Los estudiosos de la Biblia, a través de los siglos, han aceptado las Escrituras como la palabra de verdad escrita de Dios, y los adventistas hoy se unen a los que continúan manteniendo en alto la palabra de Dios. Su Creencia Fundamental Nº 1 declara que “las Santas Escrituras son la infalible revelación de la voluntad divina. Son la norma del carácter, el criterio para evaluar la experiencia, la revelación autorizada de las doctrinas, un registro fidedigno de los actos de Dios realizados en el curso de la historia”.1 Si bien los adventistas apoyan la autoridad divina y la completa confiabilidad de la Biblia, no aseveran la absoluta perfección de la Biblia, debido al modo en que entienden la naturaleza de la inspiración.

Especialmente desde la Ilustración, en el siglo XVIII, muchos eruditos bíblicos han pretendido que la Biblia contiene una variedad de falsedades: inexactitudes científicas, errores doctrinales, contradicciones, discrepancias en nombres y cifras, y lenguaje engañoso. Antes de considerar estas aseveraciones, necesitamos entender la naturaleza de la Escritura.

Origen divino de la Biblia. De acuerdo con el testimonio que dan de sí mismas, las Escrituras son enteramente inspiradas; es decir, insufladas por el aliento divino (ver la nota central, que precisamente expande y explica este punto).

Elemento humano en la Escritura. Si bien la Escritura fue dada por inspiración divina, los escritores de los libros bíblicos no fueron simplemente los amanuenses de Dios sino sus redactores. En otras palabras, escribieron los 66 libros en su propio estilo, lenguaje y formas de expresión característicos bajo la dirección del Espíritu Santo. Por lo tanto, todos los libros de la Biblia muestran señales de autoría humana. Muchos libros llevan el nombre de su autor, y la multitud de referencias a la historia y los enlaces literarios con la época y su trasfondo “dan a la Biblia un rostro muy humano”.2 Algunos libros –como Reyes, Crónicas y Lucas– dan evidencias de investigación histórica (1 Rey. 22:39, 45; 1 Crón. 29:29; Luc. 1:1-4); algunos hasta citaron a autores paganos (Hech. 17:28), y al menos Judas parece referirse a una obra seudoepigráfica (Jud. 14, 15). A continuación, veamos algunos de los elementos de este “rostro humano”:

Lenguaje: Al tratar las declaraciones bíblicas, necesitamos recordar que los autores bíblicos a menudo usaron un lenguaje cotidiano, común y no técnico para describir las cosas. Por ejemplo, hablan de “salida” (Núm. 2:3; Jos. 19:12) y “puesta” del sol (Deut. 11:30; Dan. 6:14, LBA); es decir, usan el lenguaje de la apariencia y no el de la realidad científica. Además, no debe confundirse una convención social con una afirmación científica. La necesidad de precisión técnica varía de acuerdo con la situación en la que se hace una afirmación Por este motivo, la falta de precisión no debe considerarse como equivalente a una falta de veracidad.3

Recursos literarios: Los escritores bíblicos usaron también diferentes recursos literarios: poesía, parábolas, metáforas, símbolos, etc. Muchos libros de la Biblia, especialmente en el AT, son relatos históricos; otros contienen textos legales, dichos de sabiduría o profecías apocalípticas. Por cuanto diferentes tipos de material literario requieren diferentes métodos de interpretación, distinguir entre estos diferentes recursos literarios ayuda a evitar interpretaciones equivocadas.

Costumbres antiguas: Muchos pasajes bíblicos reflejan costumbres antiguas, cuyo conocimiento es muy útil para interpretar un texto. Por ejemplo, en tiempos antiguos era muy común dar a una misma persona diferentes nombres (Edom/Esaú; Gedeón/Jerobaal), y se usaban diferentes métodos para contar los años de reinado de los reyes.4

Transmisión del manuscrito bíblico: Es bien conocido que todos los autógrafos bíblicos –es decir, los manuscritos originales de los autores bíblicos– se han perdido. Si bien los judíos han sido muy cuidadosos en transmitir los manuscritos bíblicos, algunos errores de menor cuantía se han colado en el texto en el curso de la transmisión y copia de esos manuscritos bíblicos.5 Sin embargo, tales errores son tan insignificantes que ningún alma sincera tiene por qué tropezar o perderse por causa de ellos (1 MS 18). Elena de White declara: “El Señor ha preservado este Libro Santo en su forma actual mediante su propio poder milagroso” (MS 17). De hecho, la Biblia es el documento de la antigüedad mejor preservado y transmitido. Ningún otro libro antiguo ha sido tan bien conservado, con algunas copias que datan de pocos años después de haber sido escrito el original.

Aun así, hay una cierta cantidad de diferencias o discrepancias en los textos hebreos y griegos que han sobrevivido y sobre los cuales se basan nuestras traducciones de la Biblia. Por ejemplo, en el AT hay algunas discrepancias al referirse a los mismos sucesos o cosas entre los libros de Samuel, Reyes y Crónicas. En 2 Samuel 8:4 se dice que David tomó 1.700 jinetes de Hadad Ezer, pero en 1 Crónicas 18:3 y 4 la cifra aparece como 7.000.6 Según 1 Reyes 4:26, Salomón tenía 40.000 establos para caballos, pero en 2 Crónicas 9:25 tenía solo 4.000. En Mateo 27:54, el centurión dice: “Verdaderamente éste era el Hijo de Dios”; en Lucas 23:47, el centurión dice: “Verdaderamente este hombre era justo”.7 En Hechos, Esteban dice a los judíos que Abraham compró por cierta suma la cueva de Macpela de los hijos de Hamor en Siquem (Hech. 7:16). Sin embargo, de acuerdo con Génesis, Abraham compró la cueva de Efrón hitita (Gén. 23:8), y fue Jacob el que compró una parcela de los hijos de Hamor en Siquem (Gén. 33:19).8

Algunas de estas discrepancias pueden tener una muy buena explicación, mientras que otras pueden deberse a errores de los copistas o debilidades humanas. Elena de White escribió: “Algunos nos miran con seriedad y dicen: ‘¿No creen que pudo haber habido algún error de copistas o de traductor?’ Todo esto es probable […]. Todos los errores no ocasionarán dificultad a un alma ni harán que algún pie tropiece, a menos que se trate de alguien que elaborará dificultades de la más sencilla verdad revelada” (MS 18). ¿Es que estas discrepancias destruyen nuestra confianza en la Biblia? No, a menos que insistamos en un inspiración verbal de la Escritura, la cual afirma que “todas las palabras y todas las relaciones verbales de la Biblia son inspiradas por Dios”.9 Como adventistas, no sostenemos esta posición. “No son las palabras de la Biblia las inspiradas, sino los hombres son los que fueron inspirados. La inspiración no actúa en las palabras del hombre ni en sus expresiones, sino en el hombre mismo, quien está imbuido con pensamientos bajo la influencia del Espíritu Santo” (MS 24). Elena de White también declaró que Dios, “por su Santo Espíritu, habilitó a hombres y los hizo capaces de realizar esta obra. Guio la inteligencia de ellos en la elección de lo que debían decir y escribir” (MS 29; CS 5-7; v. a. MS 40-42; 3:56, 57). Sin embargo, no podemos excluir la posibilidad de discrepancias o falta de precisión en detalles de menor cuantía en el texto; detalles que podrían dejarse de lado sin cambiar la confiabilidad general de los registros históricos o la veracidad del mensaje teológico.

Confiabilidad histórica de la Escritura. Aun si hacemos lugar a la posibilidad de discrepancias, eso no quiere decir que no podemos confiar en la Biblia cuando habla acerca de hechos históricos o datos científicos. Esas discrepancias no nos autorizan a cuestionar la historicidad de los primeros once capítulos de Génesis, los relatos de los patriarcas, o los sucesos relatados en los profetas y los evangelios. La fe cristiana es fe histórica en el sentido de que depende esencialmente de hechos que realmente ocurrieron (cf. 1 Cor. 15:12-22). Los aspectos históricos de la Escritura, entonces, no pueden separarse de su contenido teológico. De hecho, el “eliminar lo histórico de entre los intereses de la Biblia es eliminar lo que demuestra la fidelidad de Dios”,10 porque Dios actúa en la historia. Por el NT, sabemos que Jesucristo y los apóstoles aceptaron los sucesos históricos registrados en el AT (Mat. 19:4, 5; 24:37; Hech. 24:14; Rom. 15:4), por cuanto sucesos de este tipo –tales como la Creación, el Diluvio y el Éxodo– son parte de la historia de la salvación revelada en la Escritura.

RA Septiembre 2017 - ¿Hay errores en la biblia?

Infalibilidad de la Escritura. A pesar de las imperfecciones y discrepancias en la Biblia, los adventistas creen que “las Santas Escrituras son la infalible revelación de la voluntad divina”.11 Pero ¿qué queremos decir con esto?

Dentro del cristianismo, la Iglesia Ortodoxa de Oriente cree que los primeros siete concilios generales de la iglesia fueron infalibles; la Iglesia Católica Romana enseña que el papa es infalible cuando habla ex cátedra; y los protestantes conservadores aceptan que la Escritura es infalible en asuntos de fe y práctica, aunque algunos llevan más allá la doctrina de la infalibilidad bíblica diciendo que los autógrafos (originales) de la Biblia habrían sido completamente inerrantes en todo aspecto, ya sea en historia, cronología u otras ciencias.

Los adventistas creen en la infalibilidad de la Biblia en el sentido de que Dios, mediante su don profético, hizo conocer sin error su verdad y voluntad a la humanidad. “La palabra de Dios rebosa de preciosas promesas y consejos útiles. Es infalible, porque Dios no puede equivocarse” (MeM 27). Sin embargo, infalibilidad no quiere decir que los escritores no puedan diferir en el modo en que relatan las palabras y las acciones de Jesús. De la misma manera en que en un tribunal los testigos pueden describir el mismo suceso en formas algo diferentes, así también en los evangelios tenemos a veces relatos ligeramente distintos de los mismos hechos. La infalibilidad tampoco significa que los autores de los libros bíblicos eran infalibles ni que entendieran perfectamente lo que escribieron; tampoco que no pudieran usar información histórica o de carácter general al registrar los mensajes de Dios. Y, sin embargo, a pesar de todas las posibles discrepancias que se encuentren en la Biblia, sigue siendo la Palabra de Dios.

Elena de White y la confiabilidad de la Biblia. Ella declaró repetidas veces que la Palabra de Dios es un “consejero que no se equivoca y una guía infalible” (FE 100), una “norma infalible” (MC 367). ¿Significa que la creía inerrante? Ella defendió vigorosamente la infalibilidad de la Biblia, pero nunca le aplicó el término “inerrante”. Dijo: “La Biblia no nos es dada en un grandioso lenguaje sobrehumano. Jesús tomó la humanidad con el fin de llegar hasta el hombre donde este está. La Biblia debió ser dada en el lenguaje de los hombres. Todo lo que es humano es imperfecto. Diferentes significados se expresan con la misma palabra; no hay una palabra para cada idea distinta” (MS 23). Sin embargo, aseguró que, a pesar de ello, la Biblia se caracteriza por la “sencilla belleza de su lenguaje” y una “veracidad infalible” (YI, 7 de mayo de 1884, en EJ 121). Ella no endiosó la Escritura; para ella solo Dios es infalible (MS 42). Pero también creyó firmemente que “su Palabra es verdadera” (MS 42) y “confiable” (ST, 1º de octubre de 1894).RA


(Extraído del libro Interpretación de las Escrituras [ACES, 2012].)


Referencias

1 “Creencias fundamentales de los Adventistas del Séptimo Día”, Manual de la iglesia-Revisado en 2010 (Florida Oeste, Buenos Aires: ACES, 2011), p. 156.
2 Peter M. van Bemmelen, “Revelación e inspiración”, TT 41.
3 Cf. Noel Weeks, The Sufficiency of Scripture [La suficiencia de la Escritura] (Edimburgo: The Banner of Trust, 1988), p. 32.
4 Por más de dos mil años, la cronología hebrea fue un serio problema para los estudiosos del AT. Los números de un reinado no podían hacerse concordar con los de otro. Después de muchos años de cuidadosa investigación en esas contradicciones, aparentemente sin esperanza de solución, el erudito adventista Edwin R. Thiele logró resolver el problema en su reconocidísimo y aceptado libro: The Mysterious Numbers of the Hebrew Kings [Los misteriosos números de los reyes hebreos], 3ª ed. (Grand Rapids, Míchigan: Zondervan, 1983).
5 Cf. Paul D. Wenger, A Student’s Guide to Textual Criticism of the Bible [Guía del estudiante para la crítica textual de la Biblia] (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 2006).
6 Ver una explicación del problema en G. L. Archer, Encyclopedia of Bible Difficulties [Enciclopedia de dificultades bíblicas] (Grand Rapids, Míchigan: Zondervan, 1982), p. 184.
7 Sobre este problema, ver un comentario útil en Archer, pp. 346-356.
8 Por posibles explicaciones, ver Walter C. Kaiser, h., Peter H. Davids, F. F. Bruce y Manfred T. Brauch, Hard Sayings of the Bible [Dichos difíciles de la Biblia] (Downers Grove, Illinois: InterVarsity Press, 1996), pp. 521, 522; y Archer, pp. 379-381.
9 Evangelical Dictionary of Theology [Diccionario evangélico de teología], W. A. Elwell, ed. (Grand Rapids, Míchigan: Baker Book House, 1984), p. 1.139.
10 Weeks, p. 50.
11 Creencia Fundamental Nº 1; énfasis añadido.