Magic Johnson muestra gratitud hacia los adventistas y se declara “un guardia para el Señor”

El exjugador de la NBA hizo una donación a la Universidad Adventista Oakwood y a su iglesia.

Magic Johnson recibe un premio entregado por Carlton Byrd, pastor principal en la Iglesia de la Universidad Oakwood (Foto: Oakwood University Church).

Magic Johnson recibe un premio entregado por Carlton Byrd, pastor principal de la Iglesia de la Universidad Oakwood (Foto: Oakwood University Church).

El exjugador estrella de la NBA Earvin “Magic” Johnson Jr. donó más de medio millón de dólares a la Universidad Oakwood y a su iglesia como muestra de aprecio por la influencia que los adventistas del séptimo día han tenido en su vida.

Johnson, de 56 años, criado en una familia adventista, se retiró del básquet en la década de 1990, y llegó a ser un rico empresario con interés por los espectáculos y los deportes. Pero el sábado pasado contó ante la congregación de la Iglesia de la Universidad Oakwood (en Alabama, EE.UU.) que también es una persona cristiana.

“Y aquí me tienen”, expresó Johnson al aceptar el Premio Humanitario de la iglesia el 14 de mayo. “Yo fui guardia [base] en Los Ángeles Lakers –con esos shorts bien cortitos– y hacía mi vida. Era feliz, pero no me sentía completo. Así que, ahora soy guardia para el Señor”.

Johnson anunció que estaba donando a la Universidad Oakwood US$ 50.000 para dar becas a estudiantes, como una muestra de aprecio por el papel de la Universidad en la educación de su familia.

“Mi familia ha estudiado en esta hermosa universidad”, agregó Johnson. “Mi madre se aseguró de que mis hermanas no tuvieran otra alternativa que venir a Oakwood”.

Él explicó que las becas eran en honor a su madre, Christine Johnson, adventista del séptimo día por más de 45 años, quien estuvo presente en la ceremonia. También estuvieron en la iglesia su padre, Earvin Johnson Sr., y su esposa, Earlitha “Cookie” Johnson, oriunda de Huntsville, la ciudad donde se encuentra la Universidad.

Johnson contó que recuerda ver a su madre yendo de puerta en puerta para compartir su amor por Jesús.

“Muy pocas personas aceptaban escuchar, pero ella siguió saliendo”, agregó.

Johnson también explicó que donaría US$ 500.000 para la construcción de un nuevo Centro de Vida Familiar en la Iglesia de la Universidad Oakwood.

“Confío en este hombre y en la obra que está llevando a cabo”, expresó Johnson respecto a Carlton Byrd, pastor principal de la Iglesia de la Universidad Oakwood.

El pastor Byrd le otorgó a Johnson el premio humanitario por su trabajo con comunidades marginadas a través de su Fundación Magic Johnson, que promueve la concientización sobre HIV y sida, otorga becas y administra Centros de Empoderamiento Comunitario, que llevan tecnología informática al alcance de comunidades urbanas étnicamente diversas. La fundación invierte 20 millones de dólares para ayudar a más de 250.000 personas por año.

“El hermano Magic y la hermana Cookie han hecho muchas cosas”, mencionó el pastor Byrd. “Es importante que nuestros jóvenes puedan […] ver a personas que están marcando la diferencia en forma positiva”.

Por Ramona L. Hyman (Universidad Oakwood) y Andrew McChesney (editor de noticias de Adventist Review) | Fuente: Adventist Review

2 Respuestas

  1. Pilar

    Los principios cristianos siempre se mantienen cuando han sido inculcados desde la niñez. Podremos apartarnos alguna vez del camino; pero siempre regresamos. Muchas veces, gracias a una madre cristiana constante en sus oraciones como la de él y mía

    Responder
  2. Jorge

    Felicitaciones!
    Pienso que el ayudar a niños y jovenes de escasos recursos a continuar sus estudios es una de las mejores obras que podemos realizar.
    Les dejo mi página.

    Responder

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.