MANO A MANO CON SAM NEVES

“GUIADOS POR DIOS, DEBEMOS ESTUDIAR LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y USARLAS PARA SU SERVICIO”.

Sam_Neves2

 Fue pastor de iglesia, y creó un videojuego que revolucionó la forma de predicar el evangelio y de acercarse a la Biblia. Hoy, se desempeña como director asociado del departamento de Comunicación de la Asociación General. En este mes: Sam Neves.

Por Renzo Goncalvez

El GAiN tiene cosas como estas. Entre los disertantes, es posible encontrar y conversar con un verdadero innovador en el área de la tecnología al servicio del evangelismo. Todo un privilegio.

Oriundo de la República del Brasil, pastor, casado con Andressa y padre de tres hijos, de dos, cuatro y seis años, Sam Neves se mudó a Inglaterra cuando tenía trece años. Desde en­tonces, se preparó y sirvió como pastor de iglesia en ese país europeo durante diez años.

Pocos meses atrás, fue llamado por la Asociación General de la Iglesia Adventista para servir como director asociado de Comunicación. Su trabajo, como gran innovador en esta área, lo catapultó hacia el reco­nocimiento general, debido a sus estrategias e ideas, y a la creación de un videojuego bíblico llamado «Héroes«.

Revista Adventista (RA): Cuéntenos sobre «Héroes».

Sam Neves (SN): «Héroes» es un proyecto pionero. Hace unos seis años percibí que la revolución de los celulares entró en una faceta: los juegos. Antes, los juegos eran solo para los niños; hoy lo son para todas las edades. Todo el mundo tiene algún «game» o alguna aplicación de entretenimiento. Así, la democratización del juego implica que ha sido creada una nueva plataforma de comunicación. Entonces, es preciso transmitir los valores de las historias bíblicas y los del evangelio den­tro de los parámetros de un juego. Hay un detalle: muchas veces, lo que es nuevo para la iglesia es resistido porque no se sabe si es bueno o no. La pregunta resulta válida: ¿Acercará esto a la gente a Dios o la llevará más lejos?

Es natural una inmovilidad ante los cambios. Por lo tanto, implementar algo nuevo para predicar (como un videojuego) es un proceso de mucha paciencia. Y debemos tenerla, para poder generar interés desde una forma más actual. Por eso, convoqué a un grupo de profe­sionales, y reunimos los recursos para concretar el sueño del primer juego de video adventista. Esto fue como una revolución para la iglesia. Pero hoy, ya hay cuatro univer­sidades adventistas distintas en el mun­do que desarrollan juegos. Sin ir más le­jos, aquí, en América del Sur, tienen departamentos que están estudiando desarrollos tecnológicos para aplicaciones bíblicas.

Quiero dejar bien en claro que esto no es de ningún modo una contaminación del mundo en nuestra iglesia. No. Es la posibi­lidad de que nuevas generaciones tengan contacto con la Biblia; un contacto que de otra forma no tendrían. La verdad es que no lograremos ganar a todas las almas para Cristo, pero tenemos que hacer el mayor esfuerzo posible para alcanzar a todos los lugares que sea posible. Y «Héroes» hizo eso.

"Héroes", el videojuego desarrollado por Sam Neves.

«Héroes», el videojuego desarrollado por Sam Neves.

El juego fue creciendo, y hoy tiene más de tres millones de minutos jugados, es decir, de tiempo interactuando con la Biblia. Hoy, el juego tiene un promedio de trescientas a quinientas descargas por semana. Apple se comunicó con nosotros porque quiere promover «Héroes», y esto es para nosotros una gran satisfacción. Para eso, tenemos que hacer tres cosas antes:

Primero, que el juego sea más bíblico; por eso, estamos trabajando para lanzar una segunda versión: «Héroes 2». Será un juego netamente bíblico, que comenzará en el Génesis y terminará en el Apocalipsis.

Segundo, que sea más sociable. Debemos hacer que sea posible desafiar a los amigos es una trivia de preguntas y respuestas. Se debe poder jugar juntos y jugar por separado. El objetivo es hacer un juego más interactivo y social.

Y, tercero, desarrollar una cam­paña de marketing que la iglesia apoye y difunda. Una vez que esto esté listo, podemos promover el lanzamiento de Héroes en el ámbito mundial en Apple Store.

RA: ¿Cuáles son sus funciones como director asociado de Co­municación?

SN: Mis actividades principales son el posicionamiento de la marca «Iglesia Adventista del Séptimo Día» y el desarrollo de tecnologías web de comunicación para dispositivos móviles.

RA: ¿Qué planes y proyectos tie­nen para este 2016?

SN: Tenemos varios proyectos para este año y para los que vienen. Principalmente, nos estamos con­centrando en dos: uno es descubrir cuáles son los valores adventistas que nosotros trans­mitimos al mundo a través de nuestras comunicaciones. Esto implica cómo presentar la iglesia al mundo. El segundo proyecto es el desarrollo de una plataforma que va a ayudar a las personas a formarse y a conocer la experiencia de otras para llevar a cabo nuestra misión. Queremos incentivar a la gente a que sea voluntaria. Hoy es muy difícil hacer voluntariado; no tenemos tantas herramientas de formación y, muchas veces, la capaci­tación se adquiere solamente cuando te encuentras en el campo de servicio. Eso es complicado. Es mejor para la persona y para el servicio llegar capacitado al campo de labor. Por lo tanto, queremos que esta plataforma revolucione el voluntariado.

La Asociación General está trabajando en este proyecto hace un año y medio. Entré en el proyecto para hacer el aspecto de marca, de posicionamiento, es decir, toda la parte de comunicación; principalmente, en lo que respecta a la motivación de voluntarios. Estos pueden inspirarse para hacer algunas cosas, pero si no se motiva constantemente, la vida continúa y ellos no vuelven a ser voluntarios.

Por eso, queremos motivar a los miembros de la Iglesia Adventista a invitar a sus amigos a hacer misión juntos.

RA: ¿Qué implica para usted estar en un evento de Comunicación como el GAiN, que este año tiene como lema «Misión creativa»?

SN: El GAiN comenzó en los Estados Unidos hace muchos años. Y cada vez crece más. Es el mayor evento de innovación que tenemos en la Iglesia Adventista, y es grato formar parte de esto, porque podemos trabajar con el propósito de inspirar nuevas ideas para nuestra iglesia a fin de terminar la misión. En cada uno de es­tos encuentros se profundizan ideas y planes para los próximos años. Guiados por Dios, debemos estudiar las nuevas tecnologías y usarlas para su servicio. Y Dios une a todas estas personas que asisten a los GAiN para trabajar en su obra. Motiva ver tantos profesionales de la comunicación creativos y centrados en la misión. Esto es muy inspirador. Doy gracias a Dios por esto, por ser parte de este grupo.

Como comunicadores, estamos totalmente comprome­tidos con la misión. Y, por eso, América del Sur constituye uno de los pilares del adventismo mundial. En el área de Comunicación, la División Sudamericana es una de las que están al frente en el mundo. Y esto se debe a que cada periodista, cada comunicador y cada hermano de iglesia que está relacionado con el área brinda lo mejor de sí con coraje y compromiso. Y de eso se trata: que cada uno, en el rol que le toque llevar, cumpla con su legado, tal como Jesús pidió a sus discípulos.RA