Dirigida por Mel Gibson, sus 131 minutos son pura emoción y pasión. El espectador no podrá dejar de preguntarse por qué un hombre puede amar tanto a su prójimo.

Quizás, en definitiva, lo que nos altera no es la pasión de Mel Gibson como director de cine, sino el realismo de la narración: las dimensiones del campo de batalla (400 metros), los intentos de conquistarlo, el número de víctimas y la cantidad que Doss pudo salvar y, por sobre todo, la tenacidad y la fe de un hombre en Dios. El primer objetor de conciencia galardonado con la Medalla de Honor. Hacksaw Ridge retorna a los temas que han motivado personal y profesionalmente a Mel Gibson a lo largo de sus sesenta años. Lo que no ha tenido de sutil lo ha hecho efectivo cuando se trata de comunicar un mensaje que llegue al corazón de todos.

LEE MÁS EN http://desmonddoss.editorialaces.com/


Traducido y adaptado de Fionnuala Halligan, crítica de cine de Screen Daily.

Una Respuesta

  1. jasmin contreras

    eso nos da ejemplp de q si podemos ser fieles a DIOS sin importar las mas duras pruebas que podamos tener
    y asi

    sera en los tiempos finales se vera lo que rrealmente estamos dispuestos a padecer y soportar x ser fieles a los presectos de la santa ley de DIOS como el cuarto mandamiento el sabado

    Responder

Deja un comentario: