ELENA DE WHITE Y LOS SEIS MIL AÑOS

En la Revista Adventista de marzo del corriente año, se publicó en esta sección un artículo titulado “El séptimo milenio”, enfocado en analizar la validez de fijar la segunda venida de Cristo al finalizar exactamente seis mil años de pecado (o seis milenios) en este mundo, después de lo cual comenzaría el séptimo milenio de paz (ver Apoc. 20). A raíz de ese artículo, este columnista ha recibido algunas inquietudes, especialmente con respecto a lo que dice Elena de White en relación con los seis mil años de pecado y el fin del mundo. Vale la pena estudiar lo que ella escribió sobre esto.

Se pueden identificar por lo menos treinta declaraciones de Elena de White que proponen un lapso de alrededor de seis mil años de historia de pecado sobre este planeta. Estas declaraciones son variadas en contexto y especificación cronológica.

captura-de-pantalla-2016-11-15-a-las-15-43-28

Si analizamos algunas de estas expresiones en orden cronológico, siguiendo el año en que fueron escritas (ver cuadro), veremos cuán incongruente es tomarlas como cálculos rigurosos de tiempo exacto. Es más lógico considerar que Elena de White tenía en mente un concepto general de aproximadamente seis mil años desde la Creación (o bien, desde la caída). Además, si en sus días consideraba que ya habían pasado seis mil años desde la Caída, sería incongruente pensar que hoy, más de cien años después, aún estemos esperando el final del sexto milenio.

Lo mismo ocurre cuando habla del período de cuatro mil años desde Adán hasta Cristo. Por ejemplo, en el capítulo “La tentación de Cristo”, en Mensajes selectos, tomo 1, Elena de White utiliza en más de una oportunidad esa expresión de tiempo: “El Hijo de Dios se humilló y tomó la naturaleza del hombre después de que la raza humana ya hacía cuatro mil años que se había apartado del Edén, y de su estado original de pureza y rectitud” (p. 313, énfasis añadido). Es decir, para el nacimiento de Cristo ya se habían cumplido cuatro mil años desde la Caída. Luego, un poco más adelante, dice que, en el desierto de la tentación (treinta años después de su nacimiento), “venció Cristo en lugar del pecador, cuatro mil años después de que Adán dio la espalda a la luz de su hogar” (p. 313). Y, ya cerca del final de ese mismo capítulo sobre la tentación de Cristo, menciona que Satanás había contemplado “el aumento del pecado en las continuas transgresiones de la Ley de Dios por más de cuatro mil años” (p. 316; énfasis añadido). Queda claro que no era el propósito de la sierva del Señor establecer que pasaron exactamente cuatro mil años desde Adán hasta Cristo. Todo indica que esos períodos de tiempo no son más que una aproximación, y que nunca fue su intención fijar fechas exactas para el inicio o el final de los cuatro milenios ni de los seis milenios.

No es de extrañar, entonces, que William C. White, hijo de Elena, expresara en 1912, estando su madre aún con vida: “Con respecto a los escritos de mi madre y su uso como autoridad sobre puntos de historia y cronología, mi madre nunca ha deseado que nuestros hermanos trataran sus escritos como autoridad en cuanto a detalles de la historia o de fechas históricas” (Carta a W. W. Eastman, 4 de noviembre de 1912).RA

Sobre El Autor

Licenciado en Teología y Traductor público de Inglés, Walter Steger desarrolla su ministerio como editor de libros en la Asociación Casa Editora Sudamericana. Además de dirigir las revistas Ministerio y la Revista del anciano, es actualmente el encargado de la traducción al español de la Guía de Estudio de la Biblia.

Artículos Relacionados

8 Respuestas

  1. Jairo Antonio Mariño

    Respecto a los 6000 años y los 4000 años los cuales son mencionados por la Hna Ellen White, quiero confirmar lo que dicen nuestros hermanos, estas cronologías no son exáctas, son aproximadas, un ejemplo de ello es que la hermana white usa los «4000» años para el nacimiento de JESÚS el 4 AC,(DIOS NOS CUIDA Marzo 4.) También usa 4000 años para el Bautismo y la tentación 27 DC (DTG CAPÍTULO “LA TENTACIÓN” PÁG 92) También lo usa para la muerte de Jesús 31 DC (CRISTO EN SU SANTUARIO PAG 65) Y también la hna White lo musa a la época de Pablo 35-85 DC ( CS PÁG 349 ) CONCLUSIÓN LEASE: AL REDEDOR DE 6000 AÑOS (5001 A 6099) O AL REDEDOR DE 4000 AÑOS (3901- 4099)

    Responder
  2. luis alberto bolaños yzaguirre

    “En 31 D.C, tres y medio años después de su bautismo, nuestro Señor fue crucificado. Con gran sacrificio ofrecido sobre el Calvario, termino ese sistema de ofrendas que por cuatro mil años había señalado hacia el cordero de Dios. El tipo había encontrado su anticipo, y todos los sacrificios y oblaciones del sistema ceremonial fueron allí terminados. (CS 327.3)
    DIOS ES ESPECIFICO EN FECHAS.
    asi como en todos los períodos proféticos.

    Responder
  3. Millón rojas

    Históricamente, matemáticamente. Cronológicamente y profeticamente confirmé que hay 4000 años desde la creación hasta el nacimiento dde cristo. La única fuente de investigación fue la biblia y solo ella. Y aún más. Confirmo la autenticidad de Elena de White y sus profecías gracias a este estudio…. deje teología en segundo año por motivos económicos. Pero desde que deje me involucre aun más en la investigación teológica. Un doctor en teología vio mi investigación y quiso que se lo pase. Pero no lo hice. Toda la investigación lo tengo escrita a mano…

    Responder
    • Walter Steger

      Gracias por escribir. Usted notará que la intención de mi artículo no es negar que hayan pasado exactamente 4000 años desde Adán hasta Cristo, sino simplemente afirmar que no fue la intención de Elena de White fijar ese periodo cronológico con «exactitud milimétrica» a través de sus escritos. La cuestión de la cronología bíblica del Antiguo Testamento es mucho más compleja y no nos da el espacio aquí para abordarla, pero si lo desea, con todo gusto recibiré y leeré atentamente su estudio, si desea compartirlo. Puede escribirme por correo electrónico. Bendiciones en Cristo.

      Responder
  4. dniel anzorena

    Querido Walter Steger muy buen comentario, pero a mi pesar y por lo que yo ya he investigado sobre este asunto, profundizando el contenido de los escritos de nuestra hna. Elena White… y hasta a donde usted mismo escribe sus citas, veo que lee mas no comprende respetando su doctorado, no lo estoy juzgando en absoluto, tengo más de 30 años en la Iglesia amada de Dios, he pasado por todos los departamentos, eh sido colportor, eh sido anciano ordenado y hoy soy evangelista laico en colaboración con varios pastores.
    Y todavía hoy sigo equivocándome en muchas cosas, eh sido corregido muchas otras por gente que sabe mucho por experiencia y titularidad, y en otras ocasiones corregido también por hnos. investigadores no con tanta experiencia o antigüedad en la Iglesia aceptando sus consejos y dado gracias a Dios por haberlos enviado.
    Pero en verdad las citas mencionadas que Ud. Escribió ¿Cuántas veces las leyó? Por su interpretación no presta muchas conclusiones en su gran mayoría y si bien no fijan fechas, pero si plantea eventos que indudablemente se complicaran simplemente porque Dios es un Dios de orden en todo y mayormente en sus tiempos que no son nuestros tiempos, entre ellos el fin del tiempo de gracia, la ley dominical entre tantos otros temas.
    Pido a dios disculpas por mis errores al plantear esta observación, y a Ud. Que espero no haber ofendido a su persona y entendimiento, en los celos por las cosas de Dios me vuelco a espesar mi opinión con este tema que hoy descubrí buscando información actualizada sobre otras investigaciones para abrir paso al Espíritu Santo en guía hacia toda verdad, siendo hoy 14/07/18; desde ya ruego a Dios por que lo bendiga en su ministerio y prospere su futuro para la gloria del Señor y salvación de muchos.
    Atte. Daniel Anzorena

    Responder
    • Walter Steger

      Apreciado Daniel, gracias por su comentario. No entiendo del todo su observación, pero déjeme decirle que no me cabe la menor duda de que Dios tiene un tiempo, una fecha si se quiere, para todo, incluyendo el fin del tiempo de gracia y la ley dominical. El asunto es que esas fechas específicas, que aún están en el futuro, no nos han sido reveladas. Y la intención del artículo es simplemente eso, mostrar que así como la Biblia no lo hace, Elena de White tampoco pretendió darnos fechas o periodos proféticos que permitan definir con exactitud la segunda venida, el fin del tiempo de gracia o la promulgación de la ley dominical. Que Dios lo bendiga y nos dé a todos sabiduría para entender e interpretar correctamente su Palabra y el Espíritu de Profecía.

      Responder
      • José L. Arenas

        Establecer fechas es faltar a la verdad presente y a la esperanza bienaventurada. Dios revelará lo que ha de ser revelado. ¡Que Dios continúe bendiciendo al mundo y a su amada iglesia!

  5. Martín

    Gracias, muy esclarecedor, sobre todo en estos tiempos me encuentro con muchos adventistas sinceros que desean poner fechas. Oremos para que el espíritu santo nos de sabiduría para entender

    Responder

Deja un comentario: