LOS 1.260, 1.290 Y 1.335 DÍAS: ¿PASADO O FUTURO?

De entre las profecías de tiempo de la Biblia, quizá pocas han sido objeto de tanta discusión en los últimos tiempos, dentro de la Iglesia Adventista, que las relativas a los 1.260, 1.290 y 1.335 días de Daniel 12.

Destacado

La posición adventista tradicional sitúa estos tiempos proféticos en el pasado, como días simbólicos que representan años. Sin embargo, existen nuevas propuestas, que tienden a interpretar estos tiempos como días literales que vendrán en el futuro. Algunos los relacionan con la promulgación de la ley dominical universal, el final del tiempo de gracia y la segunda venida de Cristo. Por interesantes que puedan parecer estas teorías, no respetan, por lo menos, tres principios de interpretación bíblica general, y profética en particular:

1. “Un versículo interpreta otro versículo, un pasaje es la clave para otros pasajes” (Elena de White, El evangelismo, p. 423). Las profecías en Daniel son presentadas según el principio de repetición y ampliación. Esto se puede ver claramente en las cuatro profecías principales del libro (Dan. 2, 7, 8 y 9, 10-12), que comienzan en la época del autor y terminan con la Segunda Venida. Cada profecía enfatiza aspectos diferentes de este período de tiempo. Por lo tanto, si “quitar el continuo sacrificio” en Daniel 8:11 se refiere a un evento específico del pasado, la misma expresión en Daniel 12:11 debe referirse a lo mismo. Del mismo modo, los 3 tiempos y medio de Daniel 7:25 y 12:7 deben referirse al mismo período de tiempo; en este caso, en el pasado.

2. El principio día por año (Núm. 14:34; Eze. 4:6). Este principio bíblico es necesario para la correcta comprensión y aplicación de las profecías apocalípticas, y ha sido comprobado ampliamente en el cumplimiento de las 70 semanas de Daniel 9, y de los 3 tiempos y medio (42 meses, o 1.260 días) de Daniel 7:25 y Apocalipsis 11:2, 3; 12:6, 14; 13:5). Argumentar que los tiempos proféticos de Daniel 12 no forman parte de la cadena de profecías apocalípticas del resto del libro, y que deben ser entendidos como días literales, es ignorar el carácter simbólico, y no literal, de los acontecimientos y los poderes relacionados con estos períodos proféticos, que requieren una interpretación también simbólica (o profética), y no literal, de las expresiones de tiempo.

3. La estructura básica del libro de Daniel. En las profecías de Daniel, cada visión que recibe el profeta es seguida por una explicación, como indica el siguiente cuadro:

Profecía

Visión

Explicación

Daniel 2

Dan. 2:31-35

Dan. 2:36-46

Daniel 7

Dan. 7:1-14

Dan. 7:15-27

Daniel 8, 9

Dan. 8:1-12

Dan. 8:13-26; 9:24-27

Daniel 10-12

Dan. 11:2-12:4

Dan. 12:5-13

Los tiempos proféticos siempre están situados en la sección de la explicación de la visión, y no en la visión misma. En Daniel 10 al 12, la visión termina en 12:4 y las profecías de tiempo son presentadas en 12:5 al 13. Esta estructura se rompe, si se interpreta 12:5 al 13 como una nueva visión.

Elena de White lo expresó claramente: “Vez tras vez se me ha amonestado acerca de fijar fechas. Nunca más habrá un mensaje para el pueblo de Dios que se base en el tiempo. […] No hemos de vivir dependiendo de la excitación originada por fechas especiales. […] Hemos de velar, esperar, orar y trabajar a medida que nos acercamos al tiempo de la venida del Señor […] y preguntar diariamente a Dios cuál es nuestro deber” (Mensajes selectos, t. 1, p. 220). RA

Sobre El Autor

Licenciado en Teología y Traductor público de Inglés, Walter Steger desarrolla su ministerio como editor de libros en la Asociación Casa Editora Sudamericana. Además de dirigir las revistas Ministerio y la Revista del anciano, es actualmente el encargado de la traducción al español de la Guía de Estudio de la Biblia.

Artículos Relacionados

4 Respuestas

  1. Álvaro Díaz

    Yo solo tengo tres preguntas que no me cuadran. Si fijamos Daniel 12:5-13 como un acontecimiento del pasado 538 a 1798 qué pasó 30 días o años antes o después que sea relevante en la historia? Qué pasó a los 45 días o años relevantes? Y cómo no fuimos levantados al final inmediato al terminar ese período de tiempo? Porque en el texto final dice que te levantarás y recibirás la herencia que tanto anhelamos porque nos ha sido prometida.
    2.- si hubicamos Daniel 12:5-13 en el tiempo señalado (538 a 1798) como previo a la venida de Cristo antes del 538 la ciencia estaba ya desarrollada como lo está ahora o más adelantada?
    3.- en Apocalipsis 7 menciona que los 144,000 son los que salieron de esa gran tribulación y estarán vivos cuando Jesús venga, quiere decir que entre los que vivimos ahora hay 144.000 que no han muerto desde 1798? Según la lección de escuela sabática que trató el tema de los 144.000? Agradezco mucho vuestra atención a mis preguntas. Tengo más pero estás tres son el principio. Yo fui alumno del pastor Humberto Treyer y sé lo que él dijo. Gracias y bendiciones

    Responder
  2. Felipe martinez

    Con todo respeto soy de la opinión de q si un Adventista no pude la dirección del espíritu santo y no presta atención a lo q el Sr Jesús dijo en Juan 5 : 39 tendrá muchas dificultades y será presta fácil de las especulaciones y movido por cualquier viento de doctrina saludos y bendiciones..!!

    Responder
  3. Scarlet Lima

    Olvidaron que Ellen Withe dijo que estudiaran el libro de Daniel cada día, especialmente los jóvenes por que hay aún temas que seran revelados. Porque los estudiosos y profesionales evadem este comentario?

    Responder
    • Walter Steger

      Apreciad@ herman@: De ninguna manera deseamos evadir el comentario mencionado de Elena de White. Al contrario; es nuestro deseo fomentar más el estudio del libro de Daniel, especialmente entre los jóvenes, como usted dice. Seguramente Dios desea enseñarnos cada vez más a través de su Palabra. Pero eso no significa que por ello debamos aceptar todas y cada una de las nuevas teorías e interpretaciones proféticas que aparecen sobre el libro de Daniel, puesto que también hay interpretaciones erradas. «A la ley y al testimonio»; «examinadlo todo y retened lo bueno».
      De todos modos, no entiendo por qué hace usted este comentario en referencia a este artículo específico, que justamente aborda una temática del libro de Daniel y atrae la atención a estudiar más profundamente este maravilloso libro. Bendiciones en Cristo

      Responder

Deja un comentario: