El curso bíblico “La fe de Jesús” es uno de los más utilizados por los adventistas de habla hispana en sus esfuerzos misioneros. Sin embargo, es probable que pocos conozcan al autor de esta popular serie de estudios bíblicos, el pastor y evangelizador Carlos Edy Aeschlimann.

El pastor Miguel A. Avellaneda, quien conoció al pastor Aeschlimann hace poco más de sesenta años, compartió la impresión que le causó asistir a sus conferencias en un momento decisivo de su vida. Lo cuenta en estas palabras: “Hay privilegios que Dios nos concede, y que permanecen en lo íntimo de nuestro ser formando parte del carácter y la personalidad. Eso me sucedió con el pastor Carlos Aeschlimann, chileno, casado con Lorena Bishop […]. Entre los dones que Dios le dio estaba el de la evangelización. Fue asignado para dar un ciclo de conferencias en la ciudad de Tucumán y, por esas circunstancias que solo Dios conoce, yo tuve que permanecer tres meses en la ciudad de Tucumán. Me invitaron a esas conferencias y allí lo conocí. Quedé impactado por la profundidad de sus temas, su simpatía atrapante, y su personalidad única como un mensajero moderno en las manos de Dios. Cuando manifesté interés en bautizarme, me asignó al pastor Juan Carlos Silva para que me diera instrucciones con la serie de lecciones de ‘La fe de Jesús’, cuyo autor es, precisamente, el pastor Aeschlimann. Aquel año fui bautizado, y volví a Salta, a continuar con los trabajos agrícolas”.

Parece oportuno, entonces, hacer una rápida semblanza de la extensa trayectoria pastoral y evangelizadora del pastor Carlos E. Aeschlimann. Nació en San Carlos, Chillán, República de Chile, el 3 de abril de 1930 en un hogar de misioneros adventistas. El nombre de su madre era Dolores Hernández, y su padre era el pastor Alfredo Aeschlimann (1904-1992), ambos de Chile. Carlos fue bautizado en 1944, en Florida, Buenos Aires, República Argentina. Estudió en el Colegio Adventista de Chile y completó el Curso Teológico en el Colegio Adventista del Plata en 1951. En 1952 formó su hogar con Elsa Lorena Bishop, y tuvo dos hijos: Susana Esther y Carlos Alfredo. Fue ordenado al ministerio pastoral el 11 de enero de 1958.

El Pr. Aeschlimann inició su ministerio en la Asociación Bonaerense, como instructor bíblico y encargado de la iglesia en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires, en la Argentina. En esa ciudad, dictó dos largos ciclos de conferencias, siguiendo la metodología usada por el pastor Walter Schubert. Entre 1956 y 1962 sirvió como pastor y evangelizador en la Misión Argentina del Norte, donde dirigió ciclos de conferencias en las ciudades capitales de San Miguel de Tucumán, Salta, Formosa, Corrientes y Posadas (Misiones).

Del norte, regresó como evangelista a la Asociación Bonaerense (1962-1965) y luego a la Unión Austral (julio 1965-1966). Hay registros de campañas de evangelización en la Argentina, como también en las repúblicas del Brasil, Uruguay, Chile, Perú, Ecuador, México, Estados Unidos y Canadá.

Su próximo destino de trabajo fue la División Interamericana. Aeschlimann sirvió como evangelista y secretario de Temperancia de la Unión Mexicana (1967-1971), luego fue presidente y evangelista de la Unión Centroamericana (1972-1975). Entre 1975 y 1985 fue secretario ministerial de la División Interamericana (1975-1985). En 1979 completó 25 años en la evangelización y 50 campañas evangelizadoras. Durante ese tiempo, introdujo metodologías evangelizadoras amplias, con campañas nacionales y escuelas prácticas de evangelización.

Su ministerio se proyectó por ocho años hacia el campo mundial, en la función de secretario ministerial asociado y evangelista de la Asociación General (1985-1993). En medio de sus muchas tareas como conferenciante, se ocupaba en la preparación de artículos y otros materiales, para su publicación. Grabó también programas para radio y televisión, como el programa radial La voz del hogar, que se emitía dos veces por semana con una duración de cinco minutos. El pastor Carlos Aeschlimann se retiró en agosto de 1993, a los 63 años, con más de 40 años de servicio.

Tal como lo advirtió el Pr. Avellaneda en sus años juveniles, cuando comenzaba a vincularse con el mensaje adventista, el pastor Carlos E. Aeschlimann fue un evangelizador hispano notable e influyente, caracterizado por su don de gente y un talento especial para la comunicación oral y escrita. Con el apoyo sereno e invalorable de su esposa, Lorena, dejó un legado de entrega, innovación y concentración en la misión evangelizadora de la iglesia. RA

Una Respuesta

  1. Miguel Angel Varon A

    Pasó tambien por Colombia en una de sus incontables campañas de evangelismo, en la ciudad de Cali, por el año 1979 donde conte con el pivilegio de ser bautizado por él.

    Responder

Deja un comentario: