Recorrió 6.000 km en bicicleta por el sueño de una escuela

Un hombre. Un proyecto. Un sueño.

Un hombre: Ramón Verón (68 años).

Un proyecto: Recorrer la Rep. Argentina, de Ushuaia a La Quiaca, en bicicleta con el fin de recolectar fondos para la construcción de una escuela.

Un sueño: Tener una escuela adventista en Escobar.

Ni los 40 grados de sensación térmica del último tramo del trayecto pudieron detener a este hombre con un proyecto y un sueño. Unos 20 ciclistas entusiastas lo acompañaron en esta etapa final de la travesía “Todosxunaescuela” que culminó el domingo 24 de enero a las 15:00 en la localidad de Escobar, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Todo comenzó el 1º de noviembre de 2015, cuando Ramón partió hacia la localidad de La Quiaca, en el extremo norte del país. No estaba solo. Lo acompañaban su bicicleta (sencilla, antigua pero muy fiel), su hija Florencia (encargada de promocionar este proyecto) y Silvana y Alfredo Pisco (un matrimonio amigo que lo asistió durante el viaje, desplazándose en una casa rodante).

Desde la Quiaca fueron hasta el extremo sur de Argentina (a la ciudad de Ushuaia) y desde allí regresaron a Buenos Aires. En total, Ramón pedaleó 6.200 km.

La idea de este viaje fue difundir y promocionar por todo el país el proyecto de la construcción de una escuela adventista en Escobar, con el fin de recaudar dinero de donaciones de la gente.

“En Escobar hace falta una escuela”, dice Ramón (quien cumplió 68 años en medio de este viaje). “Me ofrecí para esto para que la gente pueda colaborar. Yo soy albañil, no me dedico al ciclismo, pero pienso en los niños. Todo el tiempo pienso en ellos. En más, yo ya los veo entrando a esta escuela que aún no existe. Miles de chicos se van a educar allí”.

Dios lo amparó durante estos casi tres meses de viaje. En todo el recorrido nunca cambió las cubiertas y solo pinchó dos veces. Mediante las redes sociales, el proyecto se hizo conocido en el país. En cada ciudad a la que llegaban, eran entrevistados por los diarios, la radio y la televisión. Así y todo, tuvieron días complicados.

“Me acuerdo cuando salí de Río Grande, en la provincia de Tierra del Fuego, y teníamos que ir a San Sebastián. Eran 90 km de camino de ripio. No tenía más fuerzas, no me daban las piernas. Era viernes y estábamos en el medio de la nada. Descansamos el sábado y el domingo continuamos. Gracias a Dios me recuperé. Otro día, en Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires. Hacía mucho calor y tenía mucho cansancio. Las piernas no me respondían”.

 

Más allá de esto, Ramón siguió adelante porque cada día repetía el versículo que lo fortaleció en toda la travesía: Isaías 40:31: “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. Y agrega Ramón: “Yo decía que el versículo para mí era ‘y pedalearán y no se fatigarán’”.

Como antes se mencionó, Ramón no estaba solo. La casa rodante que lo acompañaba en el viaje tenía cocina, baño, y cama. Allí dormían cada noche y vivían mientras no se pedaleaba.

El chofer era un gran amigo de Ramón, Alfredo Pisco, que cumplió 76 años en medio de esta travesía.

“Nosotros lo asistíamos con agua y comida. No somos jóvenes, como verán, pero hicimos esto no solo para esta escuela. También lo hicimos para que esto sirva como ejemplo para aquellos que tiene truncado algún proyecto”, explica Alfredo. Y continúa: “Sea cual sea el proyecto que tengas, quiero decirte que con la ayudad de Dios se puede concretar. Nosotros lo hicimos. Ustedes también pueden”.

Tanto quien escribe como los demás integrantes del equipo de la ACES que fuimos a cubrir la llegada de Ramón (Lisandro Batistutti, fotógrafo; y Pablo Zoppi, camarógrafo) quedamos gratamente sorprendidos por los testimonios escuchados y por todo lo vivido.

Por eso, nada mejor que las mismas palabras de Ramón para cerrar este informe: “Un esfuerzo no nos quita mucho y podemos ayudar para que los niños reciban educación y sean útiles a la sociedad. Cada uno puede hacer su parte. Te motivo a que intentes tus sueños. Que tus sueños no se queden dormidos. Si a los 68 años yo pude, seguro ustedes también”.

Para saber más de este proyecto y colaborar con la futura escuela adventista en Escobar:

Página Web: www.todosxunaescuela.com

Facebook: www.facebook.com/todosxunaescuela

Una Respuesta

Deja un comentario: