Durante este 2017, brindaremos en este espacio consejos para tener una vida sana desde la preconcepción hasta la senectud.

El nuevo año ya está con nosotros. Cada uno de estos doce meses traerá un desafío distinto. Podemos pensar también que nuestra vida tiene un inicio, con distintas etapas que se deben enfrentar, resolver y planificar.

Repasando un manual de prevención, encuentro algunos elementos que debe tener en cuenta una mujer antes de quedar embarazada. Es muy probable que la mayoría de los lectores de este artículo no se encuentren en esa etapa, pero todos tenemos planes, sueños, una esperanza de algo mejor, y algunos de estos consejos pueden ser útiles para todos.

Reduzca la cafeína y absténgase de alcohol, el cigarrillo y las drogas.

Es conocido que el alcohol, el tabaco y las drogas alteran la salud del bebé, y antes de la gestación deben ser eliminados. Y la cafeína altera la ovulación, el ciclo menstrual y la calidad de los espermatozoides. Además, se la relaciona con reducción del peso del bebé al nacer.

Es valioso evaluar qué obstáculos son los que pueden afectarnos antes de iniciar nuestro sueño. El Salmo 119:45 dice: “Andaré en libertad, porque busqué tus mandamientos”. ¿Qué está reduciendo hoy su libertad? Cuénteselo a Dios en oración y pídale que lo ayude a retirar aquello que lo limita.

Tenga una dieta equilibrada.

No es habitual que la futura madre se preocupe por analizar cómo está comiendo antes de la concepción. “¿Quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla?” (Luc. 14:28).

El cuerpo humano tiene la capacidad de adaptarse y, aun si falta lo importante, se desarrolla un bebé en una madre con carencias nutricionales. Aunque es hermoso ver cómo crece, lamentablemente tiene mayor predisposición a enfermedades infecciosas, y a retraso en el crecimiento mental y físico, entre otras cosas.

En el extremo opuesto, descubrimos que una mujer que ingiere excesos de hidratos de carbono y grasas predispone a su hijo a tener enfermedades en la vida adulta: obesidad, diabetes tipo 2 y dificultad para regular los niveles de colesterol, por lo que más adelante podrá tener problemas cardíacos.

Tome ácido fólico.

La carencia de ácido fólico se relaciona con alteraciones de la médula espinal como mielomeningocele. En las primeras semanas de gestación se desarrolla el tubo neural, de donde posteriormente proviene el sistema nervioso, y el ácido fólico es indispensable para su correcta formación.

Actualmente, se recomienda a toda mujer que planifica quedar embarazada que tome un suplemento de ácido fólico; para ello, deberá recurrir a su médico de confianza para que le recete la dosis correcta.

Las frutas, las hortalizas, las semillas, las legumbres y los cereales contribuyen a formar un pool de vitaminas y minerales necesarios para este nuevo sueño. La fuente natural de ácido fólico precisamente está más en los productos vegetales: verduras de hoja, legumbres, maíz, entre otros.

¿Cuál es tu proyecto para esta nueva etapa de tu vida? ¿Tienes la cantidad de nutrientes necesarios o estás ingiriendo alimentos vacíos? Recordemos el Salmo 1:1 al 3: seremos felices si guardamos la Ley de Dios.

Haga ejercicio.

Realizar ejercicio antes de quedar embarazada ayuda a hacer frente a todos los cambios que se producen durante el embarazo y el parto. Considero que hacer ejercicio ayuda a todos, no solamente si piensa en el embarazo.

Tome un momento para descansar.

Para empezar esta nueva etapa, debemos estar en paz con Dios y tener la certeza de que podemos dejar todas nuestras preocupaciones en sus manos. “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones” (Sal. 46:1). “En el día en que temo, yo en ti confío” (Sal. 56:3).

Empezamos un nuevo año, y es una nueva etapa con sueños, proyectos y cambios. Hagamos lo necesario para transitar este recorrido junto a nuestro Padre celestial.RA