El consumo abundante de frutas y verduras, aun preparadas de la forma más sencilla, reducirán el riesgo de padecer hipertensión.

Recordemos:

  • No es necesario incorporar sal al agua de cocción; es preferible dosificarla directamente en el plato terminado, controlando la cantidad.
  • ¡Vivir sin salar las comidas es posible! Después de un periodo de adaptación, muchas personas dejan de extrañar la sal y comienzan a apreciar más otros sabores.
  • El ajo consumido en cantidades adecuadas es vasodilatador e hipotensor.
  • Las especias y las hierbas como perejil, romero, salvia, cúrcuma, entre otras, aportan un sabor diferente y resaltan en nuestros platos.
  • Un recurso poco conocido, pero útil, es rociar nuestras comidas con limón. No solo potenciará el sabor natural de los alimentos, sino además mejorará la absorción de algunos nutrientes como el hierro. Excelente opción para reemplazar la sal.

Ingredientes:

  • 1 taza de quinua.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 berenjena.
  • 1 zucchini.
  • 1 morrón rojo.
  • 1 morrón amarillo.
  • 1 cebolla.
  • 50 gr de champiñones.
  • ¼ kg de tomates cherry.

Aderezo:

  • ¼ taza de jugo de limón.
  • ¼ taza de aceite de oliva.

Preparación:

Cocinar la quinua al dente en un caldo con tres dientes de ajo, y reservar.

Cortar en cubos del mismo tamaño la berenjena, el zucchini, los morrones, la cebolla, y los champiñones en cuartos, y volcar sobre una plancha, sartén o grill, pincelados con aceite. Agregar los tomates cherry y saltear los vegetales durante 15 minutos, hasta que estén tiernos, pero no pasados. Luego, preparar el aderezo mezclando bien el aceite y el limón. Por último, en un recipiente colocar la quinua, agregar los vegetales y el aderezo por encima. Servir decorando con hojas de albahaca o cilantro.

Deja un comentario: