Hace medio siglo, el Dr. Daniel Hammerly Dupuy dedicó su libro Historia de las interpretaciones de las setenta semanas de Daniel a la memoria de su tío, el notable pionero Jean Vuilleumier. Hammerly lo describe como “educador de la juventud en Europa y América; sembrador de las verdades del evangelio eterno; investigador erudito de la historia del cristianismo; exégeta de las profecías de Daniel y del Apocalipsis; editor, periodista y autor de obras inspiradoras”. Son, estas, razones suficientes para que transcribamos a continuación parte de esta biografía inspiradora.

“Jean Vuilleumier nació el 9 de septiembre de 1864, en Tremelan, Suiza. Su padre, Albert Vuilleumier, aceptó el mensaje adventista en 1867.

En 1883, cuando Jean Vuilleumier tenía 19 años, comenzó a trabajar en la editorial adventista de Basilea, donde actuó como traductor, y ocasionalmente como editor asistente de la revista Les Signes des Temps, fundada en Suiza en 1876 por el misionero John N. Andrews (1829-1883). En 1890 fue llamado a los Estados Unidos, donde actuó como traductor de la International Tract Society, de Battle Creek, Michigan, donde dictó clases de Biblia. Ocasionalmente realizó campañas de evangelización en Nueva Inglaterra.

Su conocimiento de varios idiomas significó su traslado a Sudamérica, en 1895, porque se habían fundado muchas colonias de italianos, franceses y suizos, entre los cuales algunos habían llegado a conocer el mensaje adventista por medio de publicaciones enviadas desde Suiza. Un informe de comienzos de 1895 demuestra que realizó reuniones públicas en 16 localidades: en 9 lugares habló en alemán; 6, en castellano; 6, en francés; y 2, en inglés. El pastor Vuilleumier bautizó, junto con el pastor Francisco Westphal, a los primeros adventistas de América del Sur.

Vuilleumier bautizó, junto con F. Westphal, a los primeros adventistas de América del Sur”.

Luego, formó su hogar en la República Argentina, donde se casó con Bertha Hammerly, y dedicó parte de su tiempo a campañas de evangelización dictando ciclos de conferencias en una gran carpa.

Frente a las crecientes necesidades de publicaciones en lengua española, la Sociedad Argentina de Tratados acordó la publicación de la primera revista adventista en ese idioma: El Faro. Vuilleumier fue redactor de esa revista desde su aparición, en 1897, que posteriormente se fusionó con Las Señales de los Tiempos, que se publicaba en Valparaíso  (Rep. de Chile), para recibir sucesivamente los nombres de El Atalaya y de Vida Feliz. Además, el misionero suizo dictaba conferencias. En 1900, a raíz del fallecimiento de su esposa en la localidad de Banfield, en el Gran Buenos Aires (Rep. Argentina), decidió regresar a su país natal con sus hijas Herminia y Sara, acompañado por su cuñado, Armand Hammerly.

En Suiza lo esperaba la redacción de las revistas Signes des Temps y Le Messenger de la Prophétie. Paralelamente, dictó conferencias públicas en Ginebra y dio comienzo a la obra en la ciudad española de Barcelona. En 1903, la redacción de la revista francesa fue trasladada a París. Luego retornó a Suiza para hacerse cargo de la dirección del Colége de l’Union Latina. Ejerció la dirección de esa institución desde 1903 hasta 1911. Una de sus tareas fue la preparación de su obra fundamental, que tuvo gran aceptación: Les Propheties de Daniel et leur accomplissement historique, editada en Ginebra en 1906 por la Société Internationale de Traités.

Desde 1911 hasta 1920 trabajó en Canadá, donde dirigió las publicaciones que se preparaban en idioma francés para los lectores de América. Cuando la Casa Editora en Francia se trasladó a Melun, Francia, en 1921, Vuilleumier fue invitado a hacerse cargo de la redacción de las revistas Les Signes des Temps y la Revue Adventiste. Allí continuó su labor hasta que se jubiló en 1932, con casi cincuenta años de servicio.

Pasó los últimos años de su vida en la ciudad de Lausana, Suiza. Allí lo visitó el autor en 1954, cuando escuchó de sus labios muchos episodios aleccionadores de una vida consagrada al ideal de dar a conocer a otros las grandes verdades que se hallan en las Sagradas Escrituras.

Jean Vuilleumier falleció en su domicilio, a los 93 años, el 9 de diciembre de 1956. Sus restos fueron trasladados a la capilla adventista de La Ligniére y sepultados en el cementerio de Gland. Como bisabuelo, dejó muchos parientes en Suiza, Hungría, Rumania, Argentina, Uruguay, Canadá y Estados Unidos.

El autor, uno de sus sobrinos, deja constancia de la inspiración que ha significado en su vida la lectura de las obras de Jean Vuilleumier, y el ejemplo de su espíritu investigador incansable, y de su fecunda y ferviente laboriosidad. RA

Sobre El Autor

Pastor, doctor en Teología e historiador de la Iglesia Adventista. Es director del Centro de Investigaciones White y docente de Teología en la Universidad Adventista del Plata.

Artículos Relacionados

2 Respuestas

  1. Irma Susana Álvarez Barbero

    Lamento que los artículos no se puedan copiar. Resulta más fácil copiar en word e imprimir para leer más cómodamente. Me interesa mucho lo relacionado con el estudio de la Biblia y las interpretaciones que dan las Iglesias. Quisiera saber si hay diferentes interpretaciones, cuáles son y de qué Iglesia.
    Gracias.
    Saludos.
    Susans

    Responder
  2. Dimitry Bachranova

    Hola, me gustaría que hicieran un articulo de Daniel Hammerley Dupuy, el autor del libro EL MUNDO DEL FUTURO, leí ese libro completamente y me gustó su contenido. Sé que escribió otros libros pero no los he encontrado o son muy difíciles de conseguir. Me gustaría saber su biografía o fotos de este autor. Gracias

    Responder

Deja un comentario: