 4:4).

 

Otro caso:

Reina-Valera de 1960 Nueva Versión Internacional
“Y si en algún lugar no os recibieren ni os oyeren, salid de allí, y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, para testimonio a ellos. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra, que para aquella ciudad” (Mar. 6:11). “Y si en algún lugar no los reciben bien o no los escuchan, al salir de allí sacúdanse el polvo de los pies, como un testimonio contra ellos” (Mar. 6:11).

“¿No lo ven?, aquí la NVI está ‘borrando’ una alusión al Juicio Final”, acusan algunos. Sin embargo, cuando vamos el texto paralelo de Mateo, la alusión al Juicio sí está en la NVI:

Reina-Valera de 1960 Nueva Versión Internacional
“Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y de Gomorra, que para aquella ciudad” (Mat. 10:14, 15). “Si alguno no los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese pueblo, sacúdanse el polvo de los pies. Les aseguro que en el día del juicio el castigo para Sodoma y Gomorra será más tolerable que para ese pueblo” (Mat. 10:14, 15).

 

¿Por qué, en muchos casos, la NVI tiene estas diferencias? Porque los manuscritos más antiguos no tienen esa “parte faltante” en uno de los evangelios, pero sí en el otro. Los eruditos piensan que, con el pasar del tiempo, los escribas quisieron “armonizar” los evangelios, y agregaron la información que aparecía, por ejemplo, en el Evangelio de Mateo, al Evangelio de Lucas, que carecía de esa información. Algunos copistas consideraban que a la versión más corta de ese mismo episodio le “faltaba” información, y por eso tendieron a armonizar las diferentes versiones de un mismo episodio que aparecían en evangelios diferentes.

Cuando encuentres diferencias entre la Reina-Valera de 1960 y la NVI, sobre todo en los evangelios, coteja en los demás evangelios, y verás que, en la mayoría de los casos, no es que “falta” una información, sino que aparece en los otros evangelios.

Entonces, ¿qué versión utilizar?

Hemos visto que las diferencias que se encuentran en las varias versiones actuales responden a las diferencias que se encuentran en los mismos manuscritos originales. Al no poder contar con los autógrafos originales, que escribieron de puño y letra los escritores bíblicos, es necesario determinar algunas pautas para identificar cuáles son más fidedignos y reflejan con mayor integridad esos originales perdidos.

Erasmo y los demás eruditos posteriores que compilaron el Textus Receptus solo tenían a mano un puñado de manuscritos tardíos (siglo XII). No obstante, hicieron un muy buen trabajo, y ese texto griego fue la base de la Reina-Valera, cuya revisión de 1960 podemos disfrutar en la actualidad.

Sin embargo, las nuevas versiones, como la Nueva Versión Internacional o la Reina-Valera 2000, parten de un texto griego que contempló los últimos manuscritos descubiertos, muchos de ellos que datan de los siglos III-IV d.C. Además, la disciplina dedicada a estudiar y clasificar los manuscritos antiguos ha crecido mucho en el último siglo. Esto les da mayor respaldo textual a las nuevas versiones.

No hay que olvidar que las diferencias entre las antiguas versiones y las modernas no pasa del 2%, y que en ningún caso afectan la doctrina o la integridad del mensaje bíblico. Como adventistas, podemos probar nuestras doctrinas con cualquier versión de la Biblia. No necesitamos apegarnos ciegamente a una sola.

Al abordar este asunto, podemos seguir el ejemplo de Elena de White. Durante las últimas tres décadas del ministerio de Elena de White, muchas versiones modernas comenzaron a circular. Todas estas versiones utilizaban los últimos manuscritos descubiertos, que diferían del Textus Receptus. Durante este período, Elena de White citó diez versiones modernas diferentes en sus escritos: ¡casi todas las versiones modernas que estaban disponibles en ese tiempo! Evidentemente, ella no tuvo problemas en citar de las versiones modernas, y las utilizaba cuando y donde servían a sus intenciones como escritora.

Como adventistas, no tenemos una versión “oficial”. Recomendamos utilizar varias, de acuerdo con los diferentes propósitos. Sin lugar a dudas, la Reina-Valera de 1960 y la Nueva Versión Internacional son dos muy buenas versiones (además de las otras que se han mencionado en este artículo), y podemos utilizar una u otra según la intención y la audiencia.


Referencias:

[1] Sociedad Bíblica Argentina (http://www.sba.org.ar/SBAweb/main.html).

Sobre El Autor

Marcos Blanco

Pastor y Magíster en Teología (está culminando sus estudios doctorales) desempeña su ministerio en la ACES desde 2001. Autor de "Versiones de la Biblia", es Jefe de Redacción y director de la Revista Adventista desde 2010. Está casado con Claudia y tiene dos hijos: Gabriel y Julieta.

Artículos Relacionados

4 Respuestas

  1. carlos a ramirez

    es un importante medio de comunicacion masivo en toda la America para que puedan conocer ¿Quien es Cristojesus y el plan de salvacion para todo aquel lo acepte como su salvador personal ?

    Responder
  2. Marcos

    Antes que nada muchas gracias por su amplio y detallado comentario con respecto a este tema; sin embargo, sigo realmente intrigado ya que en la app que tengo de Biblia NTV los versículos simplemente no vienen, es decir, viene la numeración 12,13,15, es como si simplemente le hubieran quitado el versículo número 14, no viene como usted menciona en su artículo y eso es lo que sé menos hace ilógico, porque, porqué no simplemente seguir la numeración correctamente, porque brincarse el versículo y quitarlo??? Tampoco vienen las palabras Jehová, Omnipotente ni Espíritu Santo, si me pudiera pitar con estos temas se lo agradecería mucho. Saludos.

    Responder
    • Ariel

      Hola, creo que puedo aclarar un poco el asunto. Cuando se opta por eliminar un versículo, tal como lo mencionas, tiene una razón de tradición textual. En otras palabras, se debe a que en los manuscritos más antiguos, que son en los que se basan las traducciones actuales, no aparece el versículo en cuestión. En algunos casos, como en Juan 5, el versículo 4 no aparece en los manuscritos antiguos, pero sí en los más recientes. Por lo general, este tipo de errores de transmisión se estudian para determinar su origen. Si no me equivoco, en este caso, algunos estudiosos determinaron que el versículo en cuestión era una explicación popular de la razón por la que los enfermos se congregaban en el pozo.
      En cuanto a nomenclatura y onomástica, Jehová se decidió cambiar por Señor, porque varios estudiosos han determinado que el nombre Jehová es un error de traducción. De todas formas hay estudiosos que defienden sus uso, yo no estoy de acuerdo con ellos. Omnipotente quizá se deba a un cambio por sinonímia. Espíritu Santo sí aparece en la traducción, y lo afirmo porque yo tengo esa versión y lo revisé. Cabe destacar que una aplicación probablemente tenga muchos errores en la transcripción del texto, mucho más si es gratuita (yo he encontrado varias que dejan mucho que desear). La Biblia como libro siempre tiene una explicación completa de la filosofía de traducción, en la cual explican cuáles cambios hicieron y porque, así que te recomiendo revisar los prólogos y las presentaciones del libro. Bendiciones …

      Responder
  3. Jose Bustamante

    Excelente investigación sobre las versiones de la Biblia, esto implica que se debe realizar un estudio mucho más concienzudo cuando se quiera predicar, y citar la Palabra de Dios.

    Responder

Deja un comentario: