UNA VÍCTIMA RESCATADA

Actualmente, en muchos lugares hay movimientos, activismo y reclamos en contra del abuso, la violencia y las violaciones hacia mujeres. Pero, pareciera que eso no es suficiente. No solo porque, aparentemente, ese tipo de manifestaciones no logra mucho, sino también porque a veces se pierde de vista a otras víctimas, como Andrea. Oriunda de la República del Paraguay, fue abusada desde los cinco hasta los siete años. Como es de esperarse, el victimario era alguien muy cercano a su círculo familiar: un amigo de su padre.

Por mucho tiempo, Andrea se mantuvo en silencio. Se sintió muy lastimada. El abuso infantil deja muchas graves secuelas en la vida de una persona. Estas malas experiencias llevan a una actitud de autodestrucción, a la desvalorización del propio cuerpo y, en muchos casos, a la prostitución; en el de Andrea, tomó la triste decisión de quitarse la vida.

Era adolescente cuando por fin decidió contar a sus padres el infierno que había pasado. Grande fue su decepción cuando no le creyeron y la trataron como mentirosa. Por eso, apenas cumplió la mayoría de edad buscó salir de su casa, porque no sentía que ese lugar fuera seguro. Huyendo también de los efectos del abuso, buscó a alguien con quien poder formar un hogar y, sobre todo, alguien que le diera cariño y protección. Se casó con un joven que al cabo de unos años se enteró del horrible secreto de su niñez. En vez de protegerla y ayudarla, su reacción fue buscar el divorcio. Así, Andrea volvió a sentir el rechazo una vez más en su vida.

Entonces, con el corazón y el ánimo destrozados, decidió viajar al exterior por un tiempo. Cuando regresó, conoció a su actual esposo, un médico, que tampoco supo por lo que había pasado Andrea, pero detectó que algo no estaba bien. Juntos decidieron que fuera a consulta con un psiquiatra; y allí salió a la luz el tema del abuso. Pero esta vez su esposo decidió apoyarla.

Cuando nacieron sus hijos, Andrea decidió que no iba a dejar que ellos tuviesen una madre que no fuera capaz de luchar para salir de su depresión. Por eso, decidió buscar ayuda donde sabía que iba a encontrarla: en Dios.

Y allí la Radio Nuevo Tiempo tuvo su rol. A pesar de que Andrea había aceptado a Jesús en su corazón, necesitaba algo más para poder salir del estado de depresión. Cuando encontró los mensajes de Nuevo Tiempo, no cambió más el dial. Allí recibe constantemente palabras de aliento y, principalmente, mensajes que le recuerdan que Jesús la ama tal cual es, y que su amor jamás falla.

Hoy, Andrea se dedica a dar charlas de concientización sobre el abuso, tanto para padres como para niños. Andrea nos dijo que si no hubiera sido por la Radio Nuevo Tiempo ninguna terapia psiquiátrica la habría ayudado a salir de su depresión. Su familia ha notado el cambio, y también están escuchando los mensajes de esperanza.

¡Gracias, querido ángel, por ayudarnos a llegar hasta el hogar de Andrea justo cuando ella más lo necesitaba! Tus donaciones fueron determinantes en su experiencia. RA

Sobre El Autor

El pastor Jorge Rampogna es un apasionado por la difusión del mensaje del Evangelio a través de los medios masivos de comunicación. Hoy, desarrolla su ministerio como director de la radio Nuevo Tiempo, que desde San Pablo, Brasil, transmite para toda Sudamérica. Además, es un referente en las redes sociales.

Artículos Relacionados

Deja un comentario: